Sígueme también en este otro blog:

miércoles, 31 de agosto de 2011

Rectificación: "Al César lo que es del César" y a Marciano Durán lo que no es de Eduardo Galeano"


Hace unos meses recibí un correo de una amiga en el que me enviaba un texto, supuestamente, de Eduardo Galeano que yo desconocía. Después de leerlo detenidamente, me pareció bastante interesante -en cuanto al mensaje-, dentro del estilo y la línea argumental del escritor uruguayo, pero algo en él hizo que no lo publicara de inmediato: su abultado número de americanismos –y no es que Eduardo no los utilice, pero en menor medida de lo que aparecía en éste-, y, sobre todo, el adjetivo “cariñoso” de bruja con el que se refiería a su mujer, rasgo que hasta entonces no había conocido en el citado escritor.
Ambos motivos hicieron que retuviera durante bastante tiempo la publicación de dicho texto, máxime cuando el mismo no aparecía en ninguna de las páginas habituales donde, de manera general, suele publicar dicho autor -y que me sirven de referencia para el seguimiento de sus escritos-, y sí, por el contrario, en infinidad de blog personales, digamos, poco fiables.
No obstante -y con todos estos antecedentes-, opté por dar crédito al texto enviado por mi amiga, publicado en cientos de páginas de Internet y, sobre todo, heber servido como texto de trabajo en alguna Universidad española, así que cometí el error –a pesar de las sospechas- de darlo a conocer también desde mi página, ya que, como anteriormente he adelantado, el texto en sí es de mi agrado, al margen de la pertenencia creativa, colaborando así, con mi ingénua acción, en la propagación de la falsa autoría. Pero un escueto comentario de Marciano -el mismo día de su aparión- en el que decía, "Aconsejo leer LAS PIFIAS DE AMÉRICA LATINA", me puso sobre la pista del patinazo cometido. De inmediato reinicié la investigación, esta vez má centrado en la búsqueda, gracias a los datos que me ofrecía la página de Marciano, trabajo que me ha llevado a la conclusión de que el susodicho texto intitulado “Me caí del mundo y no sé por donde se entra”, adjudicado al maestro Galeano, ni se llama así ni pertenece a él. Su autor es Marciano Durán Rivero (periodista y escritor uruguayo), y el verdadero título es, “Desechando lo desechable”, -no sé de donde ha salida la otra autoría, ni quién se la ha adjudicado, ni mucho menos, quién le ha puesto ese otro título y por qué-. Marciano Durán, en otro ingenioso texto, nos da una pista rocambolesca y simpática de cómo ha sido posible semejante error, pero nada más lejos de la realidad, porque él sabe -como lo sabemos el resto de los mortales que utilizamos la red- que copiar, lo hace casi todo el mundo -igual que antaño lo haciamos de los libros-, lo que no puede suceder es que "confundas" al autor y, además, te "equivoques" de título, a no ser que haya unos intereses no declarados de por medio.

Espero haber dejado aclarada la confusión, por el bien de Eduardo Galeano, y, en concreto, por el del propio creador, Marciano Durán Rivero, al que se le viene usurpando la autoría desde hace ya bastantes años (el texto fue publicado en su página web marcianoduran.com.uy, en enero de 2006), y que si no hubiera sido por este percance, quizás no habría llegado a conocer, con lo cual, habría corrido el riesgo de perderme a un buen escritor que posee una magnífica y ácida literatura. En otra ocasión publicaré de nuevo el texto, pero con el título original y el nombre del verdadero autor, confiando en que entre todos podamos recuperar lo que sólo a él pertenece.
“Al César lo que es del César y a Marciano Durán lo que es de él”.

3 comentarios:

  1. jose luis lopez4/1/12 21:29

    Gracias por publicar la rectificación, soy paisano y admirador del polifacético Marciano, director de cultura de la comuna de Maldonado y portero de edificio. Espero que me llegue a Sevilla su mayor obra "El código Blanes", donde según un colaborador y amigo común empieza parodiando al código Da Vinci, se encuentra con una trama histórica masonica y le sale una gran novela.

    ResponderEliminar
  2. Era mi deber, José Luis,y pienso que es lo que debería hacer Galeano, claro y públicamente. Marciano se lo merece, es un buen "paridor" de ideas.
    Gracias a este despiste, he tenido la ocasión de conocer parte de su obra. Espero leer la que me citas en cuanto caiga en mis manos.
    Un saludo para ti y para todos tus compatriotas.

    ResponderEliminar
  3. El codigo Blanes es un libro me atrapo. Recomendable para quienes les gustan los textos a los que se le puede relacionar historia, arte, misterio y humor. Completa el libro un CD con imagenes, que hace de la obra completa una innovacion literaria. EXCELENTE. Tuve el placer, hace unos años, de conocer al escritor personalmente. Un encanto de persona. Saludos desde Noruega.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...