Sígueme también en este otro blog:

miércoles, 19 de enero de 2011

En el Ayuntamiento de Sevilla se limpian el trasero con nuestras reclamaciones


No hay nada más frustrante que poner una reclamación por un mal servicio y que el denunciado no te conteste. Para ello, las autoridades competentes han elaborado unas leyes donde se recogen hasta sanciones económicas –eso dice la ley, luego, la realidad es otra- para aquellos que la incumplan.
Hasta el día de hoy había recibido todo tipo de respuestas a mis variadas quejas –soy un ciudadano confiado que, a veces, se cree que pertenece a Europa-, algunas de ellas para enmarcar y colocarlas a la entrada del Congreso de los Diputados, pero al menos, han debido molestarse en responder y, quieras o no, siempre les queda la incertidumbre de en qué acabara todo.
Pero lo que no me podía esperar es que, precisamente, los que más animan a la población para que denuncie, sean los que incumple estas leyes. Y esto es lo que me ha ocurrido con el Ayuntamiento de Sevilla, concretamente con una reclamación que interpuse el día 8 de octubre de 2010 contra la Biblioteca “Parque Alcosa”, perteneciente a la Red Municipal de Bibliotecas, dependiente del Servicio de Cultura de este Ayuntamiento. Por lo que se ve, en la práctica, los ciudadanos les importamos un comino a nuestros gestores municipales, excepto cuando hay elecciones, y no sólo no ha respondido el responsable a mi llamada telefónica, ni han contestado a mi correo electrónico, sino que se han limpiado el trasero con la hoja donde plasmé mi queja.

Mientras tanto, en la citada biblioteca se siguen produciendo las mismas irregularidades que denuncié (casos de favoritismos en determinadas actividades, para familiares y personas cercanas, de dos funcionarias en concreto), el responsable Municipal de Cultura da la callada como respuesta, y los ciudadanos seguimos creyéndonos que Franco había muerto. Quien diga que España es Europa, miente, es todo lo contrario, pero además, nuestros representantes políticos fomentan el pasotismo social, la indiferencia hacia el atropello, no vaya a ser que la gente se espabile demasiado y no puedan engañarla como hasta ahora.
Así que este es el plan: o responden a tu reclamación con una magnífica burrada, o, como en el caso que denuncio, limpiándose el trasero con el primer papel que tenían a manos.
Ser “Uropeo” pa esto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...