Sígueme también en este otro blog:

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Cantautores: Los trovadores del siglo XX


Son muchos los vídeos que hasta la fecha he traído a mi rincón. El de hoy lo coloco por varios motivos:

  • El primero, porque es musical y la música me gusta.
  • El segundo, porque me trae un recuerdo inenarrable.
  • El tercero, porque es de un gran amigo.
  • Y el cuarto –y definitivo-, porque es una buena canción y posee una buena música, si salvamos los años que tiene la grabación y las condiciones técnicas existentes de la fecha.

Pertenece a esa música, casi inédita, que caracterizaba a estos trovadores del siglo XX. Era conocida por un círculo minoritario, que consumía este producto en pequeños bares, centros culturales, conciertos solidarios, etc., pero que pocas veces transcendían al gran público. Sólo en contados casos lograron ser oídos por una mayoría: Luis Pastor, Luis Eduardo Aute, Raimon, Serrat, etc., pero son muchos más los que se quedaron en el camino.
Eran un acicate para la cultura. Transformaban el verso en un soporte de su música, cuando no, componían también la letra ellos mismos.
Eran –son- los cantautores. Un peñazo para muchos, una delicia para otros.

Retrocediendo en el tiempo, rescato esta bella canción que está dedicada a una querida y recordada buena amiga, de esas que jamás se olvidan.

martes, 29 de noviembre de 2011

Ruta IV: Los Marines- Pico Era








Subida al Pico Era desde el pueblo de Los Marines

Altura: 890 metros

Distancia: 4 kilómetros

Desnivel: 15o metros.

Dificultad: Baja (sólo el último tramo, cercano a la cumbre, presenta alguna dificultad)

El sendero comienza en la misma carretera nacional 433 que lleva a Portugal, junto a la planta de áridos. 


 El camino de la derecha nos lleva al Pico Era

Pronto nos encontraremos la primera bifurcación, en el mismo lugar donde está el cartel indicador del recorrido al Alto del Chorrillo. Una vez aquí, tenemos dos opciones para subir:

  1. Seguir hasta el alto del Chorrillo y, cuando estemos arriba, abandonar el sendero que lleva hasta Linares de la Sierra, girar a la derecha, campo a través, teniendo siempre como referencia la antena de telefonía que corona el collado, donde volveremos a encontrar nuevamente el camino que conduce hasta la cumbre.
  2. La otra (que yo recomiendo) es tomar el sendero de la derecha (como se indica en la fotografía). Esta ruta no tiene ninguna dificultad, sólo que hay que llevar precaución de no coger el camino equivocado. Para ello, es recomendable tener como referencia la citada antena que divisaremos a la izquierda de nuestra marcha.
Tomando esta segunda opción, pronto, andados 300 metros aproximadamente, llegaremos a una nueva bifurcación. En este caso cogeremos el camino de la izquierda, sendero con un pronunciado desnivel, que nos llevará al pié de la antena de telefonía.


 Vista de Los Marines desde la antena



Camino de subida



A partir de aquí el sendero se nivela. Caminando unos metros, llegaremos a una portilla que cruzaremos, y, a través de un hermoso castañar, el camino nos dejará a los pies del pico Era, donde encontraremos la única dificultad del recorrido, debido a los ramajes que entorpecen la subida y que ocultan, a veces, el camino (al principio del vídeo se puede apreciar parte de la vegetación). Es el único tramo algo complicado, pero, una vez superado, tenemos la recompensa de estar en una de las cumbres más hermosas del parque (es la cuarta cumbre más alta del mismo) desde la que podremos divisar, gran parte de la provincia de Huelva, y entretenernos, localizando, diversos puntos de la misma: la carretera que va desde Aracena a Linares de la Sierra y Alájar; el mismo pueblo de Linares de la Sierra, Alájar, La Peña de Arias Montano, Navahermosa, Cortelazor, etc.

Este es el final del recorrido. La bajada la haremos por el mismo sendero. Para los que quieran continuar, está la opción de seguirlo hasta Alájar, bien por el cerro del Castaño, o por la Peña de Arias Montano, y regresar a Los Marines por el recorrido que parte de Fuenteheridos, y que ya hicimos en el recorrido II.
A mí me gusta siempre mezclar el disfrute natural del senderismo, con el placer de la gastronomía. Por tal motivo recomiendo regresar directamente al sitio de donde partimos (Los Marines) y darnos un homenaje. Siempre suele haber una buena excusa para realizarlo y, en este caso concreto, para los que tengan intención de hacerlo, el próximo fin de semana (días 3 y 4 de diciembre) se celebrará en este tranquilo pueblo, la XII Feria del Mosto y de productos artesanales y biológicos de la zona.
¡Buen disfrute!




Sendero a través del castañar, una vez pasada la antena






Vista desde el vértice geodésico, sito en el pico Era: Parte Este de la sierra (al fondo, se vislumbra Aracena)




Vista del sector sureste: Al fondo, Aracena; abajo, en el valle, Linares de la Sierra




Vista del sector suroeste: Al fondo, El Andévalo






Vista del sector oeste: Al fondo, el pueblo de Alájar y la Peña de Arias Montano





Vista del sector norte: Los puntos blancos corresponden a los pueblos de Navahermosa y Cortelazor, entre otros.




Placa del vértice geodésico en el pico Era

El vídeo contiene parte de la vegetación existente en la ladera del pico Era, y una panorámica de 360º desde el vértice geodésico de éste.

lunes, 28 de noviembre de 2011

Análisis del los resultados electorales del 20-N



La conclusión más evidente es que la sociedad española es suicida. 17.5 millones de españoles han vuelto a votar a los dos partidos mayoritarios que tantos dolores de cabeza nos están dando. Esta descabellada actitud viene a coincidir con que estos votantes son luego los ciudadanos que más se quejan de la situación socioeconómica del país, y que después, como ha sucedido en esta nueva ocasión, vuelven a dar su confianza a los dos partidos culpables de sus males. ¿Podemos llamar a esto masoquismo crónico?

Hecha esta breve introducción, pasemos al análisis de los resultados que han arrojado estos comicios del 20-N.
  • El primero, y más reseñable, es que el PP no ha ganado las elecciones, a pesar de que haya resultado vencedor; sería más exacto hablar de que las ha perdido el PSOE. El considerable batacazo que se ha dado (pérdida de 4.3 millones de votos ) es el responsable de que los peperos hayan salido victoriosos en este enfrentamiento, gracias a la fidelidad incondicional de sus votantes. En concreto, de los 10. 830.693 votos obtenidos, afortunadamente sólo han recibido 660.720 procedentes del PSOE, los 3.6 millones restantes han ido a parar a IU, UPyD, Equo y la abstención, con lo que se demuestra que, a pesar de la debacle de los socialdemócratas, el PP ha tocado techo y que por más que lo intenten no son capaces de superar esta barrera, con lo que deja las puertas abiertas al siguiente triunfo de su contrincante, una vez que sus seguidores olviden pasados errores, se les pase el cabreo, y se reconcilien con el partido y sus dirigentes.
Las cosas no quedan fáciles para el PP. Las mismas dificultades económicas que les han llevado al éxito electoral, serán las que les vuelvan a colocar en la oposición. Además, las próximas elecciones andaluzas en marzo de 2012 -a pesar de haber obtenido el 43% del total de los votos emitidos en éstas generales- no las tienen ganada, al menos, para gobernar, ya que hasta la fecha, ningún partido que no haya sacado el 47%, ha logrado la mayoría, y aquí, el pacto PP-IU es algo casi improbable.

  • La segunda conclusión es bastante dolorosa, después de ver los resultados que ha obtenido Izquierda Unida, 1.680.810 votos. No quiero ser un agua fiesta, es más –y aunque me haya abstenido-, me alegro de que esta formación logre tener nuevamente grupo parlamentario en el congreso, pero la objetividad no me permite que pierda la cabeza ante este acontecimiento. Seriamente pregunto: ¿De verdad es motivo para estar contentos?La cuestión que yo analizo, no es que IU haya pasado de 2 parlamentarios, a tener 11 -algo incuestionable y justo-, sino que - después del hundimiento del PSOE, con más de 4.3 millones de votantes fugados-, sólo 717.770 hayan decidido apoyar a IU, es un dato significativo que debería hacernos meditar. Si somos realistas, deberemos reconocer que son 717.770 votos “prestados”, y que cuando escampe el chaparrón que cae sobre ellos, éstos volverán a rescatarlos, incluso –como ha ocurrido en más de una ocasión-, a pescar de los 900.000 incondicionales que aún le son fieles a la coalición.
Llegado a este extremo, la conclusión que saco es que IU jamás será una alternativa para detener el empuje de la derecha. Si en esta ocasión no ha aprovechado el mal momento que pasaban los socialdemócratas para salir fortalecida definitivamente, y para motivar a ese 29% de Abstencionistas que no encuentran una razón para votarlo, nada nuevo se puede esperar en futuros comicios. La sociedad, la clase trabajadora, los parados, dan la impresión de que quieren ser representados por dos partidos canallescos, y votar a uno o a otro, según le impulse el cabreo momentáneo. El caudillismo impregna toda nuestra sociedad y está arraigado profundamente en ella, a la menor ocasión que se le presenta, lo refleja. El pueblo es así de desagradecido y da la espalda a aquellos que trabajan y luchan por defender sus intereses, por el contrario, bendicen y ensalzan a los verdugos que los maltratan.

  • La tercera conclusión es la necesidad de una nueva ley electoral. No es justo, ni democrático, que a unos partidos les cueste tanto conseguir un parlamentario, mientras que a otros les salga tan barato, o mejor dicho, no es justo que el voto de un ciudadano de Euskadi, Las Castillas, Canarias, Navarra, algunas provincias de Aragón y Cataluña, etc, tenga más valor que el de otra parte del país. La circunscripción provincial debe desaparecer y si persiste, rectificarla, para que un ciudadano valga sólo un voto, viva donde viva. No es admisible que algunas formaciones (caso de coalición Canaria, Amaiur, GBAI, etc,) hayan obtenido escaños con cifras doblemente inferiores a otras formaciones presentadas en Andalucía, que se han quedado sin ellas. Pongamos el caso de Amaiur: con 333.628 votos han logrado 7 diputados, 47.661 votos por cada uno de ellos, mientras que IU, con 359.521, sólo ha obtenido 2 diputados, y le ha supuesto la escalofriante cifra de 179.760 votos por cada uno; UPyD, con 207.517, no saca ninguno, lo mismo que le ocurre al Partido Andalucista, que con 76.852, también se queda fuera, mientras que otras formaciones, con tan sólo 42.411votos (caso de GBAI en Navarra) obtiene un escaño.
La actual ley electoral se hizo hace más de treinta años, y para unas condiciones muy concretas. Se necesitaba que fuese aceptada, en la transición democrática, por la mayoría de las fuerzas representativas del estado y se transigió en lo que determinados partidos nacionalistas exigían. Pero pasados los años y finalizada la transición, es necesario equipar el sistema democrático español con una justa y acertada ley que no eternice esta desequilibrante desigualdad, que no penalice a unas provincias con relación a otras, y que no mantenga la facilidad que obtienen los partidos mayoritarios y nacionalistas, para sacar representantes allá donde se presentan.
El grito de los indignados del 15-M me viene a la cabeza cuando exclaman que los diputados del congreso no nos representan. Allí hay muchos que no deberían estar (por la escasa representación que los sustentan) y otros, que sí lo merecen, se han quedado fuera.

  • La cuarta conclusión que saco es que el PP no la tiene todas con él. Sólo han pasado unos días, después del 20-N, y el mercado ya les empieza a exigir. La prima de riesgo sigue subiendo. La bolsa sigue desplomándose. La caudilla de Europa –Angela Merkel- comienza a ponerlos firmes. De pronto, sin esperarlo, al PP le asalta la responsabilidad del gobierno que tanto ansiaban. Ya no les valen las trincheras. Ahora tienen que dar la cara y salir a pecho descubierto.
Pronto comenzarán los recortes, las dificultades, las realidades, y el PP se verá en un estallido de protestas que protagonizará el otro gran recortador, el PSOE, acompañado por sus eternos secundarios, los indesmayables y útiles de siempre, IU, CC.OO. y UGT, y –espero equivocarme-, los novedosos del 15-M.
Analizado lo cual, al PP le quedan veintiocho telediarios, a no ser que nos volvamos del todo masoquistas y nos llegue a gustar el barro, cosa que está ocurriendo en Cataluña, donde cuantos más recortes se hacen, más apoyo popular obtiene el partido que los realiza.
De todas maneras, el PSOE empieza a engrasar la maquinaria. Sus periódicos y emisoras de radio ya han comenzado la campaña mediática. Ahora sólo queda encontrar –y poner- al “Claudio” que satisfaga a las distintas familias del partido, y dentro de unos meses, los 4.3 millones de indignados que les negaron su apoyo en esta cita electoral, volverán, cabizbajos, cual hijos pródigos, a la disciplina que este quiere y les exige.

  • Para concluir, referir que ha subido un 2% el número de Abstencionistas, y que nos hemos colocado en el 29% de la población con derecho a ejercer el voto, o sea, la nada despreciable cifra de 10.5 millones de ciudadanos, casi igual que el partido más votado.
Ya sé que este no es un dato relevante –soy objetivo y no caigo en ensoñaciones- y reconozco que en esta cifra no todo el monte es orégano, que es un “totum revolutum”, pero es sintomático que cada vez se incremente más este número, que no haya un mensaje capaz de movilizar a estos ciudadanos que escogen la abstención como única alternativa para mostrar su disconformidad con la política existente, de protesta silenciosa, de darles donde más les duele a los políticos profesionales.
Mientras el ejercicio de la política siga adoleciendo de entrega y seriedad, mientras que la democracia mantenga tantas lagunas discriminatorias, mientras que las cosas no cambien de verdad y no sólo lo parezca, muchos –a pesar nuestro- seguiremos estando en el bando de los no participantes, de los apestados, de la abstención, que, hoy por hoy, es lo que se merece esta farsa teatral que algunos políticos representan.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

La familia y uno más




Inesperadamente, la familia ha aumentado. Ocurrió por primavera. Un día, de pronto, una diminuta forma, con aspecto de garabato infantil, se arrastraba, huidiza, por las lozas templadas del patio.
Aunque la primera impresión fue de sorpresa, al instante identifiqué al nuevo intruso: era una cría de Lagartija común (Podarcis hipánica) que ha “decidido” compartir, por unos meses, su vida con nosotros. No sabemos como ha llegado hasta aquí, ni cómo prosperará en este espacio desnaturalizado, pero su visita nos ha regocijado.
Al principio temimos por su supervivencia; desconocíamos de qué se alimentaban estos pequeños reptiles, pero con el paso del tiempo hemos comprobado que se busca la vida perfectamente, sin necesidad de que nosotros le proporcionemos ninguna ayuda.

Han pasado casi seis meses y no se acostumbra a nuestra presencia. Cuando salimos al patio, escapa disparada, con sus cortas patas y arrastrando el vientre, hacia la seguridad de su escondrijo. Luego, cuando llevamos algún rato en él, parece como que adquiriera confianza y se atreve a corretear entre nuestras piernas, sin importarle lo que hagamos ni hablemos. Da la impresión de que nos haya aceptado, ¡vana creencia!, sólo basta hacer algún extraño movimiento, por ejemplo, levantarnos de la silla, p
ara que salga de nuevo huyendo.

A nosotros nos gusta que siga siendo esquiva, natural, salvaje, lagartija, y que no se convierta en una mascota más de los hombres. Tiene plena libertad para moverse por la parte de la casa que quiera y por instinto, así lo hace. Algunas veces se ha atrevido a penetrar en el interior de la vivienda y explorar el mundo arcano que ésta encierra, incluso, cuando estoy en el estudio, lo ha invadido, subiendo al sillón, tal como haría un pequeño gatillo que buscara el confort que le proporciona el calor de su amo. La muy esquiva ha sido capaz de superar el temor que los humanos le inspiramos y ha recorrido los lugares del sillón más cercanos a mí, así la he tenido próxima a mis brazos, también pegada a la cabeza, correteando a su antojo por el nuevo espacio, como una verdadera desvergonzada.
A cambio, nosotros recibimos la agradable satisfacción de observarla. La vamos viendo crecer por semanas. También percibimos el crecimiento de la cola, puesto que debido a algún accidente, carecía de ésta al principio. Ya sabemos que no come hormigas, como habíamos creído y nos habían dicho. Su alimento suelen ser pequeños insectos: arañas, moscas, mosquitos, larvas, ect.
Después del tiempo transcurrido, nos extraña que aún siga entre nosotros. Podríamos capturarla y soltarla posteriormente en el campo, pero hemos decidido que sea ella quien tome la decisión, el día que lo prefiera que emprenda el viaje a la naturaleza, mientras tanto seguiremos disfrutando con el grácil y emocionante correteo de nuestro nuevo miembro familiar.

martes, 22 de noviembre de 2011

La dictadura de los mercados




Es la nueva modalidad en golpes de estados. Los poderosos, cansados de su último invento dominador –la Democracia burguesa-, y de los responsables de administrarla en el mundo –los políticos-, han decidido volver a coger las riendas de la gobernalidad a través del golpe de estado “incruento” y solapado. Para lograrlo no han hecho otra cosa que repetir los esquemas estipulados para estos tipos de actos:
1. El estrangulamiento económico del país.
2. El desprestigio del sistema político (casi siempre, el democrático) y de la clase política.
3. La creación de un ambiente social receptivo que llegue a creer –y también, aceptar-, que ellos serán los únicos salvadores de la situación.

Si repasamos la historia, este ha sido el esquema empleado en la mayoría de los golpes de estados que se han dado en el mundo. Lo que diferencia a los actuales de los anteriores es que –al menos, hasta el día de hoy- no se ha derramado una gota de sangre para lograrlos. Es otra innovación en el procedimiento, un avance más en su estrategia, ya que sin ésta –la sangre-, el golpe se hace más creíble para las masas, menos repudiables, por lo tanto son más fáciles de aceptar y pueden ser bendecidas por los parlamentos de esos países.
Una vez realizado este atrevido paso, y comprobado el éxito sin apenas esfuerzo, los amos del mundo, los mercados, se desembarazan de los políticos “inservibles”, sin importarles en absoluto que hayan sido elegidos por los ciudadanos del país en el que se han inmiscuido, pasando por alto que en Democracia hay un instrumento legal para sustituirlos: la convocatoria electoral.
Pero el mercado es exigente y no se las coge con papel de fumar. El parlamentarismo fue válido mientras sirvió a sus intereses. Una vez que ha quedado obsoleta su antigua forma de gobierno, han decidido innovar, retrocediendo en el tiempo, y colocarse ellos mismos al frente de éste, transmitiendo a la ciudadanía la falsa impresión de que son los únicos capaces de recomponer el desarreglo que, no lo olvidemos, ellos, y sólo ellos, han creado, tecnócratas y expertos economistas que no fueron capaces de vislumbrar la crisis que se avecinaba, y que después de tres años, no han sabido gestionar.

Así tenemos que el primer ministro impuesto por los triunfadores del golpe en Grecia –Papademos- no es otro que una “eminencia” del Banco Central Europeo, y uno de los miembros de su nuevo gobierno fue el artífice del maquillaje y falsificación de las cuentas griegas, para que este país pudiera acceder al euro.
Otro tanto ocurre con Mario Monti, nuevo primer ministro de Italia, el cual ha ocupado diferentes cargos dentro de la Comisión Europea, siendo responsable de la nefasta política económica de esta institución que aspira a controlar las vidas de todos los europeos.

De esta manera, lo que la protesta popular no ha podido –caso de Grecia-, ni los efectos de la corrupción y la depravación ha tumbado – caso de Italia-, el mercado, con un solo chasquido de los dedos, lo ha logrado.
El capital es implacable, nada puede resistirse a su empuje. Todo aquel o aquello que se interpone en su camino, es derribado. Estamos de enhoramala. Somos testigos del nacimiento de una nueva era, de una nueva forma de gobierno: la del golpe de estado subliminal.
Aunque parezca extraño relacionarlo, parece que se cumplieran los Protocolos de los Sabios de Sión, en concreto, su tercer protocolo, del cual dejo un acceso por si alguien desea echarle una ojeada. Es interesante repasarlos, muchas de la intenciones descritas en él se están produciendo en la actualidad. En el blog "Y tú quién eres" se encargan de publicarlos semanalmente. No os lo perdáis, es bastante interesante y aclara muchos acontecimientos actuales.


lunes, 21 de noviembre de 2011

Feliz cumpleaños, Oliver



Hoy hace diecinueve años que nació mi bebé, mi pequeño gorrión, Oliver.

Parece que fue ayer cuando se levantaba de la cama antes que sus hermanos, iba a la cocina a buscarme y con su pelo largo y alborotado (ahora luce un horrible corte pelo-pincho), su pijamita, siempre largo, siempre heredado, me decía, frotándose los ojos, con un tonillo musical: “¡Mamáaaa!”.
Si me sentaba en el sofá a ver la tele, se acurrucaba en mi regazo como un gatito, lo estuvo haciendo hasta los trece años.
No he sido nunca más feliz que cuando, al volver del trabajo, escuchaba su alocado trote por las escaleras para darme un beso, mi corazón latía alegre al ritmo de sus pasos.

Mi pequeño ruiseñor, de risa y beso fácil, que un día llegó a mi vida sin esperarlo. Aún conservo en una caja su tirachinas y una pequeña pelota con la que jugaba constantemente.
Por las tardes, subía a merendar rodeado de amigos, alegre bandada de gorriones que me inundaba por un momento el salón, y a los que yo despedía entre risas y bromas, pero con la dolorosa certeza de que algún día, irremediablemente, crecerían y todos seríamos expulsados de aquel paraíso prestado.

Me inquieto cuando lo veo serio. Enseguida le pregunto: “¿Qué te pasa Oliver?”. “Nada mamá, ¿Qué me va a pasar?”, responde. Claro, es natural, se está haciendo mayor y ya no ríe por cualquier cosa, pero yo no puedo evitar sentir como si algo atenazara mi garganta, impidiéndome respirar, y la necesidad imperiosa de abrazarlo y protegerlo.

Mi corazón siempre anhelará regresar al país de Nunca Jamás, donde un día se quedó a vivir mi pequeño niño perdido.

¡Muchas felicidades, amor mío!





Autora: Carmela

jueves, 17 de noviembre de 2011

20-N: Lo peor está por llegar




Muchos creen que por el mero hecho de depositar un papelucho en las urnas, por contribuir con el esperpéntico circo que los dos grandes partidos han montado, en definitiva, por comportarse como buenos ciudadanos, el próximo lunes 21 de noviembre todos los males del país se habrán solucionado.
Es asombrosa la simplificación en la que caen una gran parte de los ciudadanos. Posiblemente sea una táctica para evitar el sufrimiento, la depresión o el suicidio, pero al fin y al cabo no es más que una postura escapista. El pueblo no quiere problemas, esa es su consigna más conocida. En ella coinciden la mayoría, ya sean votantes del PP, del PSOE, de Izquierda Unida, o de cualquier otra formación votada. No quieren problemas.
Pensar, hasta les da miedo. Actúan como los insectos, en enjambres: donde va el primero, allá van todos. No importa que el lugar al que se encaminan sea una trampa donde van a perder la vida, les da igual, su cerebro no admiten disquisiciones y les es más cómodo dejarse llevar por los vientos que soplan.

Ahora toca votar PP, aunque nos machacó hace tan sólo ocho años. Dentro de poco, cuando la crisis persista, tocará votar al PSOE, del que han salido corriendo, como si de un apestado se tratase, pero su memoria, su magistral y selectiva memoria les hará funcionar como si fuesen nuevas formaciones políticas que jamás han tenido responsabilidades en la gestión del país.
Después del 20-N, lo peor está por llegar. La política neoliberal que han empleado los “socialdemócratas” será un bálsamo al lado de la que aplicarán los “peperos”. No hay más que echar una ojeada a los Ayuntamientos y Comunidades Autónomas donde gobiernan éstos. ¿Tan ciego hay que estar para no darse cuenta?
El verdadero programa del PP está en la parte no escrita, en lo que callan, en lo que se cuidan no pronunciar en esos actos circenses donde sólo falta –para que se parezca a un verdadero espectáculo romano-, el gladiador y la fiera, porque la reacción del público no puede ser más parecida.
Ahí es donde está el verdadero peligro para el estado del bienestar que hasta hace unos meses disfrutábamos los ciudadanos. Votar a un partido que defiende los intereses de los banqueros, de los grandes terratenientes y los grandes empresarios del país, es, por no decir una burrada, una gran pasada. Porque ¿Cómo pretende un simple trabajador que, el que lo explota en la fábrica, en la oficina, en el almacén, en el banco, venga ahora a salvarlo?
A Rajoy se le acaba el tiempo. Es decir, a la economía española se le acaba el tiempo y es él quien tiene que gestionarlo. Los mercados no esperan más y el que será el nuevo presidente del país lo tiene claro: o actúa con contundencia –o sea, recorta hasta correr el riesgo de amputarse los dedos-, o se produce en pocos meses un nuevo golpe de estado, incruento, solapado –como los de Italia y Grecia-, pero en definitiva, golpe de estado. A los mercados les importa un pimiento la democracia, los votos y hasta los políticos. El dinero sólo entiende de resultados y si éstos no les sirven para lograr sus objetivos, son “aniquilados”.

Uno habla con la gente y nota cierto optimismo por el correctivo que va a recibir el partido que no ha sabido gestionar la crisis, ignorando –esa es mi impresión- que huyendo de un chucho van a caer en las fauces de un lobo. Como sentencia el dicho: Salir de Poncio para caer en Pilatos.
Después del 20-N, en poco tiempo, empezaremos a padecer las consecuencias de vuestro desquiciado voto. Pero no importa, aquí el que no se consuela es porque no quiere. Los prácticos, los positivistas, los resueltos no tendrán ningún problema. Pronto –si los mercados lo permiten- habrá unas nuevas elecciones y tendrán la posibilidad de votar al que han echado, de esa manera intentarán solucionar de nuevo "su problema" y de paso, habrán cumplido con su sagrado deber de ciudadano.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Dos castaños para el parque






Esta semana hemos plantado dos arbolillos, dos pequeños castaños de no más de un año. Son como de la familia. Nosotros mismos recogimos las castañas - el pasado otoño-, en los alrededores de Fuenteheridos; las sembramos ilusionadamente en un par de macetas; con primoroso amor, las cubrimos con un plástico para que no les afectaran las heladas, hasta que, cercana la primavera, germinaron. Desde entonces, hasta que la llevamos a su definitivo emplazamiento, han estado conviviendo con nosotros y las demás plantas del patio. Su adaptación a la ciudad y al clima de Sevilla ha sido excelente –temíamos por ellos durante el tiempo del estío-, afortunadamente no les afectó y llegado el nuevo otoño, y las primeras lluvias que han reblandecido el terreno, hemos decidido llevarlos a un lugar más adecuado.

El lugar elegido ha sido el parque del Tamarguillo, cercano al pequeño lago que existe en él, para que de alguna manera puedan aprovechar la humedad que éste aporta y así les sea más fácil la adaptación al nuevo entorno. No hay que olvidar que la diferencia climática entre la sierra de Aracena y la parte este de Sevilla es bastante considerable.
Pero somos optimistas, los dos estamos convencidos de que con algo de cuidado al principio, los arbolillos prosperarán y una vez que consigan crecer y extender sus raíces por el interior de la tierra, lograrán encontrar el aporte líquido que el cercano estanque les proporciona.
Estamos ilusionados con la plantación. Ahora, cada vez que paseemos por el parque, tendremos una razón más para amarlo: allí se encuentra un trocito de nosotros, nuestro dos mimados y queridos castaños.

Hemos plantado nuestro correspondiente árbol. Tenemos varios hijos. Ya sólo nos queda escribir el libro. 



martes, 15 de noviembre de 2011

Aracena renace en noviembre






Aracena es una bella localidad enclavada dentro del Parque Natural “Sierra de Aracena y Picos de Aroche”. Destaca por su situación estratégica (es uno de los primeros pueblos relevantes –si lo visitamos desde Sevilla- que nos encontramos), económica (sobresale la industria del cerdo ibérico), pero, sobre todo, lo que la diferencia de las demás del entorno, es por su importancia turística, ya que, además del interés paisajístico que despierta, se une también el que supone la existencia en sus entrañas de una magnífica cueva, (“La Gruta de las Maravillas”) y la belleza de su casco urbano, regado con una exquisita arquitectura religiosa, civil y popular, que lo hace determinante.
Este fin de semana hemos vuelto a visitarlo. Si las razones esgrimidas anteriormente no fuesen suficientes para hacerlo, se ha añadido, además, el que celebraba las Jornadas Micológicas que todos los años por estas fecha realizan. Y como es lógico, no lo hemos pensado dos veces y nos hemos plantado allí, la emoción de probar las primeras setas de la temporada es una excusa suficiente.
Es bien cierto que, para los que conocemos el pueblo, no nos resulta difícil seguir degustándolas el resto del año, hay establecimientos donde no les falta nunca este delicioso manjar, es el caso concreto del “Bar Sirlache”, pero la ocasión de saborear las primeras, unido al fenomenal ambiente que esta actividad despierta en el pueblo, genera un aliciente especial en nuestra motricidad que hace que no podamos resistirnos.

El tiempo ha respondido. No ha llovido, el sol no ha molestado y la temperatura ha sido excelente para andar por la sierra. En definitiva, la jornada no ha podido ser más positiva: después del impasse impuesto por el verano, hemos retomado nuestras caminatas por el monte, hemos comido las primeras setas de la temporada y bebido los primeros mostos de la sierra en “El Rincón de Juan”, el de ésta semana, de Arroyomolinos de León (localidad serrana de la provincia de Huelva), y para colmo de la suerte, hemos logrado coger dos buenos cestos de gallipiernos, ¿alguien puede pedir más?

Estas son algunas de las imágenes de la jornada. Deben perdonar la escasa calidad de éstas, pero lo cerrado del día hacía imposible captarlas con mejor nitidez.



Fachada de la iglesia de Nuestra Señora de los Dolores, construida entre el siglo XIII y XIV, en estilo gótico-mudéjar, por la orden de los Templarios. Su aspecto exterior es el de una iglesia-fortaleza, estilo que caracterizaba a esta orden de monjes guerreros.





Torre de la iglesia de los Dolores, situada en la parte norte de ésta, junto al ábside. Es de clara influencia almohade -probablemente sería el alminar de la antigua mezquita andalusí que se hallaba en el lugar que hoy ocupa la iglesia templaria- recordándonos a su hermana sevillana, la Giralda. Su fachada está compuesta por tres frisos, el primero de ellos formado por dos arcos ojivales, y los otros dos restantes, por dos paños de bellísima sebka, ¡auténtica filigrana almohade! Es una pena que no se conservara -como ha ocurrido en Almonaster la Real-, la antigua mezquita mudéjar, ya que, a la vista del alminar, podemos imaginar la belleza que encerraría esta desaparecida construcción.



Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, comenzada en el siglo XVI; hasta que en 1996 se concluyó definitivamente. Es de estilo renacentista y en su construcción colaboraron entre otros arquitectos, Diego de Riaño, Juan de Calona, Hernán Ruiz II, Vermondo Resta, Pedro de Silva y Matías de Figueroa, entre otros.






Fachada del Ayuntamiento, del arquitecto andaluz, Aníbal González. El estilo es neomudéjar.




Fachada del Casino, del aquitecto Aníbal González. El estilo pertenece al regionalismo andaluz.




Vendedor de castañas





Castaños






Tentullos (Boletus Aereus)







Y la reina de las setas, la Tana (Amanita Caesarea), la más apreciada por Julio César en la época que vivió en la Bética; en su honor lleva el nombre científico.


Plato de tentullos




Piara de cerdos ibéricos comiendo castañas





Plato de carne ibérica









Ejemplar de Gallipierno (Macrolepiota Procera)




El resultado de nuestra búsqueda





lunes, 14 de noviembre de 2011

El otoño






El otoño, esa mágica y lírica estación, nos inunda los sentidos y nos desborda de belleza. La luz rivaliza con los colores, jugueteando entre los árboles, revelando asombrosas tonalidades. La tierra se convierte en teñidas y crujientes alfombras que nos invitan al paseo y a la contemplación de desnudos e implorantes árboles que, mirando al cielo, sueñan primaveras.
Festival de colores, bosque encantado, gnomos y hadas brincan alrededor de sus nuevas casas resurgidas, las setas. Los madroños presumen de rojo y las piedras de musgo.  Olor a castañas, a nueces y a olvido. Caen las hojas de los árboles como las del almanaque de nuestra vida. El sentido entierra pasiones, arranca olvidos, que el corazón vuelve a desenterrar. El aire, ocre y limpio, impone nostalgias en la mirada y estertores en el alma, que se niega a morir, apasionada. El otoño nos envuelve con sus colores, sus aromas y su magia, y nos hace soñar, por un corto espacio de tiempo, que somos capaces de reconciliarnos con la vida, y sentirnos agradecidos por poder ser, un año más, afortunados espectadores del mismo milagro.


Texto: Carmela

 








miércoles, 9 de noviembre de 2011

Dos azulejos con dos sentencias lapidarias











La curiosidad me atrajo a fotografiarlos. Hay miles de azulejos donde los “pensadores” anónimos dejan impresas sus modestas frases que, con el transcurrir del tiempo y la evidencia de los acontecimientos, se convierten en un auténtico reflejo de la actualidad.
Estos que se muestran aquí –y algunos más que he guardado para otra ocasión- los encontré en la bella Guadalupe, en la provincia de Cáceres, mientras disfrutábamos de sus deliciosas calles detenidas en el tiempo, y su magnífico monasterio.

Vaya mi enhorabuena a éstos artistas populares.


martes, 8 de noviembre de 2011

La sociabilidad nos convierte en seres domesticados



El pato que sale a mi encuentro es una de los que hace tan sólo unos meses –antes de que el parque se abriera al público- se mantenía silvestre, algo más adelante en el arroyo, en una isleta existente en el mismo, poco antes de que sus aguas abandonen el espacio reservado. En ese hábitat vivieron durante bastantes meses, asustadizos, esquivos, fugaces, incluso fotografiarlos resultaba harto complicado: la genética les informaba de qué animal debían cuidarse.
Hasta hoy, no había observado la mudanza que habían realizado. Bien es cierto que por motivos climatológicos (el implacable calor de mi tierra), hacía algún tiempo que ya no paseaba por el parque, a no ser a visitar a los colegas de los huertos, pero esto último lo hacía directamente, sin necesidad de pasar por el lugar donde habitaban últimamente.
Ha sido esta tarde, después de que las fuertes lluvias hayan dejado la tierra empapada y el olor de éstas -y la de los cientos de árboles que hermosean el paisaje- nos ha llamado a arrebato, cuando hemos paseado, relajadamente, por sus prados y sendas, tratando de recuperar el tiempo transcurrido. De pronto, cuando ya casi finalizábamos nuestro paseo, al pasar cerca de la laguna donde moran otros tipos de ánades –éstas auténticas libres y salvajes- descubrimos que de su orilla salía un pato que se acercaba, raudo, hacia nosotros. Es de los denominados “caseros” -esos que de pequeñitos compramos como juguetes a nuestros hijos, y luego, cuando han crecido lo bastante y ya no nos resultan graciosos, lo largamos-, que al oír el ruido de la bolsa de plástico que llevábamos, se acercó a toda velocidad, y sin temor, hacia nosotros.
Es curioso la capacidad de adaptación de los animales. La necesidad de satisfacer sus necesidades estomacales les ha hecho perder el miedo que en un principio les protegía. Me recordaba el capítulo del libro del Principito, donde el zorro le rogaba a éste que lo domesticara. La cercanía a los hombres los ha convertido en unos patos domesticados, dependientes, adaptados. A cambio de compañía y de alimento, han renunciado a su libertad y a sus orígenes. Los otros, los patos salvajes, asilvestrados, llevan más tiempos que estos en la laguna y jamás han cedidos en sus costumbres. Es una lección que nos ofrece la naturaleza. A semejanza de los patos, hay hombres que nacieron para ser libres y hombres que lo hicieron para ser domesticados.

lunes, 7 de noviembre de 2011

Debate electoral: La constatación del bipartidismo en España


Yo seré uno de esos indeseables que esta noche, repitiendo lo que ya se ha transformado en una tradición en Noche Buena, apagarán la tele y la radio para no ver ni escuchar el fraude de debate electoral que pretenden colarrnos. Por narices quieren convertirnos en un remedo de la política que se desarrolla en EE.UU, o sea, la alternancia en el poder de dos partidos similares, uno, de centro izquierda (el PSOE, que no entiendo por qué continúa insistiendo en “apellidarse” como socialista y, peor aún, obrero), el otro, de centro derecha (el PP), estas escasas diferencias sólo en el argumento, en el palabrerío, pero semejantes en la practica.
“Por sus hechos los conoceréis”, y nunca estuvo más acertada la expresión porque, en definitiva, las actitudes, los resultados, las obras, son las que específicamente nos califican. Que Rajoy y Rubalcaba son la misma cosa, está más que demostrado. Ninguno está por calar, son melones dados a probar. El primero hace algunos años, cuando ocupó varias carteras ministeriales en los gobiernos de Aznar, y el segundo, como ministro de todas las cosas en los gobiernos de Felipe González y hace poco, en el del “iluminado” Zapatero.

Otra razón, determinante, para no colaborar en este esperpento antidemocrático, es el ninguneo y desprecio que se le hace al resto de formaciones políticas que tienen un fuerte respaldo electoral y mucho que contradecir a las propuestas que ofrezcan estos dos partidos de derechas. El debate quedará convertido en una retahíla de falsas alternativas económicas y sociales y de insanas acusaciones, pero se echarán de menos las alternativas que, desde la izquierda, pueda realizar algún miembro de ésta, y cuando digo de izquierdas, no me estoy refiriendo al PSOE.
Llevamos casi dos años de precampaña electoral, precampaña que se ha intensificado desde que, a finales de julio, Zapatero anunció –después de haber negado mil veces (igual que hizo con la crisis) que no adelantaría las elecciones- la fecha del 20 de noviembre para la nueva cita con las urnas. Desde entonces, la contaminación televisiva, radiofónica y de prensa escrita sobre los dos candidatos de la derecha es alarmante. España se ha convertido, por arte de los “periodistas” a sueldo de los dos grandes partidos, en un estadio de fútbol donde solo juegan dos únicos equipos. Da miedo abrir el periódico, ver la televisión o escuchar la radio, por temor a que estos alienígenas que pululan por los “desinformativos” y tertulias, terminen contagiándote su malaleche, porque al principio de este invento (las tertulias), hace ya unos buenos años, aún sabían comportarse y aparentar como que eran independientes, pero de un tiempo acá, ya ni se molestan en guardar las formas. Todas las tertulias están constituidas de la misma forma: un moderador que no modera, que participa más que los propios tertulianos, y que, dependiendo de la desviación lateral que padezca, así arrimará el ascua a la sardina que le paga; dos o tres tertulianos del bando de centro derecha y otros dos o tres del bando de centro izquierda, y a publicitar todas las bondades que poseen sus líderes y sus partidos, algunos con tanta vehemencia que ponen en peligro la integridad física del contrario.

Pero si hay una razón de peso para apagar todos los aparatos, ella es que ya estoy “jarto”. “Jarto” de ver con qué impunidad nos mienten (Rubalcaba es un capeón. ¡Mira que proponer ahora cosas que votó en contra en el Parlamento, hace tan sólo unos días! Rajoy un zorro. Calla, esperando la victoria, para multiplicar por dos, por tres, los recortes sociales que tanto ha criticado que impusiera su partido hermano), y el pueblo sin un gesto de rebeldía. Me desanima comprobar cómo cada día, cada mes, cada año, son más los trabajadores que se desclasan y defienden a estos partidos antisociales y antiobreros. Jamás he logrado comprender cómo un currante puede votar a un partido de derechas. Pasan del PP al PSOE, del PSOE al PP, como quien va de "viacrucis" bodeguero.
Por desgracia, es algo que está ocurriendo cada vez con más frecuencia. El trabajador solo se acuerda del partido de izquierdas cuando tiene conflictos laborales, es cuando recurre a él para que lo “salve”, luego, cuando ha salido del agujero, cuando sus problemas se han resueltos, a votar otra vez a los que lo ha puesto en esa tesitura.

Y para aumentar la “jartura” –y ya acabo-, los casi 500.000 euros que va a costar la fiesta. La verdad es que muchos no lo entendemos. Los artistas (Mariano y Rubalcaba) actúan gratis; el moderador, Manuel Campo Vidal (hablando de periodistas, aquí tenemos un buen ejemplo de apesebrado: de maoísta en los tiempos de militancia en Bandera Roja, miren ahora qué buenos platos le sirve a la élite “socialista” cuando la entrevista), tampoco cobra; los cronometradores del tiempo, tampoco, son voluntarios del baloncesto; los técnicos de cámaras, sonido, iluminación, etc., pertenecen a TVE; el espacio -el Palacio de Congresos de Madrid- está cedido, con lo cual ¿alguien me puede aclarar en qué se van a gastar esos más de 80.000 de pesetas? Para los tiempos que padecemos, en verdad que es otra más de las contradiciones de nuestros políticos: mientras que ellos nos exigen apreturas, por otra parte despilfarran el dinero que nos quitan a nosotros.

Como pueden comprobar, tengo razones justificadas para que esta noche, nada más que acabe de tomarme el yogur, me meta en la camita, coja un buen libro y estaré leyendo hasta que Morfeo acabe con mi intransigente resistencia. Mañana, pasado, y el otro, como en el fútbol, nuestros mortificantes periodistas nos darán su parcial cuenta de los resultados. Los dos habrán ganado. Los dos estarán convincentes. Y es que, cuando la masa se deja transportar, se diga lo que se diga, se mienta lo que se mienta, el éxito está asegurado. Que ustedes lo digieran bien.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Rafael Lozano: "Hay un mar y un cielo"










Sé bien que no derribará barreras, ni servirá para consolar a una dolorida mujer en sus ratos de soledades. Tampoco animará a un pueblo a destronar a sus tiranos, ni a recomponer las tristezas de los corazones rotos. Sé que no llenará las barriguitas vacías de los niños desfallecidos de hambres, ni servirá para curar a los desafortunados en amores. Tal vez sea una cursilada. Quizás una arrogancia desmesurada, un adorno innapropiado, pero es que, cuando algo sale del interior, de ese apartado lugar que sulen mal llamar, alma, aunque sea el acto más desastroso y abominable del mundo, para el que lo da a luz, para el que lo escribe, es el hijo más bello y querido. Así, el poema más terrible, más detestable, peor construido, menos sonoro, para su autor, el poema más horroroso del mundo, se puede convertir en la cración más perfecta del universo.
Y es que, el otoño, incita a estos menesteres. Uno no acaba de superar el gran espectáculo que supone observar, tras las ventanas, los grandes nubarrones grises que se abrazan al horizonte, ni la sonora sinfonía que produce, las gotas de lluvia golpeando los cristales. ¡Ese si que es todo un poema de otoño!

 


Hay un mar y un cielo

 

Hay un mar y un cielo, donde se recogen las almas doloridas.
El mar son tus ojos,
el cielo, mi angustia.
Hay una estación, vacía, sin trenes ni pasajeros,

un andén, una maleta y mil anuncios en las paredes.
El sol ha salido lleno de encono,
pero los graffitis colorean las jornadas de los obreros
para hacerles más llevadera su joroba,
pero en las noches, cuando el cuarto menguante aparece,

las tabernas rebosan de espantosos deseos evanescentes.
No hay lagartos por la calle.
Tampoco se atreve a salir la salamandra.

Todo está lleno de quinquis y de grises,

de putas hambrientas por contagiarte el sida,

de amores esquemáticos y carias huecas.
La inmensidad del mundo

no es más que la imposibilidad de mis deseos,
la escasez de tus caricias,
la exigencia de tu sufrimiento.

Hay un mar de propósitos

y un cielo de quieturas,
un halo de ternuras insufribles

y un camastro desvencijado donde me deshilacho.

Entre los cuatro me desenvuelvo,
a un paso de cada uno me encuentro.
El mar, es un precipicio de deseos,

el cielo, una nube donde cabalgo,
el halo, el vestido con el que me disfrazo,
y el camastro, el hueco tibio de tus brazos, donde me refugio.







martes, 1 de noviembre de 2011

Halloween entierra a nuestros muertos



La idiotez invade el país. Cada día compruebo con más estupor, cómo las cosas más absurdas y frikis nos invaden. No es que hayamos destacado por ser excesivamente ingeniosos durante la historia, pero al menos, antes de que las películas norteamericanas nos invadieran y los “modernísimos” se pusieran manos a la obra, el país conservaba casi intactas las tradiciones centenarias. Y no es que yo sea un intransigente conservador al que le enloquece revolcarse en las viejas costumbres, pero puestos a escoger, uno prefiere celebrar el día de Navidad, antes que el día de acción de gracias; prefiero que sigan trayendo los juguetes los Reyes Magos, a que lo haga el gordito de la Coca-Cola; y, por supuesto, prefiero llevarle flores –aunque sea sólo una vez al año- a mis queridos muertos, que vestirme de payaso y salir a la calle a pedir caramelos.

No sé qué le ocurre a esta sociedad. La noto cada día más superficial y vacía. Todo lo que suponga cachondeo es acogido al momento. Nada importan los cinco millones de parados, el millón y pico de familias que no ingresan ni un euro en la casa, el peligro que se avecina con la victoria electoral de Rajoy. Nada duele. Nada nos detiene.

Así, poco a poco, nos vamos hundiendo. Nos vamos convirtiendo en seres comatosos que sólo necesitamos para sobrevivir, sabernos vivos. Lo demás es superfluo. No sirve para nada profundizar, la ordinariez es el alimento que nos mantiene calamitosamente en pie.

En este momento, cuando el sol acaba de hundirse por occidente, la noche pacífica de otros días está siendo adulterada por el estallido de petardos y cohetes. No sé de donde ha venido esta moda. Desde hace un tiempo, a falta de originalidad para mostrar tu contento, el sucedáneo es el petardazo. Incluso en Navidad, ha sido el sustituto de la pandereta y la zambomba. Ya no suenan los coros de campanilleros por las calles de mi Andalucía, ni huelen las casas a los dulces que las madres hacían para la ocasión. Ya no se escuchan villancicos y los pocos que se oyen, mejor no hacerlo: son ñoñas canciones norteamericanas.

Mañana, nuestros muertos, estarán un poco más muertos. Pocos serán los que acudan a limpiarles la tumba, cambiarles las flores secas, quitarles los jaramagos que en los extremos han crecido y, de paso, contarles, en voz baja, cómo van los asuntos de la familia. ¡Hace tanto frío allá abajo, que no les vendría mal un poco de ternura! Por un día les hará bien que les miremos, fijamente, a los ojos de esa fotografía que depositamos hace bastantes años sobre su tumba.
Recuerdo, cómo el cuarto de mi madre se transformaba en noviembre en una capilla. Sobre la mesita de noche, junto a las fotos de los seres desaparecidos, un pequeño vaso de agua, con algo de aceite, contenía la luminaria que desprendían varias mariposas encendidas. Aquella luz se mantenía viva –siempre me pareció un milagro- durante todo el mes noviembre. Jamás la vi por un instante apagada. Daba la impresión que de su luz dependía la conexión extraterrenal con los seres desaparecidos, los parientes queridos que se fueron.


Y hoy ¿qué tenemos? No nos queda casi nada. Estamos tan menguados, tan vacíos, tan huecos, que celebramos una fiesta extranjera, lejana, carnavalesca, chirriante, de mal gusto y payasa. Son cosas de la “modernidad”, imitaciones sociales de la cinematografía. Como somos tan supermodernos y estamos tan escasos de personalidad, llegará el día en que –a imitación del Gran Imperio- acabemos celebrando –también- el día de acción de gracias, aunque la mayoría no sepa qué celebra.

Y los petardos siguen tronandos. ¿Es que son necesarios?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...