Sígueme también en este otro blog:

miércoles, 23 de septiembre de 2015

De nuevo, el otoño

 




El otoño, esa mágica y lírica estación, nos inunda los sentidos y nos desborda de belleza. La luz rivaliza con los colores, jugueteando entre los árboles, revelando asombrosas tonalidades. La tierra se convierte en teñidas y crujientes alfombras que nos invitan al paseo y a la contemplación de desnudos e implorantes árboles que, mirando al cielo, sueñan primaveras.
Festival de colores, bosque encantado, gnomos y hadas brincan alrededor de sus nuevas casas resurgidas, las setas. Los madroños presumen de rojo y las piedras de musgo.  Olor a castañas, a nueces y a olvido. Caen las hojas de los árboles como las del almanaque de nuestra vida. El sentido entierra pasiones, arranca olvidos, que el corazón vuelve a desenterrar. El aire, ocre y limpio, impone nostalgias en la mirada y estertores en el alma, que se niega a morir, apasionada. 
El otoño nos envuelve con sus colores, sus aromas y su magia, y nos hace soñar, por un corto espacio de tiempo, que somos capaces de reconciliarnos con la vida, y sentirnos agradecidos por poder ser, un año más, afortunados espectadores del mismo milagro.


Texto: Carmen Bermúdez
 

2 comentarios:

  1. Precioso despertar del Otoño ! Me ha encantado , Manuel.

    Un Saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Montblanc.
      Un abrazo para ti.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...