Sígueme también en este otro blog:

lunes, 31 de enero de 2011

Lunes con sabor a tragedia


No sé que les pasa a los lunes que suelen ser tan molestos. Empiezan a incomodar desde el mismo domingo por la tarde, poco rato después de haber acabado con el último sorbo de café de sobremesa. Da igual que trabajes o que estés ocioso, la sensación, siempre es la misma. Notas un desequilibrio insalubre, inquietante, que recorre todo el cuerpo, comenzando desde la punta más extrema de los pies, trepando por las piernas, y, através del vientre, el pecho, el cuello, consigue llegar hasta la cabeza, donde, una vez allí, se incrusta en el cerebro, invade a sus anchas y gravita por todo él a su antojo.
Para mí, el lunes es el día ideal para celebrar bodas, entierros, presentaciones amistosas, y celebraciones familiares, todo ello aderezado con flores de pascuas, jacintos, nardos y crisantemos.

Y es que con el viernes se paraliza el latido semanal. Las noticias se adormecen, paran las lluvias, sale el sol, las coladas se tienden para que se aireen y se sequen, el espíritu se rejuvenece y se ensancha, y por las calles, los niños corren más alegres, apedreando a los perros callejeros y persiguiendo en frenéticas carreras a los esquivos gatos. Todo parece distinto, más luminoso y enchaquetado, como vestido para ir a la misa del domingo.
Las niñas calzan sus zapatos de fin de semana, al fin libre de sus uniformes escolares y los chavales, una vez desposeídos de sus pesadas carteras, afrontan la difícil tarea de escoger a la más dulce y coqueta de todas.
El viernes predispone a relajarnos, a bajar la guardia, y hasta las malas noticias de los informativos, parecen tomarse un respiro en el fin de semana. El mundo pacta un descanso. La gente sigue padeciendo, los hospitales están atestados de enfermos, pero como no los vemos, parece que nos afecte menos. La prisa se calma, el sueño se aquieta, el bullicio se inflama, y una corriente analgésica recorre el cuerpo pidiendo la paz del fin de semana.

Pero llega el lunes –antes, la tarde del domingo- para acabar la tregua. Para hoy, ya sabemos que tendremos que vestirnos la armadura, colgarnos la espada, y salir a la calle a combatir lo que nos queda de terrible semana. Los lunes -aunque alumbre el sol como el mes de julio en el desierto-, parece que una bruma escapada del infierno lo haciera más sombrío e inquietante. Es como si ante nosotros pusieran una resbaladiza y empinada escalera maya.

Mal venido sea el lunes, que se enreda entre mis manos, le da cuerda al reloj y desazón a mi espíritu. Si no fuera por él, quizás, el tiempo, lograría ser más consecuente y perfecto, y también, dejaría menos arrugas en el alma.


domingo, 30 de enero de 2011

Blas de Otero: Poesía




Blas de Otero es un poeta español nacido en Bilbao, el 15 de marzo de 1916, y muere en Majadahonda (Madrid), el 29 de junio de 1979.

Su vida la reparte entre Bilbao y Madrid. En la primera realiza
los estudios primarios, posteriormente, el Preparatorio y el Ingreso al Bachillerato, en un colegio jesuita en el que jamás se sintió cómodo, puesto que éste representaba para él una suerte de infierno represivo. En cambio, su casa se convertía en el paraíso fantástico, espacio idílico donde conseguía encontrar el remanso de paz y el refugio que buscaba, habitado tan sólo por él y sus seres queridos: los padres, el hermano y su institutriz. En la segunda cursó todo el Bachillerato.
Con 13 años recibió el impacto de la muerte de su hermano mayor, José Ramón, y tres años más tarde, la de su padre.
En el año 1931 comenzó la carrera de Derecho en Madrid, que tendría que abandonar al poco tiempo, y volver a Bilbao para ponerse a trabajar y poder sacar a la familia adelante, debido al estado de precariedad en que quedó ésta tras la muerte del padre. Reanuda sus estudios de Derecho -mientras los compatibiliza con el trabajo- haciéndolo por libre y examinándose en Valladolid, logrando licenciarse. Nunca lo ejerció. Luego regresaría a Madrid, donde se matricularía en la facultad de Filosofía y Letras -tratando de emular a sus poetas predilectos (Antonio Machado, entre otros), con la idea de ejercer como catedrático de Literatura y seguir dedicándose a escribir, pero al poco tiempo la abandonó. Al final se ganó la vida dando clases particulares de Derecho y preparando al alumnado para las oposiciones, hasta que empezó a publicar libros y su obra se fue haciendo conocida.

Blas de Otero es el máximo exponente de la poesía desarraigada, y uno de los más significativos representantes de la poesía social española. Su verso es bronco, hirsuto y áspero, consecuencia lógica del derrumbamiento en huida de su mundo y de la imagen que él tiene de éste ("nuestro destino es ser apuntalador de ruinas..."), pero en cambio, poseen un profundo contenido y un perfecto dominio de la palabra . Otero es el poeta que con más precisión y solidez ha expresado el problema del desarraigo, del vacío y del amor insatisfecho entre los hombres.
Su poesía conmueve, predispone y arrebata, llegándonos a recordar en, para mí, su más logrado libro, “Angel fieramente humano”, al gran místico de la poesía española, San Juan de la Cruz, pero en el que, a diferencia de éste, se muestra bastante decepcionado y crítico con Dios. Una vez superada su etapa intensamente religiosa (recordemos que Blas de Otero llegó a reconocer que, en un momento difícil de su vida, en el que corrió el riesgo de volverse loco, las tres cosas que le salvaron fueron: la religión, la amistad y el arte), por las contradicciones que esta planteaba y la situación social, el poeta encuentra refugio en el comunismo en las que veía cristalizado sus ideales humanistas, y en las teorías marxistas, que les otorgó una explicación global del hombre en la historia, y a las que llegó a definir, como el ejemplo más convincente de la palabra divina.
A partir de este momento, Blas de Otero evoluciona hacia el existencialismo, analizando concienzudamente al hombre que pasa junto a él para cumplir su monotonía diaria y en la que le exige que no solo exista, sino que se materialice . Su poesía se hace más “social”, más comprometida y acusadora, aunque no logra escapar de su característico desarraigo y su profundo misticismo.
No es un poeta muy popular en España, pero merece la pena perderse un poco entre las páginas de sus libros. La poesía de Blas de Otero reconforta y aviva el alma.


Hombre
Luchando, cuerpo a cuerpo, con la muerte,
al borde del abismo, estoy clamando
a Dios. Y su silencio, retumbando,
ahoga mi voz en el vacío inerte.

Oh Dios. Si he de morir, quiero tenerte
despierto. Y, noche a noche, no sé cuándo
oirás mi voz. Oh Dios. Estoy hablando
solo. Arañando sombras para verte.

Alzo la mano, y tú me la cercenas.
Abro los ojos: me los sajas vivos.
Sed tengo, y sal se vuelven tus arenas.

Esto es ser hombre: horror a manos llenas.
Ser —y no ser— eternos, fugitivos.
¡Ángel con grandes alas de cadenas!


Tú, que hieres
Arrebatadamente te persigo.
Arrebatadamente, desgarrando
mi soledad mortal, te voy llamando
a golpes de silencio. Ven, te digo

como un muerto furioso. Ven. Conmigo
has de morir. Contigo estoy creando
mi eternidad. (De qué. De quién). De cuando
arrebatadamente esté contigo.

Y sigo, muerto, en pie. Pero te llamo
a golpes de agonía. Ven. No quieres.
Y sigo, muerto, en pie. Pero te amo

a besos de ansiedad y de agonía.
No quieres. Tú, que vives. Tú, que hieres
arrebatadamente el ansia mía.


Basta
Imagine mi horror por un momento
que Dios, el solo vivo, no existiera,
o que, existiendo, sólo consistiera
en tierra, en agua, en fuego, en sombra, en viento.

Y que la muerte, oh estremecimiento,
fuese el hueco sin luz de una escalera,
un colosal vacío que se hundiera
en un silencio desolado, liento.

Entonces ¿para qué vivir, oh hijos
de madre, a qué vidrieras, crucifijos
y todo lo demás? Basta la muerte.

Basta. Termina, oh Dios, de maltratarnos.
O si no, déjanos precipitarnos
sobre Ti -ronco río que revierte.


Lástima
Me haces daño, Señor. Quita tu mano
de encima. Déjame con mi vacío,
déjame. Para abismo, con el mío
tengo bastante. Oh Dios, si eres humano

compadécete ya, quita esa mano
de encima. No me sirve. Me da frío
y miedo. Si eres Dios, yo soy tan mío
como tú. Y a soberbio, yo te gano.

Déjame. ¡Si pudiese yo matarte
como haces tú, como haces tú! Nos coges
con las dos manos, nos ahogas. Matas

no se sabe por qué. Quiero cortarte
las manos. Esas manos que son trojes
del hambre y de los hombres que arrebatas.


Ecce Homo
En calidad de huérfano nonato,
y en condición de eterno pordiosero,
aquí me tienes, Dios. Soy Blas de Otero,
que algunos llaman el mendigo ingrato.

Grima me da vivir, pasar el rato,
tanto valdría hacerme prisionero
de un sueño. Sí es que vivo porque muero,
¿a qué viene ser hombre o garabato?

Escucha cómo estoy, Dios de las ruinas.
Hecho un cristo, gritando en el vacío,
arrancando, con rabia, las espinas.

¡Piedad para este hombre abierto en frío!
¡Retira, oh Tú, tus manos asembrinas
-no sé quién eres tú, siendo Dios Mío!


La Tierra
Un mundo como un árbol desgajado.
Una generación desarraigada.
Unos hombres sin más destino que
apuntalar las ruinas.

Romper el mar
en el mar, como un himen inmenso,
mecen los árboles el silencio verde,
las estrellas crepitan, yo las oigo.

Sólo el hombre está solo. Es que se sabe
vivo y mortal. Es que se siente huir
—ese río del tiempo hacia la muerte—.

Es que quiere quedar. Seguir siguiendo,
subir, a contra muerte, hasta lo eterno.
Le da miedo mirar. Cierra los ojos
para dormir el sueño de los vivos.

Pero la muerte, desde dentro, ve.
Pero la muerte, desde dentro, vela.
Pero la muerte, desde dentro, mata.

...El mar —la mar—, como un himen inmenso,
los árboles moviendo el verde aire,
la nieve en llamas de la luz en vilo...


Entonces y además
Cuando el llanto, partido en dos mitades,
cuelga, sombríamente, de las manos,
y el viento, vengador, viene y va, estira
el corazón, ensancha el desamparo.

Cuando el llanto, tendido como un llanto
silencioso, se arrastra por las calles
solitarias, se enreda entre los pies,
y luego suavemente se deshace.

Cuando morir es ir donde no hay nadie,
nadie, nadie; caer, no llegar nunca,
nunca, nunca; morirse y no poder
hablar, gritar, hacer la gran pregunta.

Cuando besar una mujer desnuda
sabe a ceniza, a bajamar, a broza,
y el abrazo final es esa franja
sucia que deja, en bajamar, la ola.

Entonces, y también cuando se toca
las dos manos el vacío, el hueco,
y no hay donde apoyarse, no hay columnas
que no sean de sombra y de silencio.

Entonces, y además cuando da miedo
ser hombre, y estar solo es estar solo,
nada más que estar solo, sorprenderse
de ser hombre, ajenarse: ahogarse sólo.


Vértigo
Desolación y vértigo se juntan.
Parece que nos vamos a caer,
que nos ahogan por dentro. Nos sentimos
solos, y nuestra sombra en la pared
no es nuestra, es una sombra que no sabe,
que no puede acordarse de quién es.
Desolación y vértigo se agolpan
en el pecho, se escurren como un pez,
parece que patina nuestra sangre,
sentimos que vacilan nuestros pies.

El aire viene lleno de recuerdos
y nos duele en el alma su vaivén,
divisamos azules mares, dentro
de la niebla infinita del ayer.
Desolación y vértigo se meten
por los ojos y no nos dejan ver.
Un pañuelo en el viento anda perdido,
viene y va, como un trozo de papel,
y lo lavan tus manos con las lágrimas
que nuestros ojos han vertido en él.

Desolación y vértigo se juntan.
Parece que nos vamos a caer,
que nos ahogan por dentro. Nos quedamos
mirando fijamente a la pared,
no podemos llorar y se nos queda
el llanto amontonado, de través,
nos tapamos los ojos con las manos,
apretamos los dedos en la sien,
sentimos que nos llaman desde lejos,
no sabemos de dónde, para qué...


Encuesta
Quiero encontrar, ando buscando la causa del sufrimiento.
La causa a secas del sufrimiento a veces
mojado en sangre, en lágrimas, y en seco
muchas más. La causa de las causas de las cosas
horribles que nos pasan a los hombres.
No a Juan de Yepes, a Blas de Otero, a Leon
Bloy, a César Vallejo, no, no busco eso,
qué va, ando buscando únicamente
la causa del sufrimiento
(del sufrimiento a secas),
la causa a secas del sufrimiento a veces...
Y siempre vuelta a empezar.
Me pregunto quién goza con que suframos los hombres.
Quién se afeita a favor del viento de la angustia.
Qué sucede en la sección de Inmortalidad
cuando según todas las pruebas nos morimos para siempre.
Sabemos poco en materia de sufrimiento.
Estamos muy orgullosos con nuestro orgullo,
pero si yo les arguyo con el sufrimiento no saben qué decirme.
Mire usted en la guía telefónica,
o en la Biblia, es fácil que allí encuentre algo.
Y agarro la biblia telefónica,
y agarro
con las dos manos la Guía de pecadores..., y se caen al suelo
todos los platos.
Desde los siete años
oyendo lo mismo a todas horas, cielo santo
santo, santo, como de Dios al fin obra maestra!
Pero, del sufrimiento, como el primer día:
mudos y flagelados a doble columna. Es horrible.


Ciégamente
Porque quiero tu cuerpo ciegamente.
porque deseo tu belleza plena.
Porque busco ese horror, esa cadena
mortal, que arrastra inconsolablemente.

Inconsolablemente. diente a diente,
vos bebiendo tu amor, tu noche llena.
Diente a diente, Señor, y vena a vena
vas sorbiendo mi muerte. Lentamente.

Porque quiero tu cuerpo y lo persigo
a través de la sangre y de la nada.
porque busco tu noche toda entera.

Porque quiero morir, morir contigo
esta horrible tristeza enamorada
que abrazarás, oh, Dios, cuando yo muera.


Lo feo
Nada hay más antiestético que dos sapos desnudos
ni nada más valiente ni libre que los días
el pie de los toreros los pesados escudos
y el cumplimiento exacto de algunas profecías

Nada hay más horroroso que amarse por debajo
ni nada más completo que un surtidor caliente
un ángel que se aplica silencioso al trabajo
y un fabuloso cine lleno de amor y gente

Nada hay más detestable que el té de los amigos
ni nada más dichoso señores que las hojas
el aire que las brisas los soñolientos trigos
y acaso acaso ñas amapolas rojas

Nada hay tan vergonzante tan lleno de tristeza
como un jardín cerrado después de los ponientes
en cada puerta un hombre cuando el amor empieza
a hacer precisas ciertas medidas deprimentes

En cambio las estrellas son blancas como un libro
y fuertes los muchachos que van a los talleres
málaga bella málaga y sin embargo libro
una batalla pálida de sueños y mujeres

El sol el as de oros lo feo me horroriza
como si fuese un ángel de pantalones cortos
desnudas las muñecas y los ojos de tiza
extrayendo raíces de todos los
abortos.


sábado, 29 de enero de 2011

Blas de Otero: Otra historia de niños para hombres


Releyendo libros de Blas de Otero, con objeto de seleccionar la poesía que les dejaré mañana, he encontrado este breve, pero bello, relato, y no he podido sustraerme a la tentación de compartirlo con vosotros.

Que lo disfrutéis intensamente y que tengáis un buen sábado.



OTRA HISTORIA DE NIÑOS PARA HOMBRES


Vivía en aquella ciudad un jarroncito de porcelana que
se llamaba Olivia. Como tenía los pechitos a medio crecer,
olía a jacinto y a tequieromucho juntamente. Iba al mismo
colegio que yo, así que nos hicimos novios. ¿Dije que se
llamaba Olivia? Se llamaba Mariví, y sus pechitos olían a
rosas de pitiminí. Yo me llamaba igual que ahora, pero mi
nombre no había crecido tanto en la fama, y mi muchachita
podía pronunciarlo sin ponerse de puntillas. Que yo la vi.

Siempre era Abril o estaba a punto de serlo. Yo la
esperaba a la salida de clase, solía vestir una blusilla de seda,
no sé, y se cogía los cabellos azules con un lazo encendido,
alrededor del cual, sin caerse, corrían mis ojos. ¿Dije que
se llamaba Mariví? Sí, así se llamaba, viento y mar y vi...
En llegando junto a mí, le decía: - Tequieromucho, pitiminí.
Nos íbamos a un jardín grande, que estaba subiendo
por aquella calle, a mano derecha según se subiera y a la
izquierda según se bajara. Jugábamos a prendas, por ejemplo,
pero siempre había el peligro de que a ella le tocase
mi mano en el tequieromucho y se lo rompiese. Sin querer,
pero que se lo rompiese. ¿He dicho que tenía los cabellos
azules? Eran azules hasta la raíz, casi celestes (el cielo,
encima, no era más sutil). Sentadita como una silla de
muñecas, cantaba aquello de “La niña que está en la Bamba...”,
por hacerme rabiar; pero en seguida íbamos a lo nuestro,
dejándonos de coplas. ¿Dije que se llamaba jarroncito de
porcelana?

Vivía en aquella ciudad donde perdí a mi padre y a mi
hermano José Ramón, no sé cómo decirlo, dan ganas de
acabar de una vez.


viernes, 28 de enero de 2011

Negociación de las Pensiones: La gran estafa

La viñeta es, una vez más, del gran Vergara, publicada en Público.es


Ya lo habrán oído. Jubilación forzosa a los 67, sin ninguna escapatoria. Porque, ya me dirán ustedes, quien es el guapo que va a cotizar 38 años y seis meses, para poder hacerlo a los 65. Así que ya lo saben –y si no, yo se lo repito-, gracias “al empuje” de CC.OO. y UGT, la cosa queda más o menos como detallo.
· Todo aquel que cotice por debajo de los treinta y ocho años y medio, se jubilará a los 67.
· Para cobrar el 100% de la pensión, se necesitrá haber cotizado 37 años.
· El período de cálculo para fijar la cuantía de la pensión subirá, de los 15 años en que está hoy, a 20 o 25 (aún queda por fijarlo, aunque ya adelanto que será 25)
· La jubilación anticipada, a los 61 años, a la que actualmente se pueden acoger todos los trabajadores que estén en el paro y hayan cotizado más de treinta años, se desplaza a los 63, con lo que consiguen que la agonía de esos trabajadores se eternice.

¡Pueden sentirse orgullosos los dos sindicatos! Y también sus afiliados, que no sienten ninguna vergüenza por el trapicheo de sus líderes y los mandan a paseo. No entiendo qué sangre corre por las venas de estos trabajadores que no se espantan ante semejante traición. Ya pueden dormir tranquilos los dirigentes del sindicato vertical. De un plumazo, los “espabilaos” de CIU, les han resuelto el gran conflicto interno que tenían planteado. En un “plis plas”, estos mafiosos de la política, se lo han solucionado. El truco estaba en hacer lo que quería Zapatero, pero sin necesidad de escandalizar, y la clave estaba en que no se mencionara el tema tabú: la edad de jubilación, aunque en la práctica, todas las medidas aprobadas se encaminan al mismo precipicio: los 67 años.
Ha sido preciso que acuda en ayuda de nuestros “estimables” sindicalistas y sus interlocutores gubernamentales, la parte más judía de la población española, los convergentes. Siempre, cuando el “malo” necesita un cable, allá que están ellos.
Ya pueden descansar tranquilos, gobierno y sindicatos. Los segundos no se verán obligados a hacer una huelga general que no quieren, y los primeros no recibirán un nuevo desgaste en su ya deteriorada reputación.

La cosa está bien gris. El personal anda como si no fuera con él. Casi todos somos espectadores de un suceso que parece que estuviera ocurriendo a tres mil kilómetros de distancia, lejos, muy lejos de nuestras fronteras. Oímos, vemos, pero da la impresión que la cosa no va con nosotros, que sólo le va a tocar al vecino de enfrente.
Con un 43% de paro juvenil (4 de cada 10 jóvenes está sin trabajo); con una media de edad de 26 años para acceder al primer empleo; con los tipos de contratos basura que permiten la ley; con el riesgo de cumplir 45 años y quedarte parado, edad en la que se te cierran todas las puertas para encontrar un nuevo trabajo, las perspectivas no pueden ser más adversas para los trabajadores manuales, que tal como se ha pactado la ley, lo que se les garantiza es una pensión mínima para todos. Así que a partir de que se apruebe, ya sabe lo que ganará el que se jubile: 600 euros al mes, eso sí, para todos, porque la desgracia compartida parece que es menos y nos produce consuelo.
Lo que sí estarán garantizados, serán los viajes del Inserso, que por lo visto es lo que “mola” entre los mayores; los viajes y los bailes de salón. Mientras esto no falte, todos contentos.
¡Que el dios de los indolentes nos acoja y nos perdone!

jueves, 27 de enero de 2011

Educar en Valores: Una inversión de futuro




Pocas son las veces en que un hecho “irrelevante” sea noticia y ocupe un espacio considerable en las hojas de un periódico, aunque este sea local. Yo la traigo, como destacada, a mi Rincón diario, por varios motivos:

1. No es frecuente que sucesos como este sean, por lo general, noticia.
2. La importancia que tiene el que, proyectos como estos, sean reconocidos por la clase dirigente, y premiados.
3. Colaborar, en la medida de lo posible, en que la población conozca que hay miles de personas que están volcadas en transformar el mundo, desde las raíces: los niños.
4. Dar la enhorabuena al centro educativo que puso en pie esta empresa, y al equipo colaborador que la hizo posible.
5. Y por último, y para mí, lo más significativo, porque la coordinadora del ambicioso proyecto, Escuela: Espacio de Paz, es mi hija.

Este trabajo se ha desarrollado en el IES Padre José Miravent, en el bello pueblo costero onubense de Isla Cristina. En él se ha trabajado con los alumnos en conceptos tan necesarios e importantes – y devaluados por las sociedades actuales- como la solidaridad, la igualdad, el reciclaje, la reciprocidad, el internacionalismo, el mercado justo, etc., con el objetivo de formar a estos jóvenes para que el día de mañana, cuando sean mayores, sean capaces de transformar y vivir en un mundo donde destaquen estos preciados valores.
Con él han logrado que la Junta de Andalucía, a través de la Consejería de Educación, les haya concedido el primer premio a la Promoción de la Cultura de la Paz y la Convivencia Escolar en Andalucía, y es digno de resaltar que el jurado haya valorado “su profunda implicación en la coeducación, la interculturalidad y la inyección de valores a su alumnado a través de un suculento catálogo de actividades con capacidad para hacer que los chavales se sientan a gusto, se impliquen en el centro y lo vean como algo más que un lugar al que se viene a estudiar”.

Invertir en valores
, es el mejor “negocio” social que se pueda hacer en estos momentos, sobre todo, en una época tan difícil para la convivencia como la que estamos atravesando, pero sobre todo, porque estos conceptos comienzan a ser casi olvidados por un gran sector de la población, además de estar ínfimamente devaluados por una sociedad harto egocéntrica, donde lo que más se estima es la acumulación de riquezas, el individualismo y los objetivos materialistas.
Si lo que pretendemos es que esta sociedad no llegue a autodestruirse por las contradicciones internas que está generando; si queremos que conceptos como el amor, la solidaridad, la entrega, la comprensión, la tolerancia, el compromiso, etc., no desaparezcan y pasen a engrosar el libro de las palabras perdidas y huecas, hay que desarrollar y fomentar este tipo de actividades, y también, difundirlos con profusión, para que la población tenga conocimiento de su existencia.
El futuro de nuestra sociedad está en juego, y el resultado de lo que ocurra más adelante, depende bastante de este tipo de trabajos que preparan a los jóvenes, no sólo en una educación que posibilite su integración en el mudo del trabajo, sino que los habilite para una convivencia social dinámica, dentro de unos referentes justos y solidarios.
Lograr que el hombre deje de pensar por un rato en él y le preocupe lo que le pueda estar ocurriendo al que tiene al lado, es un objetivo envidiable que sólo proyectos como los que ha emprendido este centro educativo de Isla Cristina, pueden lograr: convertir al Joven de hoy en el Hombre del futuro.
Hoy tengo doble motivo para estar satisfecho. El reconocimiento concedido a un ilusionador trabajo, y que en él haya participado, como decidida activista, mi hija. Mis felicitaciones a todos los que lo han hecho posible, desde el profesorado hasta el alumnado.






miércoles, 26 de enero de 2011

Terrorismo: El arma del futuro


No hay nada más dramático, que contemplar, a través de las imágenes en televisión, o en las fotografías de los periódicos, los efectos devastadores de un ataque terrorista. Sólo las igualan, las de la hambruna, en el mundo, las de las catástrofes naturales y las provocadas por los conflictos armados.
Ante el poderío armamentístico del que hacen gala las grandes superpotencias, ha surgido un arma, contundente y bestial, contra la que no pueden hacer nada estos países: el terrorismo. Metafóricamente se le ha llegado a denominar “el arma de los pobres”, también como “la vía de escape del desesperado”, pero sobre todo, es el instrumento más eficaz e indiscriminado con el que cuentan los grandes manipuladores del cerebro, para amedrentar al resto de la población.

La historia del terrorismo no es nueva. A finales del siglo XIX, empezaron a emplearla determinados miembros del incipiente movimiento anarquista, inducidos por el ideólogo ruso Bakunin, para defenderse de la miseria y la explotación a la que eran sometidos los jornaleros y trabajadores, por parte de los omnipotentes terratenientes y los ambiciosos y novedosos capitalistas de la época. Terrorismo contra terror, en un intento desesperado por frenar las injusticias sociales que sufría la población.
Pero este era un terrorismo selectivo, concreto, ideológico, y, sobre todo, “controlado”, donde era frecuente la delación, aparecía la figura de los infiltrados, y los que lo ejecutaban, eran hombres temerosos del dolor (y la muerte), que tenían una carga familiar bastante importante.
En España fue notable la actividad que mantuvo, a principios del primer cuarto del siglo XX, la FAI, más en concreto, en el territorio de Cataluña como reacción al "pistolerismo" de la patrpnal. Aquí en Andalucía, también fue muy destacada la presencia anarquista, en especial, en las zonas rurales. A reseñar, el hecho histórico, en el año 1933, de la masacre y destrucción de todo un pueblo (Casas Viejas, en la provincia de Cádiz, rebautizado más tarde con el nombre de Benalup, y hoy llamado Benalup-Casas Viejas), por las fuerzas de la Guardia Civil y la Guardia de Asalto, que controlaba Azaña, como consecuencia de la insurrección surgida en el país, después de tres semanas de huelga revolucionaria.

Pero como escribía anteriormente, este terrorismo político era bastante más vulnerable que el que sufrimos ahora: el religioso. De hecho, son ya pocos los grupos que en la actualidad lo utilizan, ya sea por la represión policial con la que han sido perseguidos, o por la evolución de la sociedad que los justificaba. Así desapareció el grupo Baader-Meinhof, fracción del Ejército Rojo, (RAF), en Alemania, que tuvo una gran actividad entre los años 1970 y 1998; las Brigadas Rojas, en Italia, surgido en los años 70; el GRAPO y ETA político-militar, en España, y sólo quedan algunos grupos escasos que mantienen esta actividad terrorista, el más significativo, por cercanía a nosotros, es el de ETA.
Ahora, al que hay que temer, es al nuevo terrorismo que ha surgido en las postrimerías del siglo XX: el del fanatismo islámico. Auspiciado, difundido y santificado por un régimen y un personaje (Jomeini) en el que muchos depositamos nuestras expectativas políticas para solucionar el problema de despotismo y corrupción que existía en el Irán del Sha de Persia, este tipo de acción se ha extendido fuera de las fronteras de este país y ha calado hondo en bastantes grupos islamistas radicales, que la están utilizando, unas veces como auto-defensa (casos de Palestina e Irak), otras, como método para imponer sus costumbres y su doctrina, en base a una mala interpretación de las palabras del Profeta –en el mejor de los casos-, cuando no, en una manipulación descarada.

Este tipo de terrorismo es el más peligroso e incontrolable. Cuando una persona no siente ningún temor a perder la vida en la ejecución de una acción, para él, “sagrada”, no hay armamento ultramoderno, ni nuclear, que pueda detenerlo. Este terrorismo es indiscriminado, sólo trata de crear el mayor pánico posible entre la población, incluso entre sus mismos ciudadanos. Es la implantación, extricta, del terror.
Ante este tipo de ataques, no hay sociedad que se pueda proteger, máxime cuando en el resto del mundo debemos mantener un equilibrio respetuoso con el resto de las personas que profesan esa religión y son víctimas, a la vez, de esta escalada terrorista.
Contra esta actividad desestabilizadora no hay fuerza mundial que pueda, sobre todo si en ciertas ocasiones son espoleadas por algunos de los estados occidentales que se califican “democráticos”, casos recientes de la invasión de Afganistán por EE.UU. y la OTAN, el de Irak, por el Imperio USA y sus lacayos, o el más viejo de todos: el del constante abuso y ejercicio del terror, por parte de Israel, contra la población de Palestina, y el que puede ser un nuevo escenario de conflictos, el Sahara, a no ser que los que “cortan el bacalao”, obliguen a la dictadura marroquí a entregar las tierras que mantienen ocupadas ilegalmente, a sus propietarios, los saharauis.

Hay publicado por ahí un libro que leí cuando aún no estaba muy extendido el fenómeno terrorista en el mundo, y en el que, gráficamente, se explica de manera ficticia, cómo se puede llegar a conseguir un verdadero fedayín, de un pacífico ciudadano. El libro está escrito por Vladimir Bartol, con el título de “Alamut”. Es interesante sumergirse en el mundo de ¿ficción? que describe. Quizás, a raíz de su lectura, entendamos algunas de las claves que hacen posible -y se extienda-, este fenómeno terrorista al que no se le ve una vía de salida. El último caso, en el aeropuerto de Moscú, es evidente: nadie está seguro con estos desalmados asesinos: cualquiera de nosotros podemos convertirnos, cualquier día, en uno de sus objetivos.



martes, 25 de enero de 2011

Ismael Serrano: "Mira que eres canalla"



Hoy me cuelo en este Rincón, para compartir una canción que he encontrado escuchando discos de hace algunos años, se trata de “Mira que eres canalla, interpretada por Ismael Serrano, que cierra el álbum del mismo título. Está compuesto por una recopilación de temas de Luis Eduardo Aute, versionados por distintos cantantes: Pedro Guerra, Silvio Rodríguez, Joan Manuel Serrat, Ana Belén, Sabina, Pablo Milanés, etc., ¡todo un caramelo!.
Esta canción, no sé por qué, me emociona especialmente, y me trae a la memoria una frase que leí en un libro de Francisco Umbral, en el que contaba cómo, al llegar a su casa después de escuchar un concierto de música clásica en el Teatro Real, se daba un “chute” de Frank Sinatra, y decía: “No sé si es buena o mala, pero es la música que le da cuerda a mi corazón”... Pues eso.









Autora: Carmela

lunes, 24 de enero de 2011

Entrevista a Julio Anguita, en "Salvados"


El pasado domingo por la noche se emitió un programa en la sexta (Salvados), dedicado a “la crisis de la izquierda”, donde un presentador que ejerce de “graciosillo” (Jordi Évole), se sirve de determinadas realidades y de algunos personajes respetables, para darle un tinte izquierdoso a una emisora privada que defiende los postulados de un partido (PSOE) que hace bastante tiempo que dejó de ser lo que sólo en los mítines proclama.
No suelo ver este tipo de programas (tampoco me convence la emisora en cuestión), pero esa noche hice una excepción, puesto que tratarían el tema de Marinaleda y también entrevistarían a Julio Anguita. En concreto, lo que realmente me interesaba era escuchar lo que diría este último a las preguntas-trampa que suelen realizar estos periodistas "apesebrados" cuando entrevistan a una persona de izquierdas -con lo dóciles y educados que se ponen cuando lo hacen con uno disfrazado-, porque sobre Marinaleda, ya sospechaba qué contaría y de qué manera.

Si he de ser sincero diré que mi primera reacción fue de sorpresa. Sorpresa por no entender cómo José Manuel, y sobre todo, Julio se dejaban entrevistar por este tipo de personajillo que a lo más que puede llegar, es a convertir algo serio y significativo, en un circo (cosa que ocurrió en el apartado de Marinaleda. José Manuel debe cuidar sus intervenciones en televisión, a mi parecer, ya son demasiados programas-shows los que se han realizado de la localidad).
Para estos descoloridos individuos, el caso de Marinaleda sólo es una “anécdota pintoresca”, dentro del parque temático del capitalismo, curioso de visitar por su “rareza”, pero jamás como ejemplo convincente de que lo que se ha logrado en este pueblo sevillano, y como ejemplo para exportar a otros lugares del país (y del globo), si en esos sitios hubiera dirigentes políticos serios, honrados, volcados en hacer realidad unas teorías sociales y desarrollar una ideología de la que no se avergüenzan y en la que siguen creyendo, firmemente, como arma liberadora. Fueron interesantes algunas de las respuestas que realizaron los habitantes del pueblo, ante las preguntas provocativas del bufón presentador. ¿Por qué motivo, los inconsistentes, han de estar siempre riendo?

Luego le llegó el turno a Julio, “... Y el comandante mandó parar”. Julio es mucho Julio, y no ha nacido aún el capacitado que pueda manejarlo. Controló en todo momento la entrevista (y al entrevistador) y, como siempre, “le cantó las verdades al barquero”. Julio es directo, recibe al contrario de frente, sin evitar la tarascada, y responde certero, sin requiebros ni evasivas, sin tratar de contentar a la platea, y no se arrugó en calificar de infiltrados en un partido de izquierda, a los dirigentes del partido socialista. También desmitificó a un sector importante de la clase trabajadora, que piensa y se comporta como verdaderos aburguesados, sosteniendo con sus votos la dualidad política que actualmente funciona en el país.
No me extenderé más en esta entrevista, puesto que incluiré el video al final para que podáis juzgarlas vosotros mismos. Sólo añadir que hacen falta, en la izquierda, personas como Julio y José Manuel. Esperemos que surjan pronto, pasen la escoba dentro de IU, le den una mano de pintura roja, y puedan hacer posible que un gran número de abstencionistas nos unamos a ese proyecto aglutinador en el que, con tanta ilusión, confiamos los “sin casa”, después de pelear conjuntamente en contra de la entrada de España en la OTAN. Las elecciones se aproximan y llevar en las listas a personas como Antonio Rodrigo Torrijos, más que sumar, hace que reste, y que muchos sentimientos de izquierda se queden en casa.






Desembarco politico-sindical en Sevilla

Esta semana ha desembarcado en Sevilla toda la plana mayor de los azulones del “Partido de los Trabajadores” (más conocido como PP) y el residuo añejo de los antiguos sindicatos franquistas (también conocidos como CC.OO. y UGT), me temo, que para ponerse morados de gambas y jamón.
Respecto a mí, han logrado fastidiarme el fin de semana. Con ellos –cual envueltos en una gris aureola que les hacía las veces de guardaespaldas- ha llegado una fría borrasca que ha hecho que desaparezca la precoz primavera de la que disfrutábamos los pocos exigentes.
Yo soy una persona bastante tolerante, quizás menos de lo que me gustaría, pero lo que no logro digerir es que me trastoquen el plan que tenía programado: subir a la sierra, romperme las piernas caminando y luego, a eso de medio día, envenenarme con una buena presa de ibérico y unas copas de vino. Y de regreso a casa, parar en un matadero a reponer la alacena de productos "dietéticos", ya que estas escasean después de tantas fiestas.

Pero nada de esto ha sido posible. Entre las bajas temperaturas –sí, ya he dicho en algunas ocasiones que cuando en Sevilla hace frío, hace, y si no que se lo pregunten a colegas míos del norte cuando alguna vez lo han conocido- y el fuerte viento de solano, la verdad, como que no apetece perderse por esos caminos. Al final he tenido que cambiar mis planes y quedarme a verlas venir dentro de casita. Eso sí, me he negado a ir a la pantomima “manifestera” que montaron el viernes, los dos mil y pico de “asalariados” de los dos sindicatos. Protestaban no se sabe bien contra qué, aunque eso sí, eligieron un recorrido cortito ( desde el palacio de los deportes, en "er Políngano", hasta el edificio de la Tesorería de la Seguridad Social,lo justito para abrir el apetito y lanzarse de nuevo a tragar. No sé que les ocurre a todos estos dirigentes que no hay uno que no esté a punto de estallar. ¡Debe ser debido a los disgustos! He oído decir a alguien que los sufrimientos engordan.

La elección de los azulones la entiendo en cierto grado. Ya les dio buen resultado en el año 90, cuando eligieron al pequeño Hitler como presidente del partido, puesto que al poco tiempo lograron las riendas del poder y, si no llega a ser por Alá y los cuatro moritos que ejecutaron sus designios, aún puede ser que lo tuviésemos en él.
En esta ocasión vienen en plan de ganadores. Las encuestas y los comentarios de la calle, así lo pronostican. Pero no deben olvidar que el recuento de votos aún no se ha celebrado, y que los “felipistas” no están definitivamente derrotados. Sólo falta que el “ministro” del “presidente” Rubalcaba anuncie su no-presentación a las próximas elecciones, para que el porcentaje de votos cambie respecto a los que se barajan ahora.
Tampoco deberían olvidar que, tanto en las municipales, autonómicas y estatales, deben ganar por mayoría, si no, tendrán dificultades para gobernar, al menos en el Ayuntamiento de esta ciudad y en la presidencia de la Junta. Aquí no tienen aliados (el Partido Andalucista, está “missing”) e Izquierda Unida, como todos sabemos, le da repelo acercarse a una derecha (PP), pero no es muy exigente con la otra(PSOE), aunque todo se andará, habría que recordar cuando cogieron la presidencia del Parlamento Andaluz, gracias a los votos de PP y PA, y no murió de contagio ningún miembro de esta formación.

Lo que Rajoy no se atreve a aclarar es qué hará –en el supuesto de que gobierne- con las medidas antisociales que está imponiendo el “ministro” Zapatero. ¿Piensa revocarlas, o por el contrario, hará como este, y donde dije digo dirá Diego? Ayer nos sorprendía anunciando que había que modificar los privilegios que disfrutan parlamentarios y senadores, ¡¡¡¡¡, cuando hace sólo un mes la rechazó en la mesa del congreso, junto con otros grupos mayoritarios.
Me temo que Rajoy –y su partido- lo único que hace es pescar en río revuelto, y que con tanto querer abarcar, lo que está logrando es crear un “totum revolutum” que sólo la indignidad que proporciona la política, podrá solucionarlo.

Lo cierto es que he tenido que quedarme, este fin de semana, encerradito en casa, atendiendo el blog, releyendo algún libro (qué placer y qué recuerdos trae reencontrase con el pasado) y ponerme al día con algunas películas que tenía pendientes de ver. Por cierto, no se pierdan la de Polanski, “El escritor”, en la que relata, la implicación del Tony Blair, y su círculo más cercano, en la invasión de Irak y la colaboración con la CIA. Es realmente buena y –como a mí me gustan-, molesta, donde todo es ficción, pero como siempre ocurre, coincidente con la realidad. Mientras la veía, encontraba una extraordinaria similitud entre lo ocurrido a Assange y a Polanski: ¿no cabría que fuese promovido, también, como un ajuste de cuentas por la temática del guión (y la proyección) de esta película? Todo es posible.

Pues nada. Los sindicalistas se marcharon –quiero creer- el mismo viernes, y los azulones se hicieron las fotos el sábado y, hoy domingo, estarán poniéndose de “grana y oro” por los bares y restaurantes de la ciudad. ¡A disfrutar, que son dos días, y, además, pagamos nosotros!

domingo, 23 de enero de 2011

La poesía social que no toleraba el franquismo


He de confesar que, para lo único que sirvió la fastidiosa “mili”, fue para joder quince meses de mi vida, a una edad convulsa y arrolladora, importante y definidora, ideal para programar y encauzar al hombre que, sin darte cuenta, va contigo. Aún hoy me chirría oír a individuos que comentan, lo importante que fue en su existencia dicha etapa, y, a la menor oportunidad que tienen, darte la coña con su experiencia militar.

Debo reconocer que soy bastante “rarito” y que cualquier cosa de las que circulan como normal no me motivan, pero tener que aceptar esta evidencia, me resultar triste y decepcionante. En las situaciones límite es donde se conoce, verdaderamente, las deficiencias humanas y la podredumbre en la que nos hayamos inmersos, y en un cuartel militar, en época franquista, ¡por desgracia!, descubrí el abismo donde puede llegar a caer la perosna y la fragilidad de la condición humana.


Además de esto, gracias al “exilio” impuesto en estos meses por las autoridades militares del franquismo (hay que decir a la juventud actual que, durante aquellos años, a los “fichados” por rojos, cuando tenían que realizar el periodo militar obligatorio, se les “deportaba” lejos de sus ciudades, ya que por lo general, se solía hacer en ella), tuve tiempo sobrado para organizarme dentro del acuartelamiento y aprovechar para leer y reclasificar cientos de documentos que andaban traspapelados y revueltos.
De esta iniciativa surgió, entre otras actividades, un pequeño libro (sin editar) donde recogía una serie de poemas que habían llegado a mis manos a través de ejemplares clandestinos, o folios que me pasaban los colegas. De este trabajo resultó “Vamos...”, una antología de la poesía molesta para el antiguo régimen, confeccionada en el glorioso año de 1975, de tan buen recuerdo para los demócratas españoles. Transcribiré sólo algunas de ellas, ya que, por fortuna, hoy se pueden conseguir todas.
Ya no hay locos (Leon Felipe)

Ya no hay locos, amigos, ya no hay locos.
Se murió aquel manchego,
aquel estrafalario fantasma del desierto y …
ni en España hay locos. Todo el mundo está cuerdo,
terrible, monstruosamente cuerdo.

Oíd … esto,
historiadores … filósofos … loqueros …
Franco … el sapo iscariote y ladrón
en la silla del juez repartiendo castigos y premios,
en nombre de Cristo, con la efigie de Cristo prendida del pecho,
y el hombre aquí, de pie, firme, erguido, sereno,
con el pulso normal, con la lengua en silencio,
los ojos en sus cuencas y en su lugar los huesos …
El sapo iscariote y ladrón repartiendo castigos y premios …
y yo, callado, aquí, callado, impasible, cuerdo …
¡cuerdo!, sin que se me quiebre el mecanismo del cerebro.
¿Cuándo se pierde el juicio? (yo pregunto, loqueros).
¿Cuándo enloquece el hombre?


¿Cuándo, cuándo es cuando se enuncian los conceptos
absurdos y blasfemos
y se hacen unos gestos sin sentido, monstruosos y obscenos?
¿Cuándo es cuando se dice por ejemplo:
No es verdad. Dios no ha puesto
al hombre aquí, en la Tierra, bajo la luz y la ley del universo;
el hombre es un insecto
que vive en las partes pestilentes y rojas del mono y del camello?
¿Cuándo si no es ahora (yo pregunto, loqueros),
cuándo es cuando se paran los ojos y se quedan abiertos, inmensamente abiertos,
sin que puedan cerrarlos ni la llama ni el viento?
¿Cuándo es cuando se cambian las funciones del alma y los resortes del cuerpo
y en vez de llanto no hay más que risa y baba en nuestro gesto?
Si no es ahora, ahora que la justicia vale menos, infinitamente menos
que el orín de los perros;
si no es ahora, ahora que la justicia tiene menos, infinitamente menos
categoría que el estiércol;
si no es ahora … ¿cuándo se pierde el juicio?
Respondedme loqueros,
¿cuándo se quiebra y salta roto en mil pedazos el mecanismo del cerebro?
Ya no hay locos, amigos, ya no hay locos. Se murió aquel manchego,
aquel estrafalario fantasma del desierto
y … ¡Ni en España hay locos! ¡Todo el mundo está cuerdo,
terrible, monstruosamente cuerdo! …
¡Qué bien marcha el reloj! ¡Qué bien marcha el cerebro!
Este reloj …, este cerebro, tic-tac, tic-tac, tic-tac, es un reloj perfecto …,
perfecto, ¡perfecto!


Con nosotros (Blas de Otero)

En este Café
se sentaba don Antonio
Machado.

Silencioso
y misterioso, se incorporó
al pueblo,
blandió la pluma,
sacudió
la ceniza,
y se fue ...


Testimonio (José Agustín Goytisolo)

Quiero dejar
escrito
lo que pasa.
Voy al balcón,
asomo
la cabeza.
Veo crespones,
lanzas,
rodeando el atúd
en donde yace
la alegrçia.
Un hombre
levanta
la bandera
terrible.
Suena su voz
como un tambor
oscuro.
Luego,
silencio.
Sólo
un niño
llora.
Son las exequias de la libertad.


Canción para dormir a un niño pobre (Victoriano Crémer)

Ángeles con espadas
custodian el aire.
Un toro de sombra
mugiendo en los árboles.

—Madre, tengo miedo
del aire.

Mira las estrellas.
Aún no son de nadie;
ni son del Obispo
ni son del Alcalde.

—Madre, quiero una
que hable.

Patitas de cabra
siguen vacilantes
al osito blanco
de la luna errante.

—Madre, quiero un oso
que baile.

Pandero de harina:
luna en el estanque.
Las cinco cabrillas
sin cesar, tocándole.

—Madre, se me hielan
las carnes.

Floridas de escarcha
ya son como panes.
La aurora las dora
y acorteza el aire.

—Madre, no te oigo.
¡Tengo hambre!

¡Uuuuuuuh...! Duerme, mi niño;
que viene el aire
y se lleva a los niños
que tienen hambre.


Ese hombre (Heberto Padilla)



El amor, la tristeza, la guerra
abren su puerta cada día, brincan
sobre su cama
y él no les dice nada.
Cogen su perro y lo degüellan, lo tiran
a un rincón
y no les dice nada.
Dejan su pecho hundido
a culatazos
y no dice nada.
Casi lo entierran
vivo
y no les dice nada.

¿Él qué puede decirles?
Aunque lo hagan echar espuma
por la boca,
él lucha, él vive,
él preña a sus mujeres,
contradice la muerte a cada instante.


Madrid 1936 (Pablo Neruda)

Frente a vosotros he visto la sangre
de España levantarse
para ahogaros en una sóla ola
de orgullo y cuchillos!

Generales
traidores:
mirad mi casa muerta,
mirad España rota:
pero de cada casa muerta sale metal ardiendo
en vez de flores,
pero de cada hueco de España
sale España,
pero de cada niño muerto sale un fusil con ojos,
pero de cada crimen nacen balas
que os hallarán un día el sitio
del corzón.


Remember (Antonio Agraz)

Recordad bien: era julio
y era noche de verano.
Por las calles, asfaltadas
de golfas y de noctámbulos,
iban y venían hombres
con los trajes de trabajo,
hechas fiebre lass miradas,
hechos carrera los pasos.
¿Hacia dónde tan de tarde
van los que madrugan tanto?
Recordad bien: era julio...
y era noche de verano.
Por la Corrredera Baja,
Tudescos y el Desengaño,
a la callle de La Luna,
do estaban los sindicatos,
con violencia de torrente
caminaba río humano.
¡Armas!, pedían, nerviosos.
¡Armas!, pedían airados.
¡Armas!, para sujetar
a los canallas del fascio.

Como no les daban armas,
a la lucha se lanzaron,
la mitad medio desnudos,
la mitad medio descalzos,
y al amanecer el día
comenzaron el asalto.
¡El Cuartel de la Montaña
se entregó a los Sindicatos!
Recordad bien. Era julio
y era noche de verano.
Luchaban los hombre libres.
Los hombres libres ganaron.


El crimen fue en Granada (Antonio Machado)

I
El crimen

Se le vio, caminando entre fusiles,
por una calle larga,
salir al campo frío,
aún con estrellas de la madrugada.
Mataron a Federico
cuando la luz asomaba.
El pelotón de verdugos
no osó mirarle la cara.
Todos cerraron los ojos;
rezaron: ¡ni Dios te salva!
Muerto cayó Federico
—sangre en la frente y plomo en las entrañas—
... Que fue en Granada el crimen
sabed —¡pobre Granada!—, en su Granada.

II
El poeta y la muerte

Se le vio caminar solo con Ella,
sin miedo a su guadaña.
—Ya el sol en torre y torre, los martillos
en yunque— yunque y yunque de las fraguas.
Hablaba Federico,
requebrando a la muerte. Ella escuchaba.
«Porque ayer en mi verso, compañera,
sonaba el golpe de tus secas palmas,
y diste el hielo a mi cantar, y el filo
a mi tragedia de tu hoz de plata,
te cantaré la carne que no tienes,
los ojos que te faltan,
tus cabellos que el viento sacudía,
los rojos labios donde te besaban...
Hoy como ayer, gitana, muerte mía,
qué bien contigo a solas,
por estos aires de Granada, ¡mi Granada!»

III

Se le vio caminar...
Labrad, amigos,
de piedra y sueño en el Alhambra,
un túmulo al poeta,
sobre una fuente donde llore el agua,
y eternamente diga:
el crimen fue en Granada, ¡en su Granada!


La batalla del verso (Julio Fausto Aguilera)

Con un verso,
es verdad,
no botas a un tirano.
Con un verso no llevas pan y techo
al niño vagabundo,
ni llevas medicinas
al campesino enfermo.
Sobre todo, no puedes
hacerlo ahora mismo.

Pero… vamos a ver:

Un verso
bien nacido y vigoroso,
y otro más encendido,
y otro más desvelado,
y otro más fuerte y más veraz,
le dan vida
a un sueño que recogieron tierno,
y este sueño de muchos, ya nutrido,
se vuelve una conciencia,
y esta conciencia, una pasión, un ansia…
Hasta que un día,
todo
–sueño, conciencia, anhelo–,
compacto se organiza…
Y entonces
viene el grito,
y el puño,
y la conquista…

En la esfigie de la conquista
brilla una diadema: el verso.

Confío en que os animéis a buscar más material. El esfuerzo merece la pena.







sábado, 22 de enero de 2011

Bob Dylan: "Just Like A Woman"



Hoy traigo a este rincón, una de las canciones del maestro Dylan que más me gustan y conmueven, "Just like a woman", perteneciente al séptimo álbum grabado en estudio, "Blonde on Blonde", del año 1966. Como vemos en la letra, el tema sigue siendo de una insufrible actualidad. Está dedicado a las mujeres perdedoras, en este caso concreto, a la modelo de la factoría Warhol, Edie Sedwick, que acabó su existencia de manera trágica.
Como siempre, Dylan relataba en sus poemas auténticos dramas sociales, y de ellos se servía para atacar a un sistema con el que no se sentía nada satisfecho. El Dylan de los 60 fue todo un hito revolucionario en un país, acostumbrados a vivir la población, sumisos y anestesiados, por el riesgo a ser acusados de rojos, después del fuerte estallido social que supuso el anarquismo importado por los emigrantes italianos en el siglo XIX.

Me gusta esta canción por su letra, su música y la manera desgarradora como Bob la canta.

Dedicada a todas las sufridoras que no ven la salida al túnel.


 

Just like a Woman (Justo como una mujer) 

Nadie siente dolor ésta noche,
mientras permanezco bajo la lluvia.
Todo el mundo sabe
que la niña tiene ropa nueva.
Pero después veo sus lacitos con sus nudos
caerle desde sus rizos.
Coge las cosas como una mujer. Sí, lo hace.
Hace el amor como una mujer. Sí, lo hace.
Y le duele como a una mujer.
Pero se rompe como una niña.

La reina María, es mi amiga.
Sí, espero ir a verla otra vez.
Nadie tendrá que adivinar
que la niña no puede ser bendecida
hasta que finalmente se dé cuenta
de que es como los demás.
Con sus perlas, sus anfetaminas
y esa niebla alrededor.
Bebe como una mujer, ya lo creo que sí.
Hace el amor como una mujer, ya lo creo que sí.
Y sufre como una mujer.
Pero se pone a llorar como una niña.

Estuvo lloviendo desde el principio.
Y yo me moría de sed allí.
Así que vine aquí,
y tu maldición eterna me dolió.
Pero lo peor
es este dolor por dentro.
No puedo permanecer aquí
¿No está claro que no encajo aquí?

Sí, creo que es hora de marcharnos.
Cuando nos encontramos otra vez,
lo hicmos como amigos.
Por favor, no digas nada de que me conocías
cuando estaba hambriento, y que era tu mundo.
Ah, finges como una mujer, ya lo creo que sí.
Haces el amor como una mujer, ya lo crees así.
Y luego sufres como una mujer.
Pero lloras como una niña.










viernes, 21 de enero de 2011

¿Existe una ecuación posible entre la mantis religiosa y la mujer?


¿Por qué extraña razón, el macho de la mantis religiosa es atraído por ésta, hasta tal extremo, de perder la vida en ello?
Es evidente que los encantos de la hembra pueden ser determinantes, pero no sé yo si estos insectos pierden el tiempo en estas fruslerías anecdóticas, que sólo a la otra clase de bichos –las personas- importa. Cierto es que la muy coqueta no deja de tener su belleza, rematada, además, por una fría impresión de intriga que la hace más atrayente y deseada.
Pero quiero creer que cuando estos machos se acercan a ella, lo hacen empujados por el chip que llevan incrustados en las neuronas, si no, no se entiende que en su afán de perpetuar la especie arriesguen –como ocurre la mayoría de las veces- su propia existencia.
Es lo que deberían hacer las mujeres con nosotros, servirse, para que la humanidad nunca se extinga, de nuestro deseo animal, y luego, si no devorarnos, al menos mandarnos a paseo cuando nos utilicen, así el hombre cumpliría su sueño más deseado –cubrir a cuantas más hembras mejor- y la mujer quedaría liberada de la dictadura del macho. Hay estudios que demuestran que la mujer puede seguir adelante en la vida sin el hombre, todo lo contrario que nosotros, que nos volvemos unos cacharros inservibles, apocados, aburridos, sin concierto, cuando ellas nos faltan.

Hacer un símil entre la mantis y la mujer quizás sea un error de cálculo, pero sí que no estaría nada mal que afilaran su vanidad y dejaran de ser tan sumisas y dependientes del macho. Un hombre y una mujer bien conjuntados pueden ser la creación animal más extraordinaria del universo, algo ireproducible, ni siquiera por el todopoderoso imitador chino, pero en cambio, mal avenidos, se transforman en la peor máquina destructiva -sobre todo el hombre-, y como siempre, la soga se rompa por el sitio más débil, que, a diferencia de la mantis religiosa, en este caso es la mujer.
Estoy cansado de tanta sumisión. Esto es lo que os pierde. Una cosa es el amor, el cariño, y otra muy distinta la dependencia. Porque ¿qué se puede esperar de un bruto que os maltrata?
Puedo entender que estéis a su lado porque no tenéis donde ir. Están los hijos, la dificultad de encontrar casa, trabajo -la mayoría cometéis la imprudencia de abandonar el empleo para dedicaros por completo a la familia-, y no os queda más remedio que soportarnos. Pero todo tiene un límite y si tu compañero ha dejado de quererte, si le estorbas, si te engaña con otra, si te maltrata, a pesar de las complicaciones, es hora de que hagas las maletas y busquéis un nuevo destino. ¡No quiero más mujeres muertas!

Una mujer fuerte y sensible son dos conceptos que no se contradicen, y que a los hombres exigentes y con dos dedos de frente, es lo que más les gusta y atrae: la dulzura no está reñida con la personalidad, señoras mantis religiosas. Por eso, desde este rinconcito de la blogosfera os pido que nos pongáis en nuestro sitio, y, a la vez, os pongáis también vosotras.
El hombre y la mujer fueron hechos para vivir uno junto al otro. Es más, de la pareja se puede decir que es la sociedad más perfecta. Su número es el adecuado: no sobra ni falta nadie. Unida, es el instrumento más completo y conjuntado, no hay adversidad que los detenga. Pero ¡ay!, cuando llega la desunión, los encontronazos, los engaños, el edificio se derrumba, y lo que era un bloque de granito se convierte en una frágil estatua de arena.

De la mantis escojo el poder, la paciencia, lo enigmático. De vosotras , la belleza -las dos, la interior y la de fuera-, la entrega, la templanza y la delicada manera de hacernos sentir amados. ¿Sería posible una combinación de las dos hembras?
Mientras tanto, prefiero quedarme con vosotras; la otra, la siniestra mantis, me transmite cierto temor.




jueves, 20 de enero de 2011

Al final, la maldita actualidad se impone



Cuando llega la hora de ponerse delante del ordenador para escribir el post que ha de publicarse al día siguiente, a uno le invaden decenas de cuestiones de las que hablar, pero también, la inevitable duda de cual de todas ellas será la más acertada.
Por regla general, no siempre salen airosas las que más me gustan. No sé por qué, al final triunfan las de más rabiosa actualidad, las más incómodas, las más inquietantes, y también, por qué no decirlo, las más canallescas. Pocas veces lo hace uno sobre aquello que le gusta.

Escribir por ejemplo, cómo estos días nos saluda, mañanera, la bella Venus sobre el horizonte cercano de mediodía. Lleva unos días donde parece vestir sus trajes más luminosos y, su aparente cercanía, parece invitarnos a poseerla, radiante de destellos sobre la mañana azul de esta primavera precoz que disfrutamos.
También llevo un par de días queriendo hablar de la alineación marcial de los tres planetas cercanos, o de la conjunción de colores que al caer la tarde, sobre poniente, al ponerse el sol entre las brumas, y la aparición, por levante, de una luna llena que parece preñada de luminosidad, hacen que se aplaquen por unos momentos, los caballos desbocados que llevamos en el interior y justifica, tajantemente, cómo, a pesar de las desdichas, aplazamos una y otra vez nuestra marcha del infierno.

Hoy es uno de esos días descritos. ¿He de hablarles de mis sensaciones y de mis aburridos sentimientos a las atribuladas, y siempre llevadas por la prisa, personas que me visitan? ¿No sería más correcto atenerme al guión secuencial, al relato descarnado de la noticia?

Hablar, pongamos por caso, del esperpéntico espectáculo de ayer en el Senado, donde nuestros viejos elefantes, faltos de actividad, se han inventado un jueguecito electrónico que nos va a costar al resto de los españoles la friolera cantidad de 12.000 euros por sesión. Afortunadamente, como “trabajan” tan poco, la cantidad final será de 350.000 euros. Algunos dicen que no es mucho, pero en un momento como el actual, donde a los mayores les han robado, literalmente, 15 euros todos los meses de la pensión, y donde hay familias que no tienen qué llevarse a la boca a mediados de mes, la iniciativa no puede ser más descabellada, por llamarla de una manera decorosa.

Otra de las cuestiones que se me viene a la cabeza, es la nueva marcha atrás en sus ideas “revolucionarias” del “izquierdista” Zapatero. No es que me coja de sorpresa, ya nos tiene acostumbrados a decir una cosa y hacer la contraria. Además, en los quince meses que le queda de legislatura, aún nos tiene que ofrecer algunas paridas más de su cosecha. Si lo de aquel joven que le gritaba: “Zapatero, no nos traiciones”, no era un montaje, como otros muchos a los que este partido nos tiene acostumbrados, el pobre chaval debe andar quemado y fumando canutos, que era lo que hacían los de mi época, cuando el abuso de la política los llevaba a esos extremos.
Ayer se nos deja caer el “magnífico” estadista, dando marcha atrás a sus sentimientos antinucleares y asociándose al selecto club de "respetables" neoliberales que confían en la eficacia y la "sostenibilidad" de esta energía “limpia” y “económica”. Falto de ideología, se adueña de la de Groucho Marx y repite a quien quiere escucharlo: "Soy más rojo que nadie. Tengo mi ideología, y si no les gusta... la cambio"
Después de lo hecho con la reforma laboral, el atropello de las pensiones, el recorte en gastos sociales, etc., el que se haya alistado en el ejército de los que defienden lo nuclear, no ha de sorprendernos. Para más adelante, más. Zapatero, además de “cortito”, es una caja de sorpresas.

También les podía dar la "vara" con la gresca que hay montada aquí, en Andalucía, entre PP y PSOE, por la sospechosa "subvención" a fondo perdido de 10 millones de euros a la empresa Matsa, en la que trabaja la hija del expresidente andaluz y actual vicepresidente tercero y Ministro de Política Territorial, Manuel Chaves, y el alcalde socialista del pueblo donde está enclavada, ¡empresa que sólo factura 120.000 euros al año! (en 2005 facturó 27.281 euros; en 2006, 19.698 euros; en 2007, 6.492 euros; en 2008, 32.813 euros).
El PP dice que es corrupción, pura y dura, la utilización de fondos públicos para "pagarle" el empleo a un familiar, y el PSOE se defiende, alegando que todo es legal y contraataca lanzando que corrupción es lo que hace el presidente valenciano, Francisco Camps, en la comunidad donde gobierna.


¿Ven ustedes como al final se imponen las serpientes informativas? Si no corto, me disparo. Por eso, hoy, no caigo en la tentación y me impongo un alto el fuego. Hoy prefiero imaginarme en lo alto del Simacón, en Grazalema, o desde las costas de Huelva, viendo una reconfortante puesta de sol, y por la mañana, amanecer en un campo de refugiados en Smara, Auserd o Dajla, en Tinduf, dejándome enamorar por la caprichosa Venus (el Lucero del Alba), y arrullado por los gritos de los niños saharauis, al-awlaadu.

El tiempo apremia. He de concluir la redacción del post. Tengo que buscar la foto que encaje con el texto, ponerme de acuerdo con el título... un sin fin de requisitos que a vosotros os trae sin cuidado, pero que a un “perfeccionista” como yo le trae de cabeza.

miércoles, 19 de enero de 2011

En el Ayuntamiento de Sevilla se limpian el trasero con nuestras reclamaciones


No hay nada más frustrante que poner una reclamación por un mal servicio y que el denunciado no te conteste. Para ello, las autoridades competentes han elaborado unas leyes donde se recogen hasta sanciones económicas –eso dice la ley, luego, la realidad es otra- para aquellos que la incumplan.
Hasta el día de hoy había recibido todo tipo de respuestas a mis variadas quejas –soy un ciudadano confiado que, a veces, se cree que pertenece a Europa-, algunas de ellas para enmarcar y colocarlas a la entrada del Congreso de los Diputados, pero al menos, han debido molestarse en responder y, quieras o no, siempre les queda la incertidumbre de en qué acabara todo.
Pero lo que no me podía esperar es que, precisamente, los que más animan a la población para que denuncie, sean los que incumple estas leyes. Y esto es lo que me ha ocurrido con el Ayuntamiento de Sevilla, concretamente con una reclamación que interpuse el día 8 de octubre de 2010 contra la Biblioteca “Parque Alcosa”, perteneciente a la Red Municipal de Bibliotecas, dependiente del Servicio de Cultura de este Ayuntamiento. Por lo que se ve, en la práctica, los ciudadanos les importamos un comino a nuestros gestores municipales, excepto cuando hay elecciones, y no sólo no ha respondido el responsable a mi llamada telefónica, ni han contestado a mi correo electrónico, sino que se han limpiado el trasero con la hoja donde plasmé mi queja.

Mientras tanto, en la citada biblioteca se siguen produciendo las mismas irregularidades que denuncié (casos de favoritismos en determinadas actividades, para familiares y personas cercanas, de dos funcionarias en concreto), el responsable Municipal de Cultura da la callada como respuesta, y los ciudadanos seguimos creyéndonos que Franco había muerto. Quien diga que España es Europa, miente, es todo lo contrario, pero además, nuestros representantes políticos fomentan el pasotismo social, la indiferencia hacia el atropello, no vaya a ser que la gente se espabile demasiado y no puedan engañarla como hasta ahora.
Así que este es el plan: o responden a tu reclamación con una magnífica burrada, o, como en el caso que denuncio, limpiándose el trasero con el primer papel que tenían a manos.
Ser “Uropeo” pa esto.


martes, 18 de enero de 2011

Ley antitabaco: Los acólitos del "Tea Party" español se aprovechan del malestar que produce


No es necesario vivir en Estados Unidos; cada país tiene su “Tea Party” con el que poder presumir y al que soportar. En España andan agrupados por los callejones embarrados de todas aquellas leyes conflictivas que promueve el gobierno Zapatero. No es que yo esté de acuerdo con ellas, es más, soy un serio discrepante de muchas de las que aprueba, pero, a diferencia de los seguidores de la Sarah Palin española, mi disconformidad puede ser puramente, práctica, ética, metódica, económica, ideológica, etc., pero nunca cochambrosa, populista, aprovechada, y mucho menos, golpista.
Es todo lo contrario de lo que les ocurre a estos hooligans de la bronca: cualquier iniciativa que haga este gobierno –o cualquier otro sospechoso de progresista- es suficiente para ensuciar las calles, los periódicos, las tertulias, y hasta las santas misas, con soflamas contra el demonio y sus representantes en la tierra, sólo con el fin premeditado, de producir otro millón de muertos y un rosario más de fosas comunes ilocalizables.
Cualquier excusa es buena. Todo tiene cabida en sus cálculos desestabilizadores: la ley del divorcio (de la que ellos se benefician más que nadie); la del aborto (que quieren hacernos creer que es obligatorio); la de muerte digna (vomitan el falso símil de persona adulta = asesinada); la educación para la ciudadanía en el cole, etc.

Ahora –lo suyo es que no se detenga jamás la apisonadora- la han emprendido con la ley antitabaco, aprovechando el malestar que tal decisión ha provocado en un sector de la sociedad española que hasta hoy había disfrutado del excesivo privilegio que las normas sociales tradicionales les permitían, y también, por qué no decirlo, de la tolerancia y permisividad de los no fumadores.
Yo no quiero entrar a valorar en este post el acierto o no de la medida, eso lo dejaré para otro, aunque deba reconocer que la apruebo tajantemente; ya era hora de que pudieras tomar una copa y una tapa sin sabor a tabaco, y sin tener que ducharte al regresar a casa. Eso es algo que les cuesta comprender a los fumadores.

Pero como iba diciendo, ahora, estos aprovechados alborotadores se han vuelto los más intransigentes con la ley. En mi entorno comentábamos que la medida sería difícil de llevar a cabo, debido a las carencias educativas y culturales de un sector de la población, pero cual es nuestra sorpresa que, al día siguiente y en los lugares más insospechados -por los que no habríamos apostado ni un sólo euro- la ley antitabaco se cumplía a rajatabla, y, según nos comentaban los regentes de los establecimientos, sin tener que llamar la atención a ninguna persona. Y conste que les hablo de tabernas y bodegas –templos del buen beber y comer que solemos frecuentar- donde la mayor parte de la clientela son personas rústicas.

De ahí deduzco que toda esta paranoia informativa que están montando los medios, sólo puede estar motivada por la ausencia de otras noticias más relevantes, o al ocultamiento de aquellas que afectan al gobierno, o tal vez, a la desbocada actividad subversiva de este grupo ultramontano que milita en la extrema derecha del PP, para crear malestar entre la población y desestabilizar, a cualquier precio, el estado democrático que tanto nos ha costado montar.
Si no, no se entiende tanta burrada. Echar mano de la libertad y la democracia para perpetuar un estado dictatorial como era el que disfrutaban los fumadores, me parece, en el mejor de los casos, una perogrullada, cuando no, una insolencia. Decir que "la ley coarta su libertad como individuo" es tener un desconocimiento completo de lo que esta palabra significa y demuestran lo poco que han peleado por ella.
Los que sí lo hicimos, sabemos que la libertad de uno acaba, precisamente, donde empieza la del otro.
Lo demás, son subterfugios, metáforas rancias, cantos ahogados de cisnes, en fin, no son más que estrategias para ocultar sus verdaderos propósitos: desestabilizar, con lo que venga al caso, este respiro democrático con el que no están de acuerdo.
Este tipo de argumento es tan absurdo como el que podría invocar el conductor kamikaze, el derecho a circular por donde le plazca, y la libertad de matar a cuantas personas le dé la gana.
Ahora, para añadir más leña al fuego, la emprenden contra las medidas que algunos ayuntamientos están ejecutando, de no permitir televisores en las terrazas que, a modo de chiringuitos, están proliferando por las ciudades, y que en algunos lugares, no dejan espacio suficiente para que el peatón pueda circular. He tenido que oír –pasmado, lo confieso- alguna declaración en una emisora de radio, donde el quejicoso interlocutor llegaba a decir que “cómo iban a quitarle los televisores de las terrazas, con lo aburrido que se veía el partido de fútbol, solo, en su casa”. Y añadía que “si el vecino del primero sufría molestias, que se aguantara, que ellos tenían derecho a divertirse”. Siempre el manido derecho para defender una subjetividad interesada y cuestionable.

Desgraciadamente, este ha sido el panorama de España hasta ahora. Estaban tan acostumbrados a la permisividad que las normas les proporcionaban, que les ha ocurrido como a los franquistas con la democracia, que no la soportan.
Como decían los viejos caciques en tiempos de la II República: “Si aquí en el pueblo no se hace lo que yo diga y piense, entonces esto es una dictadura. Aquí ni hay libertad ni hay “ná”.

lunes, 17 de enero de 2011

Proyecto "Bubisher": Libros y biblioteca para los niños del Sahara

Biblioteca en construcción


No existe en el mundo un arma más revolucionaria y con un poder de acción más efectiva, que la solidaridad. Cuando ésta se pone en marcha no hay institución, ni gobierno, ni poderes fácticos, ni centrales policiales que pueda detenerla. La solidaridad es como la gripe, como el cólera, como la peste, pero en sentido positivo, se va propagando con lentitud, meticulosamente, sobre la faz de la tierra, sin que ninguna supraextructura coercitiva pueda pararla.
La solidaridad nos engrandece, nos hace recuperar la parte humana que estamos olvidando, y nos convierte en el agente más subversivo y peligroso que cualquier sociedad burguesa se pueda permitir. Muchas veces no exige más que desprendernos de aquello que no necesitamos; otras, aportar una pequeña cantidad de lo que tenemos, pero, en cualquiera de las opciones, lo definitivo, lo importante, es que nos convertimos en un agente participativo y determinante de las condiciones sociales de una población desfavorecida que necesita la colaboración de sus semejantes.
No lo olvidemos. Cualquiera, en cualquier momento, ha sido –o seremos- personas necesitadas de ilusión y ayuda.

El caso que nos trae a colación hoy, es un proyecto, puesto en pie por un grupo de personas, de esas que van cambiando el mundo calladamente, donde se han propuesto llevar la educación a los niños saharauis, por lo que piden nuestra colaboración para conseguir libros y dinero, y así, acabar de levantar una biblioteca en Smara.
Cualquier aportación es válida. Desde donar algún libro de la lista que se adjunta, hasta hacer un ingreso en la cuenta bancaria. El pueblo saharaui se lo merece, por justicia, por reparación, pero lo más importante, por cercanía y hermandad, y sobre todo, porque es un pueblo noble y olvidado de todos –incluido los respectivos gobiernos socialistas españoles- que tienen derecho a vivir en paz en su territorio ocupado; primero por España, más tarde, por Marruecos.
Por tal motivo, es necesario apoyar el proyecto que este grupo de personas encabeza, porque no hay nada más efectivo y determinante, que la educación para un pueblo que aspira a ser autónomo. Así, el proyecto Bubisher (Bibliobús para los campamentos de refugiados saharauis) es un arma cargada de futuro de la que no podemos calcular su alcance. Pongamos en manos de estos decididos voluntarios lo que más de uno desearíamos realizar.
La solidaridad es como una puesta de sol en las montañas: te llena el corazón a cambio de poco esfuerzo.

Esta es la página donde podremos ponernos al corriente de este programa solidario, y donde se relacionan las necesidades y detalles para este ambicioso programa. Que cada cual colabore como pueda. Nuestros hermanos saharauis lo demandan.

http://historiasdelahistoria.com/2011/01/11/letras-en-el-sahara-nace-en-la-red-y-desemboca-en-el-desierto/


domingo, 16 de enero de 2011

UGT, CC.OO. y las Rebajas

Viñeta de Manel Fontdevila, publicada en Público.es


Como la mayoría temíamos y sospechábamos, no habrá Huelga General. Ya lo adelantaba en el post del pasado día 11, estos líderes sindicales están más interesados en la “manteca” que les "unta" el gobierno para su mantenimiento, que en la reivindicación de los derechos de los trabajadores. Su única negociación consiste en sumar ceros a las cantidades que reciben del gobierno y aumentar las partidas económicas para realizar cursos “formativos” en sus centros. Estos verticalistas son otros de esos tunos que se están haciendo de oro con la crisis, pues, gracias a ella, ha aumentado el número de desempleados, por lo cual, el gobierno, para camuflar la imparable cifra del paro, no tiene más remedio que incrementar estos cursos fantasmas que no forman a nadie, pero que les viene de perilla a los intereses económicos de estos dos sindicatos desclasados.

Por tal motivo, cuando han anunciado que no habrá Huelga General, la noticia no me ha cogido por sorpresa, ya que es demasiado evidente la sumisión de esta élite sindical a las exigencias de los distintos gobiernos. Mande quien mande, ellos, patrióticamente, siempre están dispuestos a echarles una mano al ejecutivo de turno, eso sí –que quede claro- siempre que sus maletines estén bien untados con una espléndida manteca de euros. Para eso pertenecen al “Ministerio del Fraude Sindical”, que –dicho sea de paso- entre las muchas tonterías que se le han ocurrido a Zapatero, no comprendo cómo se le ha escapado; bueno no sólo ésa, también se le ha ido la del “Ministerio del Amor”.
¿Hay quien de más en tiempos de Rebajas?






sábado, 15 de enero de 2011

La incompatibilidad de las Pensiones Vitalicias debe ser un hecho




El escándalo que ha producido la noticia de los sueldos millonarios que reciben los dos expresidentes del gobierno, ha hecho que se abra un debate en el parlamento (a instancias del Bloque Nacionalista Galego), en el que se deberá estudiar si es éticamente correcto y conveniente, que el resto de la población española haya de estar pagando una Pensión Vitalicia, más los añadidos, a unos personajes que ingresan por sus actividades empresariales privadas, cantidades millonarias.

La incompatibilidad de estas pensiones debe ser un hecho irrefutable, aunque sea por vergüenza torera, ya que de la otra, la dignidad política, hemos de esperar bien poco.
De momento, la iniciativa está abocada al fracaso, ya que el PSOE y el PP, cierran filas sobre la cuestión y alegan que “no está reñido que los dos expresidentes, además de los 80.000 euros que cobran por los servicios prestados al país, tengan ingresos procedentes de su actividad profesional privada”. Por su parte, IU, ERC, BNG y UPyD, ya se han pronunciado en contra y exigen que el Sueldo Vitalicio de los ex presidentes sea incompatible con otros ingresos.

Ya suponemos que la iniciativa del BNG quedará en nada –igual que ha sucedido con el tema de la jubilación de los diputados, en la que han llegado al acuerdo de que a ellos no debe de afectarle las medidas que el gobierno pretende implantar-, pero al menos servirá para que siga siendo noticia durante unos días, y para que este adormecido pueblo español se entere de una maldita vez, de lo dañina que es la casta política, deje a un lado su pasividad y piense detenidamente el destino de su voto.
Los problemas de un país, la crisis que nos atormenta, la falta de leyes adecuadas a las necesidades esenciales de la población, etc. no se resuelve votando contra el gobierno de turno, aunque el nuevo que entre sea más de los mismo, o si cabe, aún más antisocial que al que castigamos. Un voto responsable supone sopesar nuestras necesidades y exigencias con la trayectoria que hasta ahora han esgrimido los distintos partidos y depositar el voto, sólo para aquellas formaciones políticas que, teóricamente, pensemos que pueden resolver nuestras demandas. Y si al final de todo este proceso no nos sentimos convencidos, dejemos a un lado la intimidación que nos provocan estos profesionales de la coacción, en los dos meses largos de campaña electoral, y seamos capaces incluso de abstenernos, sin ningún remordimiento ni complejo.
La mayoría de las veces, los que gobiernan no son los más adecuados para cumplir ese ejercicio, sencillamente son los que más y mejor se venden, pero, sobre todo, los que menos “temor” nos producen. De esta manera, el mal se va perpetuando año tras año, legislatura tras legislatura.


Convertir la política del país en un remedo demencial de lo que ocurre en Estados Unidos, es un fallo garrafal que pagaremos el conjunto de la población. A los resultados evidentes me remito. Lo que tenemos en la actualidad –lo malo, lo bueno- nada más que a nuestra actitud es achacable; ellos, los políticos, sólo son el brazo ejecutor de nuestras desidias.






Viñeta de Vergara, publicada en Público.es

viernes, 14 de enero de 2011

El Lebrijano y la Orquesta Andalusí de Tánger: "Dame la libertad"



Para relajar, oír esta música donde se reencuentran dos épocas separadas por los siglos, pero unidas por los sentimientos. Es lo que hace el cantaor, Juan Peña, "El Lebrijano", con una de las orquestas del norte de África que -por suerte- siguen haciendo música andalusí, conservando la vieja -y perseguida en otros territorios musulmanes- tradición artística de la gloriosa Al-Andalus. Es un reto que se planteó "El Lebrijano", del que salió exitoso, acostumbrado a innovar en el campo del flamenco desde que en el año 1972 grabó el novedoso disco, "La palabra de Dios a un gitano", donde ya exhibía su inteligencia heterodoxa y creativa.


Bienvenidos sean estos intentos de popularizar, y hacer llegar, la música de nuestros antepasados a las generaciones actuales, que tan alejadas están de la cultura de los vencidos.






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...