Sígueme también en este otro blog:

martes, 15 de marzo de 2016

Antigua Aduana de Sevilla




 Puerta trasera de la Antigua Aduana, año 1868: esta es la actual plaza del Ministro Indalecio Prieto; a la derecha Tomás de Ibarra, la de la izquierda al fondo, Santander



 
Viendo las imágenes, quizás no la sitúen. El edificio, como debía de dar “servicio” a las mercancías que entraban por el río, tenía la fachada principal por calle Temprado, puerta por la que entraban todos los productos que iban a comercializarse en Sevilla. En su interior eran clasificados, pesados y evaluados y, tras pagar su correspondiente tributo, salían por la puerta trasera para ser distribuidos por la ciudad. Esta puerta estaba en la confluencia de las hoy calles Santander y Tomás de Ibarra, justo en la plaza del Ministro Indalecio Prieto, o sea, donde se ubica la puerta principal de la actual Delegación de Hacienda.
En un principio (1520), la Aduana estuvo situada en el antiguo corral de vecinos de la calle Alfolí, actual Tomás de Ibarra, para trasladarse en 1577 a tres naves de las Atarazanas, obras de carácter renacentista que realizó el arquitecto Asensio de Maeda y que duraron hasta 1587.
Y ahí permaneció recaudando impuestos y cayéndose por abandono, hasta que en 1944 se decide derribar el antiguo y ruinoso edificio y construir en el mismo solar la Delegación Provincial de Hacienda, obra de José Galnares Sagastizábal, de estilo neoclasico, que no finalizaría hasta 1953, pero orientando su fachada principal “para Sevilla”, dando la espalda al río, al contrario de la Antigua Aduana.  


 Fachada y puerta principal en calle Temprado


Puerta principal en calle Temprado, año 1868


Imagen de la Antigua Aduana tomada desde la Torre del Oro


Derribo del edificio de la Antigua Aduana, 1944



Edificación de la nueva Delegación de Hacienda en el solar de la Antigua Aduana, 1945

Y terminamos esta serie de imágenes de la antigua Aduana de Sevilla con una de la actual Delegación de Hacienda, tomada desde el mismo lugar que la que encabeza el post












4 comentarios:

  1. Qué edificios más elegantes y emblemáticos tenía sevilla en aquellos años. No entiendo de arquitectura, aunque sí de gustos y eso nadie me lo cuestiona. Es lo mismo que la torre que Pelli, será muy moderna y práctica ¡no lo dudo! pero y el ¿impacto en esta hermosa ciudad? Si tuviese que elegir me quedo con la giralda con su vestido de cristiana y mora, aunque lo entiendo, son otros tiempos y haya que adaptarse al momento.

    Unas fotografías antiguas preciosas. Un abrazo Manuel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que recordar que en aquellas fechas Sevilla era una de las ciudades más grande e importante del mundo, y a la que entraba periódicamente ingentes cantidades de riquezas. La mayor parte del patrimonio arquitectónico de la ciudad tiene que ver con el acontecimiento de las Américas. En cuanto a la Torre Pelli, no tenemos que elegir por una de ellas, afortunadamente las dos estarán en pie hermoseando (cada una a su manera) Sevilla.
      Abrazos para ti, Juan.

      Eliminar
    2. Manuel, más de 30 años trabajando en el edificio y no conocía estás fotos. Imperdonable! Gracias, muchas gracias. Un saludo.

      Eliminar
    3. Gracias a ti por la visita.
      Un abrazo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...