Sígueme también en este otro blog:

jueves, 2 de diciembre de 2010

Ponen precio a la cabeza del fundador de Wikileaks


Es tan grande el tsunami que ha provocado la última filtración de Wikileaks que hay quienes se atreven a pedir el asesinato de su fundador, Julian Assange. Es la propuesta que realizan determinados personajes “responsables”, integristas religiosos, procedentes de países que desayunan, almuerzan y cenan, diariamente, con grandes dosis de “democracia”, tanto es así que, incluso, crean crueles guerras para exportarlas.
Lo que es evidente, es que estas filtraciones han descubierto lo podridos que están los gobiernos occidentales y el deterioro de las relaciones diplomáticas, destapando lo corrompida que está la gobernación internacional, sobre todo cuando se trata de servir a EE.UU.

El autor de estas declaraciones a la cadena de noticias norteamericana CBC, ha sido un alto cargo del gobierno de Canadá, Tom Flanagan, asesor del primer ministro de ese país. En ella declaraba, sin pudor, "Creo que Assange debería ser asesinado", ante la incredulidad del entrevistador y los colaboradores del programa. "Creo que Obama debería usar un 'drone' (un avión no tripulado o algo parecido) " continúo despachándose tranquilamente, ante lo cual el entrevistador le interpeló diciéndole "Esto que dice es muy fuerte", a lo cual respondió "Bueno, estoy realmente cabreado".
La entrevista finalizó añadiendo que “las filtraciones no ayudan a las buenas relaciones de EE.UU. con el resto de los países” rematándola con "No me sentiría disgustado si Assange desapareciera".

Tom Flanagan es un intransigente estadounidense de 66 años, de ideología ultraconservadora, que trabaja como científico en la Universidad de Calgary (Canadá), y es también asesor del primer ministro canadiense, Sthephen Harper.

Otros de los que han pedido la cabeza del perseguido Assange es también, la ultraconservadora e integrista cristiana Sarah Palin, quien ha exigido a la Administración Obama que usara "todos los medios necesarios" para capturarlo. "¿Por qué no se le persigue con la misma urgencia que perseguimos a Al Qaeda y a los líderes talibanes?", preguntaba.

Y es que es tal el odio que le profesa la ultraderecha USA al fundador de Wikileaks que las declaraciones van más allá de los políticos y se incrusta en otras profesiones. El pasado martes se despachaba el presentador de la peligrosa Fox, Bill O´Reilly, quien pedía “la ejecución de los miembros de Wikileaks”.

Temo por la vida de Julian Assange, porque cuando la maquinaria USA se pone en marcha para salvar al mundo y a sus democracias de estos peligrosos enemigos, hay que echarse a temblar, máxime cuando todos sus vasallos lo justifican y apoyan para que de una vez por todas calle esas malditas filtraciones que los están dejando en evidencia.




2 comentarios:

  1. Anónimo2/12/10 9:44

    Ya buscaran 'ellos'la manera que parezca accidental y silencioso,un saludo.

    ResponderEliminar
  2. De momento ya ha movilizado a sus "sabuesos" europeos para que le haga el trabajo sucio. Nada hay más efectivo que ser el dueño del mundo: todos te obedecen. A europa se le ve el plumero.
    Un saludo también para ti.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...