Sígueme también en este otro blog:

domingo, 5 de septiembre de 2010

Traffic: "John Barleycorn Must Die"

Si hubo un grupo (junto a Pink Floyd) a finales de los 60 que influyera de manera decisiva en el rock sicodélico que por aquellos años se iniciaba, este era Traffic, grupo inglés surgido en 1967, liderado por el genial músico y compositor, Steve Winwood (voz, guitarra, teclados), además de Jim Capaldi (voz, batería, teclados), Daves Mason (voz, guitarra) y Chris Wood (saxo, flauta).

La producción de Traffic estaba impregnada de un hermoso eclecticismo musical que recogía sonidos de jazz, soul, rock, blues, folk, aderezado todo ello con la introcucción de notas sicodélica, gracias a los aportes que estos cuatro grandes músicos ofrecían. Eran unos perfectos instrumentistas, con unos admirables timbres de voz que hacían de la canción una obra perfecta para ser oída.

Como todas las formaciones de aquella época, Traffic fue lo bastante inestable para que su unión fuera bien breve. En 1969, después de grabar su segundo disco, se separarían. Winwood se integraría, por poco tiempo, en el super grupo Blind Faith, que se disolvería en pocos meses, con lo que empieza una prolífera etapa de creación individual -la mayoría incluida en el magistral cuarto disco, “John Barleycorn Must Die”- de la que resultaría, por necesidades musicales, la unión, por segunda vez, del antiguo grupo y el reencuentro de los viejos componentes.

John Barleycorn se grabó en el 1970 y supone la obra cumbre este grupo. La obra está compuesta de temas con fuertes influencias de sonidos sicodélicos, jazz, folk, rock, etc., donde cada corte determina un estilo concreto. Así, de los seis temas que originalmente se compone el disco de vinilo (para mí, el más adecuado para oir, el CD que editaron más tarde tiene canciones extras que son buenas, pero rompen la unidad inicial de los creadores ) tenemos:

1.- Glad, una pieza de siete minutos basado en el jazz con ciertas influencias latinas, donde Winwood demuestra su maestría en los teclados, con la magistral intervención Chris Wood al saxofón.

2.- Freedom Rider, donde Winwood canta como los ángeles y en la que toca el bajo como sólo los grandes músicos del rock saben hacerlo. El solo de flauta travesera que realiza Wood es de los que hacen historia.

3.- Empty Page, donde las maneras de tocar la batería de Capaldi sobresalen. Nuevo recital de teclados a cargo de Winwood y maravilloso sonido envolvente del órgano, esta vez tocado por Wood.

4.- Stranger To Himself, en el más puro estilo del rock.

5.- John Barleycorn Must Die, corte que da título al LP. Es una canción tradicional irlandesa del siglo XVI. Para hacer una gran canción, basta con una guitarra acústica, una flauta travesera, algo de percusión y un conjunto de voces que sean capaces de engancharte. Entonces, al oírla, dirás: esto es música. La genialidad de la voz de Winwood, acariciada por el sonido de su guitarra, con breves acompañamientos de la flauta de Wood y la segunda bella voz de Capaldi, recrean unos minutos de verdadera delicia musical.

6.- Every Mother´s Son, canción donde Winwood consigue uno de sus trabajos vocales más logrados. Sólo la calidad de estos tres irrepetibles músicos hacen capaces este corte.

Después de la aparición de este disco el grupo seguiría unido hasta el 1975, año en el que sus componentes se disolverían para coger caminos por solitario. Winwood sacaría en 1977 un disco, el “Esteve Winwood”, pero la genialidad parecía que desaparecía con la edad. Sorprendentemente, en 1994, Winwood y Capaldi resucitan, de nuevo, el grupo para dar giras en directo, graban otro disco de una calidad aceptable, pero muy alejada de sus maravillosas primeras obras. La muerte de sus componentes, pone fin al gran proyecto musical que supuso Traffic.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...