Sígueme también en este otro blog:

lunes, 12 de noviembre de 2012

Ramón Gómez de la Serna: Greguerías









Greguerías


El sueño es un depósito de objetos extraviados.

La araña es la zurcidora del aire.

La lluvia sobre el estanque imita juncos de agua.

Los recuerdos encogen como las camisetas.

Un tumulto es un bulto que le suele salir a las multitudes.

No hay que tirarse desde demasiado alto para no arrepentirse por el camino.

Al cerrar una puerta cogemos los dedos al silencio.

En cada día amanece todo el tiempo.

La ametralladora suena a máquina de escribir de la muerte

Por los ojos nos vamos de la vida.

Lo más importante de la vida es no haber muerto.

En lo que más avanza la civilización es en la perfección de los envases.

El agua no tiene memoria: por eso es tan limpia.

Las espigas hacen cosquillas al viento. Lo que diferencia azar de azahar, lo que hace que uno huela a nada y el otro sí, es la h, que es una hache de perfumería.

El hambre del hambriento no tiene hache. ¡Con filigranas al ambre verdadera! El ambre, si es verdadera ambre, se ha comido la hache.

La historia es un pretexto para seguir equivocando a la humanidad.

El cerebro es un paquete de ideas arrugadas que llevamos en lacabeza.

No confiéis demasiado en vuestro propio corazón, porque él os fallará en definitiva.

No importa que nuestro vaso sea pequeño, pues lo importante es que la botella esté llena.

El pez más difícil de pescar es el jabón dentro del agua.

No debemos ser cómplices ni de nosotros mismos.

A un mentiroso sólo lo cura un sordo.

Entre los carriles de las vías del tren, crecen flores suicidas.

El lector -como la mujer- ama más a quien le ha engañado más.

Si te conoces demasiado a ti mismo, dejarás de saludarte.

Como daba besos lentos, duraban más sus amores.
  
El amor nace del deseo repentino de hacer eterno lo pasajero.









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...