Sígueme también en este otro blog:

miércoles, 11 de noviembre de 2015

Feliz encuentro con el pasado












Como adelantaba en mi anterior entrada, este pasado fin de semana fue dilatado y bien sustancioso. No sólo por los dos canastos de setas que logramos llenar, ni por la buena tarde que pasamos en la finca “El Decepo”, fue la culminación de la jornada la que dio la categoría de final espléndido a ese maravilloso día anunciado.

Ocurrió que, no contentos con lo que el día nos había deparado  –los dos nos reconocemos como unos insufribles transgresores de las “normas” cuando la cosa marcha bien-, quisimos alargar un poco más esta agradable jornada y nos dirigimos al pueblo a probar algún mosto más de los que elaboran en la localidad, y la verdad es que se cumpliría en todos los aspectos las previsiones que la mañana auguraba. En uno de estos "Mostos" que ya conocíamos de anteriores años, en una ráfaga de claridad que sólo unas veces nos ofrece la mente, reconocí a una persona de mi infancia que dejó una agradable huella en mi niñez, al cual hacía más de cincuenta años que le había perdido la pista: Manuel Rodríguez Carrillo, Jefe del grupo de Scout al que pertenecí cuando tenía diez u once años.

En Corteconcepción lo conocen como el “Bombero”, apodo nada original, ya que esta fue su actividad profesional hasta jubilarse. En este pueblo, Manuel es propietario de una casa y una viña con uvas de la variedad Bobal, de la que todos los años extrae un delicioso mosto que, por esta fecha, pone a la venta, hasta que los fieles consumidores de este producto lo agotan.

¡Es curioso cómo suceden los acontecimientos! ¡Varios años haciendo lo mismo (pasar por su taberna dos o tres veces en la época) y no ser hasta este día cuando lo reconozca! ¡Luego dirán que el mosto no hace milagros!

 Durante largo rato hemos hablado de “nuestras cosas”, del pasado, de los otros niños que conformaban el grupo y con los que casi tampoco tenemos contacto. Es el triste precio a pagar por haber vivido en un barrio de “tránsito”, en el que no quedaba alojamiento para residir la juventud que aspiraba a independizarse y la diáspora se imponía a rajatabla. Hoy andamos todos desperdigados por la ciudad, por eso nos será difícil llevar a cabo el proyecto que nos hemos propuesto: intentar contactar y reunir al mayor número de miembros del grupo para recordar los viejos tiempos. En eso hemos quedado. Confiemos en poder hacerlo un día de estos, yo soy optimista y desde ahora me pongo en marcha. 
Regreso a casa feliz y satisfecho, agradecido a los Hados por haberme hecho recuperar en un instante un trozo de mi infancia... Aunque al final no logremos nada, nadie podrá quitarme esta pequeña vuelta al pasado, un pretérito que llena esa bolsa de vivencias que es la Vida. 




    Departiendo con Manuel, poco después de habernos reconocido



En el tren, poco antes de partir hacia Valdelagrana. Al fondo, junto al sacerdote, Manuel Rodríguez con unos añitos menos



Aquí ya estamos en el campamento ¿Dónde andará todo este grupo?





Entradas relacionadas:









8 comentarios:

  1. Me alegro mucho Manuel por ese feliz encuentro con el pasado. Produce una inmensa alegría volver a encontrarte con esos amigos de la infancia , recordar momentos , vivencias , alguna que otra travesura que os llena de sonrisas y que todos hemos hecho . Oye ese mosto tiene muy buena pinta ! Y encima con dos canastos de setas ! Un esplendido día ! He intentado buscarte en las fotografías del grupo de scout pero no te reconozco....jeje ( han llovido días desde entonces ) .Por cierto , en esas fotos salís geniales tu amigo y tú, se nota que lo pasasteis muy bien. Deseo y espero que se os cumpla ese inmenso deseo de volver a reencontraros .

    Un Saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Montblanc, vamos a poner nuestro esfuerzo en ello, y no te descubro quién soy en las fotos del grupo porque te "descojonaría" y no quiero que sufras por mi culpa.
      Otro para ti.

      Eliminar
    2. Veo que me voy a quedar con las ganas de saberlo...jaja

      Eliminar
    3. Así es, Montblanc, no quiero ser responsable de tus pesadillas nocturnas...

      Eliminar
  2. Encontrar amigos de la infancia después de tantos años debe ser la repera, un alegrón enorme. ¡Mira qué apañao eres! Cada vez que disfrutas de la madre Naturaleza, tienes réditos ricos y baundantes, jeeeeee...
    ¡No me digas, que ibas al campig de Valdelagrana! Bueno, está desaparecido desde hace pocos años,muy cerca de donde tenemos nuestra casa. Todo aquello fue evolucionando mucho, pero tiene su encanto...
    A ver si nos pones una recetita de esas setas recién cogidas y no se quede en presumir de "recolector", hala, manos a la obra, que no se diga, Manuel...
    Un abracete.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mari Carmen, este hombre era nuestro Jefe de Grupo, era 8 o 10 años mayor que nosotros, aunque en la fotografía de ahora no lo parezca tanto, nosotros éramos unos críos y él ya era "un hombre", como se decía antes, es el que está junto al sacerdote.
      Cuando notros fuimos a Valdelagrana, ni había camping ni creo que se hubiera inventado todavía eso, te recuerdo que sucedió en el pleistoceno, allí sólo estba "El Caballo Blanco", y algún que otro chalet disperso. Nuestro campamento estaba montado en medio del pinar, aproximadamente donde está hoy el campo de fútbol.
      Se ve que eres una "mala seguidora", ya que hace poco he colgado algunas recetas elaboradas con setas, las tienes en "Gastronomía", aunque si te interesa hacer alguna otra me lo dices y me pongo a tu disposición: soy mejor cocinero que recolector.
      Otro abrazo para ti.

      Eliminar
    2. ....Jeeeee, Manuel,-al mejor cazador se le escapa una liebre-, pues ha debido ser un lapsus, por lo general, suelo leer lo que escribes, para eso me hice fiel seguidora tuya,miarma.
      Sí, El Caballo Blanco es un veterano de Valdelagrana, la casa nuestra la compramos allá por los 90. El Camping estaba ubicado muy cerca de el Parque de lan Paz, (actual), y la zona , ahora tiene buenos servicios, zonas verdes y goza de las ventajas de una playa estupenda sin ninguno de los inconvenientes que conlleva el tráfico, ruidos y gentío. (Pues hay que hilvanar bien dónde escoges lugar de vacaciones), jeeeeee...
      Yo voy muy temprano, preferentemente y al atardecer.
      La Caleta de Cádiz, mi preferida, me salieron los dientes por allí.
      Ea, por hoy se acabó.
      Me encanta la diversidad de tu blog.

      Eliminar
    3. Mari Carmen, aunque "no lo represente" en la foto, yo estuve allí en 1963... Los camaleones tenían 6 0 7 patas por entonces.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...