Sígueme también en este otro blog:

jueves, 1 de septiembre de 2011

Se hunde "El Vaporcito" en el puerto de Cádiz


Es lo que queda del barco después del hundimiento



El pasado martes, sobre las 18´15 de la tarde, el Vaporcito del Puerto de Santa María se ha hundido, al sufrir una colisión con uno de los espigones centrales del puerto de Cádiz.
El Adriano III (que así se llamaba la entrañable embarcación) es la tercera nave que hacía este recorrido, la cual prestaba sus servicios desde 1982.

La historia del Vaporcito se remonta al año 1929 cuando, después de estar prestando sus servicios en la ría del Ferrol, Sevilla le ofreció a su propietario, Antonio Frenández Fernández –con motivo de la Exposición Iberoamericana-, que se trasladara desde la Coruña al Guadalquivir, para realizar el transporte de pasajeros entre Sanlúcar de Barrameda y Sevilla, ofrecimiento que aceptó, haciéndolo con una embarcación a vapor, la "Adriano I". Una vez finalizada esta función, el Vaporcito pasó al Puerto de Santa María, cruzando la bahía con los pasajeros que se trasladaban a Cádiz, y viceversa, así, hasta 1932 en el que una explosión en la caldera de éste, hizo que tuviera que sustituirlo el "AdrianoII", éste ya con motor de explosión, que se mantuvo en funcionamiento hasta el 1982, año en que fue sustituido por el útimo de la saga, el "Adriano III", que la fatídica tarde del martes finalizara su travesía de una manera tan infortunada. En 1999 fue declarado, por la Junta de Andalucía, como Bien Material de Interés Cultural.

Con le hundimiento del Vaporcito, no sólo se pierde un símbolo emblemático de la Bahía de Cádiz, se ha ido al fondo de las aguas, una parte de la historia de Andalucía y los recuerdos de miles de ciudadanos. Afortunadamente, el pasado mes de octubre –no hace todavía un año- tuve la suerte –después de 47 desde la última vez que lo utilicé- de repetir tan delicioso paseo, el primero, cunado tenía sólo 10 años, en el "Adriano II", y el segundo, en septiembre de 2010, en el que se ha hundido. En esta ocasión he de agradecer a los dioses que me incitaran a realizar este viaje en el tiempo.

Alguien debe reponer esta pérdida. El Vaporcito pertenecía a toda la colectividad, aunque tuviese un propietario, por tal motivo, o se recupera y se repara la que está hundida, o se la sustituye por otra nave de parecidas características en el menor tiempo posible para que los ciudadanos puedan disfrutar de tan apetecible y ameno paseo por la encantadora bahía de Cádiz
.
Confiemos en la agilidad de nuestros mandatarios.











No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...