Sígueme también en este otro blog:

miércoles, 18 de agosto de 2010

Marinaleda (Sevilla): Donde las utopías se hacen realidad


No sabía cómo titular el post. Todos los titulares que se me ocurrían daban la impresión de no ajustarse a explicar la experiencia de este pueblo. Entre los más destacados estaba uno similar al de la hermosa película de Robert Redfort, "Un lugar llamado milagro", otro, el de "Marinaleda: Un lugar llamado utopía". Aunque me agradaban, la verdad, no acababan de convencerme, porque, me decía: "En Marinaleda no ha habido ningún milagro; lo que tienen, se lo han ganado a base de lucha y trabajo", y el segundo, "un lugar llamado utopía", tampoco se ajustaba a la realidad, porque, afortunadamente, en este pueblo -desconocido geográficamente por la mayoría de los ciudadanos, incluidos los de Sevilla-, las utopías, gracias a sus gentes, se convierten en bellas realidades. Por lo tanto, al final elegí el que encabeza el texto que, aunque no sea tan lucido y literario, se acoge más a la realidad de los acontecimientos.

Marinaleda es hoy el único pueblo del reino borbónico que cuenta con pleno empleo (igual hay algún otro que yo desconozco; perdonad mi ignorancia), gracias a los terrenos ocupados en los años 80 al Duque del Infantado, uno de los muchos beneficiados del despojo y latrocinio de que fue objeto Andalucía por los invasores castellanos. El problema de la vivienda para los jóvenes y familias necesitadas está resuelto: el Ayuntamiento compra terrenos particulares que luego recalifican y los ofrecen gratis para la edificación de éstas -material de construcción incluido-, con el requisito indispensable de que el futuro adjudicatario trabaje en la edificación de la casa. Tampoco hay problemas de guarderías ni colegios, el orden público está asegurado con la colaboración de sus ciudadanos (Marinaleda no cuenta con policía municipal), está perfectamente equipada en instalaciones deportivas y zonas verdes, etc. Qué más se le puede pedir a un pueblo, donde la gente se moría de hambre y miseria, hace treinta años, y que ahora, gracias a la lucha y la constancia que han sabido mantener las personas que lo habitan, encabezados además por un líder resuelto, idealista, revolucionario, un pensador que creía hacer factible la culminación de la utopía para la mejora de su pueblo,tienen lo que jamás hubiesen imaginado. Ninguna de las dos partes tienen nada que agradecerse, pues Juan Manuel, sin esa gente detrás, nada hubiera logrado, y Marinaleda sin él, estaría como están los demás pueblos de alrededor: votando "socialista" y quitándose las moscas con las manos.

Marinaleda ha demostrado que con lucha (nadie regala nada; es un mal al que nos hemos acostumbrado), perseverancia, esfuerzo, determinación, y una adecuada "dirección", la utopía social no es un imposible.

Marinaleda, ayer.





Marinaleda, hoy.




1 comentario:

  1. Anónimo21/7/11 2:17

    hola somos una pareja joven que vaan aser papas..solo es para pedir ayuda para las casas que dais y los empleos...ami man exado de mi casa y vivo con mi suegra pero ella alimenta 7 bocas y no quiero que se esfuerze mas pa alimentar la de mi hijo porque el unico sueldo que entra es de ella
    solo queria pediros ayuda os dejo mi email porfavvor pongases den contacto conmigoo gracias pollo_pitufa@hotmail.com

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...