Sígueme también en este otro blog:

domingo, 31 de enero de 2010

Nueva medida antisocial de Zapatero


El pasado consejo de ministros del viernes ha vuelto a tomar una nueva medida negativa contra la mayoría de los españoles: la propuesta para la reforma del sistema de pensiones -que fija la edad para jubilarse, un trabajador, en 67 años, frente a los 65 años actuales-, en un intento desesperado por mantener un estado del bienestar ficticio, -que sólo paises poderósamente ricos se pueden permitir-, y contentar a los sectores más influyentes de la sociedad (periodistas, liberales, parásitos, etc., resumiendo, la "creme de la creme") y poder contrarrestar lo que ya es inevitable, su relevo al frente del gobierno en las próximas elecciones.

El hecho satisfará a los grupos de presión que tan apasionadamente lo venían demandando, como el que representa a los profesiones liberales; a los perceptores de grandes -y fáciles- sueldos, que no quieren que se les acabe el chollo; a los que jamás en su vida han dado un palo al agua, y que saben del esfuerzo, solo por oídas (periodistas, opinadores, "intelectuales", aburridos, etc.) Individuos, en fin, que accedieron al empleo con más de veintitantos años, cuando la mayoría de los españolitos, llevábamos más de ocho o diez años trabajando, porque en mi época - lo recuerdo para los desmemoriados- raro era el niño que no comenzaba a trabajar con diez y doce años, y en trabajos de dureza física, no en la comodidad -como ellos- de un despacho.

Medidas como las que acaba de aprobar el gobierno Zapatero, atentan contra los derechos consolidados, con gran esfuerzo, de los trabajadores, y contra todos los más elementales principios que ellos dicen defender, además de ser una burla descarada para la inteligencia. Después del alto número de las prejubilaciones que están aceptando para trabajadores privilegiados de las grandes empresas del estado, no puede pretender que, profesiones harto insufribles como albañil, camionero, minero, limpiadoras, y otras por el estilo, quieran prolongarle su padecimiento dos años más, máxime, cuando las empresas ya no los quieren. En una comunidad como Andalucía (26% de desempleo), donde la mitad de los habitantes están en el paro, y la otra, son funcionarios, leyes como estas, son una agresión desvergonzada contra el ciudadano. ¿Ya se olvidaron -o es que tal vez nunca lo creyeron- de la tan cacareada sociedad del bienestar que nos ofrecían hasta la saciedad cuando querían gobernar? El silencio de los sindicatos "verticales" ante la serie de agresiones que comete este gobierno, nos trae, nuévamente a la actualidad, aquel antiguo debate de los sesenta, donde algunos defendíamos que el sindicalismo jamás había sido, ni sería, un elemento revolucionario, y que en sus direcciones siempre se colocarían elementos arribistas que sólo piensan en la manera de llenar sus estomagos.

Medidas como las aprobadas el viernes por Zapatero y su corte de ministras/os "bien", o sea, de gente que jamás han sabido lo que es trabajar y lo duro que es el esfuerzo, hacen que se tengan merecido el pase a la oposición, lugar adecuado para su berborrea "rojera", aunque el que los sustituya sea el mismísimo diablo. A las pruebas me remito; si contra Franco peleábamos más y mejor, y contra Aznar también, la ecuación está fácilmente resuelta: contra Rajoy será más sencillo. Amen.
Para endulzar un poco el mal sabor de boca que nos ha dejado, al menos a mí, esta noticia, os dejo un poema, y una canción de Paco Ibáñez con letra de Neruda. Que os reconforte.
No están los tiempos para amar.
Difícil están los días para besos.
El amor de tu mirada escuece
en estos penosos momentos.
Mal están las sombras para caricias.
Deja que corra el agua por tus manos.
Abre la puerta para que salga el silencio.
En estos desdichados días,
amiga mía,
difícil se me hace decirte:
te quiero.

sábado, 30 de enero de 2010

Deberes para el fin de semana


PARA LEER

Ignacio Aldecoa, nace en Vitoria el 24 de Julio de 1925 y muere el 15 de Noviembre de 1969.
Nacido en una familia burguesa de Euskadi, cuando es mayor , en política, escapa de cualquier encasillamiento; básicamente es un hombre de izquierdas, pero su independencia feroz y su sentido crítico agudizado le impiden afiliarse a cualquier partido. Sentía un gran amor a la libertad y la justicia, y su solidaridad con las personas le llevó a escribir de ellas y de su dignidad.
Aldecoa pensaba, como Sartre, que "el hombre es una pasión inútil", pero se sentía absolutamente solidario con ese hombre condenado a vivir sin sentido, abandonado y luchador. Agnóstico desde pequeño, tenía un sentido materialista de la existencia, afirmando que después de esta vida no hay nada.
De él leeremos "
La despedida", cuento donde el autor nos relata, de manera soberbia, el vínculo afectivo que se crea entre dos personas, y lo traumático que resulta la despedida. La soledad de la separación temporal, viene acentuada por la angustia de la separación definitiva. Magistral Aldecoa, ya es hora de reivindicarlo como uno de los mejores cuentistas de España.


PARA OÍR

De Henryk Górecki, "Sinfonía nº 3 Op. 36
Nacido en Czernica (Polonia) el 6 de Diciembre de 1933. Su condición de católico influye decisiva mente en la obra musical de Górecki, potenciado más tarde cuando viaje a París a continuar sus estudios musicales; allí tendrá ocasión de oír a compositores censurados en su país como Webert, Messiaen, o Stockhaoseu.
Su música abarca gran variedad de estilos, aunque las más recientes son catalogadas próximas al minimalismo.

De él escucharemos la Sinfonía nº 3, conocida también como Sinfonía de las lamentaciones, escrita en 1976, para orquesta y soprano, dividida en tres movimientos.
La música es lenta y contemplativa, produciendo, al cabo de un rato, el efecto deseado por el autor de introducirnos en un estado de paz interior que predispone automáticamente a que nos aislemos, por un momento, de los malos "rollos" del día.

Un disco para alcanzar las estrellas, si lo pretendemos.







PARA VER

Habana, de Sydney Pollack, año 1990.

La película nos traslada a la Habana de Batista, poco antes de la victoria de los revolucionarios (finales de 1958) y, a través de un jugador empedernido norteamericano, nos sumerge en el inframundo político y social que existía en aquel "protectorado" USA.
Magnífica interpretación de Robert Refort, e inmejorable, y nada convencional, final.

Recomendada para nostálgicos proyanquis y para incautos "libertadores".







UN CORTO

Nos muestra el caso de una periodista, aunque extrapolable a cualquier faceta profesional y cotidiana, donde nos quieren transmitir que el fin jamás justicia los medios. Magnífico.






PARA EL ALMA

Todos ustedes parecen felices...

...y sonríen, a veces, cuando hablan.
Y se dicen, incluso,
palabras
de amor. Pero
se aman
de dos en dos
para
odiar de mil
en mil. Y guardan
toneladas de asco
por cada
milímetro de dicha.
Y parecen -nada
más que parecen- felices,
y hablan
con el fin de ocultar esa amargura
inevitable, y cuántas
veces no lo consiguen, como
no puedo yo ocultarla
por más tiempo: esta
desesperante, estéril, larga,
ciega desolación por cualquier cosa
que -hacia donde no sé-, lenta, me arrastra.

Angel González



viernes, 29 de enero de 2010

Un paseo por el Aljarafe sevillano



Nuestros antepasados andalusíes llamaron a los cerros que, sobre el suroeste de la capital, embellecen el paisaje del valle del Guadalquivir, (heredero de lo que hace miles de años fue el Lago Ligustino) “los jardines en alto” (castellanizado Aljarafe), por la fertilidad de sus tierras y lo suave del clima; y no se quedaron cortos al denominarla, porque eso es lo que parecen estas alturas cuando cruzamos el río y nos dirigimos hacia ella, a pesar de las continuas agresiones que las urbanizaciones incontroladas están provocando en el entorno.

En este encantador espacio donde, todo el que puede, instala su residencia, aún se conservan restos de asentamientos milenarios, como, nada más subir, sobre La Pañoleta, en el Cerro del Carambolo, lo que el profesor Carriazo llegó a creer que sería la ubicación de la legendaria ciudad de Tartesos y donde, en el año 1958, se halló el tesoro que lleva su nombre, pero que hoy, después de la demolición del edificio que albergaba el Tiro de Pichón, ha permitido realizar nuevas excavaciones con métodos y técnicas más avanzadas que han dado como resultado el hallazgo de restos del primer y único templo fenicio del que se tenga constancia en la península (siglo X a.c.). Por desgracia, la dejadez que la Junta de Andalucía muestra por nuestra cultura se hace evidente, una vez más, permitiendo que los pocos centímetros de paredes construidos de mampostería que se alzaban, con las inclemencias del tiempo y los años de abandono, le han producido daños irreparables , y que el espacio donde se asienta, en lugar de convertirlo en centro de interpretación de la cultura tartésica, se haya convertido en un vertedero, donde los jóvenes acuden a celebrar sus botellonas.

Cercano a este lugar está Valencina, donde podremos admirar los dólmenes, construidos hace 5.000 años, que estas sociedades tan primitivas levantaban para el enterramiento de determinados miembros de su pueblo. Están excavados el de Ontiveros (descubierto en 1948), Matarrubilla ( 1917, con una galería de 30 metros de longitud) y La Pastora (1860, el más largo actualmente conocido, 46 metros.) Cercano a éste, en el término municipal de Castilleja de Guzmán podemos visitar la zona de Montelirios, (también hay restos de un dolmen) lugar donde podremos observar los destrozos que, al patrimonio cultural, han producido estos ayuntamientos incultos, sólo preocupados por la especulación urbanística como medio descarado de engordar sus cuentas particulares. Todas las casas adosadas del entorno tienen de cimentación un trozo de nuestra más remota historia.

Visita aconsejable también a la ermita de Cuatrovitas, en Bollullos de la Mitación, para gozar de su torre, resto, maravillosamente conservado, del antiguo alminar de la mezquita que en aquel lugar se alzaba y que, por fortuna, no tiene remate cristiano. Es una maravilla de filigranas y, al pronto, nos recuerda a su hermana sevillana, la Giralda. Como detalle original de esta ermita destacamos que la cabecera está orientada al norte y no al este, como es tradicional en las iglesias españolas.

De aquí nos dirigiremos al pueblo cercano de Umbrete, donde, si tenemos suerte y la encontramos abierta, podremos admirar su extraordinaria iglesia, digna de cualquier capital de provincia y, frente a ella, la, antaño, casa veraniega del arzobispo de Sevilla, lugar elegido por éstos para hacer más llevadero los padecimientos estivales. Fé no se si tenían, pero lo que es indudable que no les faltaba, era instinto de supervivencia.

Y como todo no va a ser atracones visuales, aprovecharemos que estamos en la ciudad del mosto y en la fecha recomendada para su consumo, y nos meteremos en cualquier lugar a degustarlo. Para llevarnos algunos litros a casa, recomiendo la Bodega Salado, vieja bodega visitable, y lugar idóneo para comprarlo. Para comer –porque también habrá que satisfacer los instintos primarios- cualquier bar es adecuado, dependiendo del vil metal del que podamos desprendernos. Para los exigentes, Casa Rufino, no saldrá descontento; para los menos acaudalados, El Batato, Las Farolas, Casa Ruiz, El Cano, etc., son algunos donde comerán y beberán mosto umbreteño a gusto, y de los que también saldrán satisfechos.
Que les aproveche.

jueves, 28 de enero de 2010

Encontrar al ser que va contigo

Las personas seguimos siendo enormemente primarias. Pasamos por el tiempo, pero éste -¡Ay!- no pasa por nosotros, si no es para añadirnos más arrugas en el rostro y unas cuantas canas en la cabeza. Los erróneos conceptos a los que nos agarramos -quizás por desesperación, o tal vez para paralizarnos- de que somos un animal evolutivo y que con sólo dejar pasar los años, se producirán formidables transformaciones en nuestro perfil humano, nos lleva a grandes y desagradables sorpresas cuando, al final de la vida, nos encontramos frente a frente con el gran jurado que evalúa la película que hemos protagonizado.
La necesidad que tiene el hombre de saberse superior al resto de los animales para olvidar su parentesco con él; la soberbia de creerse con razonamiento y aquellos con instinto; o el temor de reconocer que, cuando esto que llamamos vida, se acabe, ya no habrá nada, hacen que nos convirtamos en auténticos paranoicos que nos llevamos la mayor parte de nuestra existencia, tratando de solucionar la estancia en el otro mundo, olvidándonos por completo de vivir, inténsamente, los días que pasemos aquí.

Todos aceptamos la infalibilidad del cambio y, por ello, lo vamos aplazando para más tarde, confiados en que sólo por el hecho de desearlo, alcanzaremos el milagro. Pero en cada evaluación -cosa que hacemos en las fechas convenidas de finales de veranos y años- recibimos el contundente tortazo del suspenso y, como somos animales y actuamos como ellos, pues vuelta a empezar: hacer una lista de buenos propósitos, repasar lo que hicimos y lo que dejamos por hacer, etc., para, pasado otros 365 días, volver al principio.
El ser humano es un animal racional, pero obstinado, siempre queriendo alcanzar lo imposible. Me recuerda aquello del gato que se llevaba horas tras horas, dando vueltas sobre sí mismo, queriendo atrapar, en un intento inútil, su cola, hasta que se cansaba y se ponía en marcha, pero ignorante de que, sin pretenderlo, la cola le seguía a todos los lugares que iba. Igual nos ocurre a nosotros, que perdemos enormes energías tratando de encontrar lo que, nada más que poniéndonos en movimiento, llevamos dentro.

miércoles, 27 de enero de 2010

Seamos realistas: ¡Nucleares, NO, gracias!

La voraz competición que han emprendido algunos ayuntamientos españoles por la adjudicación de un nuevo almacén de residuos nucleares para su municipio, nos trae, nuevamente, el debate nuclear. Yo no soy físico para opinar, profesionalmente, sobre las bondades o perjuicios de esta fuente de energía, pero también desconozco las propiedades físicas del fuego y sé, que si me arrimo, quema. Además, de la mayoría de profesionales que opinan, hay que desconfiar, ya que están obligados, por razones económicas, a declarar las bondades del uranio. Igual que ocurre con la telefonía móvil; según ellos, no hay por qué alarmarse, todo son ventajas y parabienes, pero cada día aparecen más casos de cáncer entre la población cercana a una antena.

Por si acaso, estos defensores de la modernidad, si pueden, viven alejados de centrales nucleares y antenas telefónicas, por si acaso. Además, la pasada semana tuve que oír de boca de un empedernido defensor como Sánchez Dragó -después de despotricar contra toda la morralla inculta e incívica (son sus palabras) que defienden el "Nucleares, NO, gracias"- que él, en su caso, si quisieran hacer lo mismo en su pueblecito, se opondría enérgicamente.¡!. Y es que, remataba, ¡su pueblo es tan bonito!

Los que en su día defendimos el "Nucleares, NO, gracias" y nos colocamos la chapa en un trocito de tela, en la parte izquierda de la camisa, seguimos teniendo razones justificadas para oponernos, radicalmente, por varios motivos:
1º.- No necesitamos producir cada día más energía; lo que hay que hacer es consumir menos.
2º.- La energía "más limpia" -término que emplean, hasta el empacho, los defensores- es aquella que no se produce.
3º.- Para solucionar nuestros problemas inmediatos, no podemos hipotecar el futuro de los que vienen.
4º.- El consumo energético debe tener un límite; no podemos llenar el país -como vemos últimamente- de generadores eólicos y placas solares. (Se da el caso, en Andalucía, donde están abandonando la siembra en el campo, sustituyéndolas por plantaciones de placas.)
5º.- Y la más significativa para mi determinación: la de comprobar que los que apoyan estas medidas son los de siempre, los que , si es necesario, pasan por encima de todos, o sea, los derechones.
Cuidado con lo que oímos, que una mentira, cuando se repite mil veces, acaba siendo verdad. Pongámonos en guardia contra su verborrea, porque tienen acceso diariamente a todas las tribunas de opinión y tratarán de desarmarnos con calificaciones poco ortodoxas, recurriendo, si les vienen en ganas, al manido recurso de lo "elementales" que somos.

Concluyendo. El que quiera centrales nucleares y almacenes radioactivos, que los ponga en su casa, y la basura que produzcan, que las entierren en su jardín, que para eso tienen. Y que les aproveche.

martes, 26 de enero de 2010

Rafael Lozano: "Retazos de infancia" (Relato)





Recordar la niñez es evaluar lo no superado de la vida; tasar de nuevo los logros insignificantes que, un rosario inmaduro de años, casi nos marcaron; es volver a hacer una parada en el camino y meditar, ora apenado, ora violento: ¡Cuánto deseé y qué poco he conseguido!

Yo fui un niño de ciudad añorante, como otros muchos, de lo que era y significaba el campo; soñador, poeta, alquimista, ciempiés de patéticos parajes. Fui un niño de ciudad medio arbusto, medio arado, un terruño urbano, una acequia vacía que calmaba su sed en aquellos tibios y alfombrados lugares.


Mi padre consiguió descifrarme, pacientemente, multitud de incógnitas que encerraba aquel vasto imperio. Me enseñó a conocerlo, tratarlo, gozarlo, imitarlo, y lo que aún fue más extraordinario, ¡cómo amarlo! Aquella temprana enseñanza dejó marcado en mí el respeto y el cariño que en adelante sentiría por todo lo que se relacionara con la naturaleza. "Si quieres ser libre -repetía en más de una ocasión- vive la plenitud del campo con todas tus fuerzas"

Hoy entrecierro los ojos y, gozoso, saboreo las imágenes de nuestros paseos mañaneros, anhelantes, marcados, lentamente sobre la yerba humedecida, por las gotas celestes de un maná tempranero. También recuerdo aquél zurrón tan grande que, a pesar de lo muchos nudos que encogían las tirantas, fustigaban mis escasas nalgas; hecho de menos los dulces ratos que pasábamos las noches del sábado, acurrucados sobre las gavillas de trigo y los cortantes tallos de pajas secas, exigiéndoles hasta su último centígrado de calor. Era el momento escogido para la deslumbrante clase de astrología. Con una una voz envolvente, de esas que abrigan el alma, me iba señalando sobre la pizarra del firmamento, el Camino de Santiago, y me daba amplias explicaciones del fastuoso recorrido que sobre él realizaba diariamente el Carro, amén de la localización y el nombre de algunas constelaciones y estrellas.

Todo valía la pena. Supimos ser libres en la inmensidad de la naturaleza. ¡Lástima que me dejara tan pronto! Yo aún no había aprendido mucho, pero, desde entonces, he conseguido saber digerir el arañazo de una acacia, o degustar, extasiado, la música vivaldiana de un búho en la soledad imperiosa de la noche. He logrado conversar con campesinos sin sentirme acomplejado, o con los pastores, redondear el sustancioso queso de la vida. He podido encaramarme a la majestuosidad de un árbol y , desde su altura, apreciar la inferioridad del edificio humano; leer en las pisadas de los pájaros y en los gestos de los retorcidos y centenarios olivos; discutir de tú a tú con Whitman sobre la maculada blancura del hombre, sin darnos tregua, y luego, despacito, haciendo un nuevo alto en nuestro camino, amarlo y esculpirlo con mis manos sobre la fresca alfombra.

Mucho de lo que soy, se lo debo a él, pero tristemente, sólo sé orientarme en el campo. Cada vez que pienso en mi niñez me hago más viejo. ¡Tanto como deseé y qué poco he andado! ¡Cómo nos pasa el tiempo! ¡Tanto anhelar y heme aquí, temeroso y quieto!




lunes, 25 de enero de 2010

Cómo vivir con 800 euros y no morir en el intento


Me cuenta un antiguo amigo, pensionista a la fuerza, que este año la revalorización de su pensión asciende a un 1%, y que pasaría a percibir 857 euros mensuales, en lugar de los 868 euros al mes del año pasado. Tal como lo leen, no es un baile de cifras.
--¡Caramba, Pepe, vaya una extraña subida!
Y José, con la calma que acostumbra tener los que en la vida han nacido perdedores, me aclara, que la revalorización es del 1% citado, pero que este año, a diferencia de los anteriores, le retienen un 2,30% para el IRPF (ya sabemos, el Impuesto Revolucionario Para Fustigar.)
--Dilo en tu blog, Manuel, para que se entere la gente.
La noticia me llena de perplejidad. Uno conoce que el despilfarro de caudales que mantiene el gobierno ha de sacarlo de alguna parte; como sé también que no poseen varitas mágicas, ni macetas de geranios donde florezcan billetes de 500, pero ¡Coño! -perdón- esto toca lo absurdo, cuando no lo grotesco. Porque financiar la insaciable sed de gastos que mantienen estos mandatarios, a costa de pensiones tan exiguas, es para descolocarse, tomar la acera de enfrente, y darse de baja, donde eso se haga, como español. Y me callo lo que siento. Y me trago lo que pienso, porque hay momentos en la vida donde las ideas pueden convertirse en algo siniestro.
En un país donde el dinero se derrocha a diario en proyectos incomprensibles para el ciudadano medio; donde se mantiene a un parásito ejército de políticos, secretarios, subsecretarios, directores generales, etc.; donde continuamente se tiene subvencionado al pelota de turno que los anima a seguir gobernando, en un país, repito, como éste, es inadmisible, sin que se les caiga la cara de vergüenza, que se recurra, para "aligerar" el déficit presupuestario, a las paupérrimas nóminas de pensionistas y asalariados. Porque esta es otra: a las grandes fortunas ni tocarlas, no sea que se lleven sus cuartos a otro lugar, o peor aún, se enfaden , que en definitiva, es lo que más temen esta chirigota carnavalesca socialista.
Para una persona que sobrevive al mes con 857 euros, la guerra de cifras que ha mantenido el Ministro de Fomento la semana pasada, respecto a lo que ganaban los controladores aéreos, le habrá parecido grotesco, cuando no hiperrealista. Sr. Ministro, aquí no se trata de que estos señores ganen o no lo que todos vosotros les habéis concedido por el temor que os imponen; lo que de verdad es discutible, son las veces que usted y demás ministros duplicáis la pensión de mi amigo Pepe, y la de muchos españolitos. Hay veces en que uno se avergüenza de ser español, y este de hoy es uno de esos días.
Por favor, que paren el mundo que quiero bajarme.


domingo, 24 de enero de 2010

It´s A Beautiful Day: Cuando la belleza se hace música




Este Grupo de Sonido Psicodélico, con Influencias innegables de la Música folk, surge en 1967 en San Francisco, donde vendrían a compartir un lugar dentro del ya reñido espacio del sonido psicodélico, que ya lideraban otras importantes bandas de la costa oeste de California como Grateful Dead, Jefferson Airplane, Quicksilver M. S. o los Big Brother & The Holding Co. de Janis Joplin.  
El grupo estaba compuesto por David Laflame, líder, cantante, violinista y compositor; su esposa Linda Laflame, responsable de los maravillosos sonidos de teclado; Patti Santos, voz dulce y aterciopelada; Hal Wagenet, guitarra; Mitchel Holman, bajo; Vall Fuentes, batería. 
En 1969 editaron su primer disco al que titularon con el mismo nombre que la formación, "I´ts a Beautiful Day", que tiene en su haber ser considerado uno de los mejores discos de rokc de la historia de la música, así como también, uno de los más desconocidos para los amantes de este género.

Para los que tuvimos la suerte de toparnos con este grupo -allá en las postrimerías de los años sesenta y gracias a nuestra persistente búsqueda de nuevos sonidos- descubrimos, gratamente sorprendidos, la belleza que proporcionaba oir las voces conjuntas y melodiosas  de David y Patti; la armoniosa sensualidad musical de los teclados de Linda (genial en "Girl With No Eyes"), o la original y novedosa inclusión -qué más tarde se generalizaría en otros grupos-, del violín de David. 
Canciones como "White Bird", o la ya mencionada "Girl With No Eyes", nos transportan a una dimensión musical donde es posible alcanzar el Paraiso con los dedos.

Pero, por desgracia, lo bueno suele ser efímero, y este grupo no habría de ser diferente. Tras su sorprendente salida a la escena musical, "It´s A Beautiful Day" grabarían tres discos más (Marrying Maiden (1970), Choice Quality Stuff (1971), y Live At Carnegie Hall (1972), pero ninguno de la importancia del primero , y tal vez motivado por la escasez de ideas, o por las nuevas salidas y entradas de miembros en el grupo, lo cierto es que la formación se disuelve en el año 1974 , cuando ni el mismo fundador estaba ya en él. 

Este era el proceso habitual en la época. Los componentes de infinidad de formaciones aparecían y desaparecían como setas en un buen mes de noviembre. Unos para proseguir su carrera como solista, otros, para formar un nuevo grupo que le aportara mejores sensaciones, el caso es que la vida musical de este grupo resultó ser bastante breve.
En el año 1997 vuelven a reagruparse a iniciativa de dos antiguos componentes: David Laflame y Vall Fuentes,  pero debido a la falta de ideas , el abandono de los hados, o tal vez el implacable paso del tiempo, hizó que jamás volvieran a sonar con la frescura y la belleza del principio.


sábado, 23 de enero de 2010

Deberes para el fin de semana


PARA LEER


De Julio Cortázar el relaro "Final del juego". En este cuento aparece el juego en su más pura esencia: es un juego de niños que recrean situaciones y juegan a ser otras personas, pero también es un arma de doble filo. Leticia, al componer personajes tan maravillosos que viven realidades lejanas a su enfermedad, terminan confudiendo a Ariel, quien se enamora de estos personajes. Este entra en el juego sin conocer todas las reglas; Ariel juega desde su ignorancia, desconociendo la enfermedad de Leticia, lo que les trae complicaciones y tienen que finalizar el juego.

La concepción de Cortázar del juego introduce nuevos elementos a la definición tradicional: para él, jugar es organizar la vida, inventar ritos y ceremonias para aplicarlas a situaciones cotidianas. Los personajes no siempre saben del juego, ni se divierten jugando. A veces el precio que pagan por jugar es caro.

Para mí, Cortazar es el mejor contador de relatos, superando, incluso, a su maestro Borges. Esta es una muestra.


PARA OIR

De It´s A Beautiful Day su primer disco "It´s A Beautiful Day".
Exelente disco y mejor banda que nos sorprendió a finales de los años 60 con esta maravilla de sonido. El grupo lo componían David Laflame, compositor, cantante, violín y alma del grupo; Linda Laflame (esposa) en los teclados; Val Fuentes, batería; Mittchell Holman, bajo; Hal Wagenet, guitarra; Patti Santos, voz.
Consiguieron un personal sonido con reminiscencias folk, apoyándose en las bellísimas conjunciones vocales y lo acertado de sus composiciones. En 1969 aparece su primer disco titulado como el grupo, soberbio, sorprendente, original para la época, quizá uno de los mejores disco de la historia de la música. Si bella era la música, aún más la carátula. Degustenlo a sus anchas.






PARA VER

La delgada línea roja del director y guionista, Terrence Malick.
Película atípica en el contexto del cine comercial norteamericano. El director obvia de forma radical la defensa de los valores tradicionales presente en la mayoría del cine bélico. Aquí no hay no buenos ni malos; el director construye un retrato monumental e intimista, físico y espiritual, de un grupo de personas enfrentadas a una situación límite.
Más que una película de acción, es un canto a la naturaleza, al ser humano en su pureza original, a la vez que una reflexión crítica sobre la maldad inherente a la condición humana y su tendencia a la autodestrucción.
Pónganse cómo y disfruten de ella.







PARA EL ALMA
El adiós

Entró y se inclinó hasta besarla
porque de ella recibía la fuerza.
(La mujer lo miraba sin respuesta.)
Había un espejo húmedo
que imitaba la vida vagamente.
Se apretó la corbata,
el corazón,
sorbió un café desvanecido turbio,
explicó sus proyectos
para hoy,
sus deseos y sus sueños para ayer
para nunca jamás.
(Ella lo contemplaba silenciosa.)
Habló de nuevo. Recordaba la lucha
de tantos días y el amor
pasado. La vida es algo inesperado,
dijo. (Más frágiles que nunca las palabras.)
Al fin cayó con el silencio de ella,
se acercó hasta sus labios
y lloró simplemente sobre aquellos
labios ya para siempre sin respuesta.
José Angel Valente


viernes, 22 de enero de 2010

Haití: El regreso de EE.UU.


Sin lugar a dudas, el momento en el que mejor suelen salir en las fotos los líderes políticos, es cuando están en la oposición o en la desenfrenada carrera electoral. A partir de ahí, todo se precipita cuesta abajo. Es lo que le ha ocurrido a Barack Obama -ascendido a los altares por los socialistas españoles- que, luego de despertar grandes espectativas entre los progresistas de medio mundo, transcurrido su primer año de mandato, espanta las ilusiones que depositamos en él, ratificando la creencia de algunos escépticos, de que en EE.UU. todo está inventado. En este país nada ocurre de manera traumática, todo está concebido para un desarrollo armonioso de los acontecimientos, y, por tanto, la política no podía quedar al margen. Los que deseábamos que la era tejana en la dirección de este país pasara a la historia, observamos con preocupación que, determinadas declaraciones y acciones del actual gobierno americano, suponen un suma y sigue en las actitudes del imperio. Cambian los hombres que ocupan la Casa Blanca, pero sus políticas son inalterables, al menos de cara al exterior.

Tomemos como ejemplo reciente, la decisión, sin consultar con nadie, de enviar a 10.000 marines a "pacifica" Haití. Para los castigados haitianos, la medida ha supuesto una nueva réplica sísmica, porque el recuerdo, animal poco olvidadizo y rencoroso, les hace temer tiempos pasados, El problema que se tiene con EE.UU. como "invitado", es que sabemos cuando llega, pero jamás cuando se marcha.

Este país se atribuye competencias que sólo debería desempeñar la muy oxidada ONU. Desde su creación, hemos padecido el mal funcionamiento de este organismo que, en el caso de Haití, es aún más sangrante: aún no ha reaccionado y espera enviar ayuda humanitaria dentro de dos semanas.¡!. Si todos estamos de acuerdo de la inoperancia de este cementerio de elefantes, seamos valientes y jubilémoslo, y con el dinero que nos cuesta mantenerlo, paguemos una parte al Imperio Protector para que nos resuelva los inevitables conflictos, el resto, lo repartimos entre los pueblos necesitados, así, de un solo disparo, solucionamos dos problemas: por un lado legalizamos las acciones agresivas de EE.UU., por otro, tratamos de reducir las calamidades que tanto nos cuesta afrontar.

Haití no requiere presencia militar; lo que este país demanda urgentemente son médicos, hospitales de campaña, medicinas, alimentos, etc.,y voluntarios preparados que hagan viables la distribución de estas ayudas entre todos los afectados. Los soldados no están habituados al trato con la población civil, y ya sabemos, los fusiles, por desgracia, los cagan el diablo. Ejemplo de su comportamiento arrogante ya lo empiezan a padecer muchos ciudadanos locales y extranjeros, pues raro es el día en que un periodista español no se quejan del trato inadecuado que reciben de estos. Haití guarda un mal recuerdo de la última presencia norteamericana en la isla; lógico que ahora, al verlos de nuevo patrullando las calles, les invada el recelo.

La política que emplea EE.UU. con su ejército, me recuerda, paradójicamente, la que mantenía los emperadores romanos, trasladando sus legiones a combatir a lejanos países; de esta manera, los tenía ocupados en cruentas guerras de expolios, y a la vez, se aseguraban de que no colaborasen con ningún aspirante que lo destronara. Haití necesita ayuda humanitaria, no soldados. Y que la solidaridad que reciba dure algo más que la noticia, porque, esta es otra contrariedad: levantado el campamento de periodistas a otro lugar informativo, el problema, aunque continúe siendo sangrante, para el resto del mundo parece solucionado; acabada la noticia, resuelto el conflicto. Sólo nos moviliza la carnaza, la actualidad; lo que se hace duradero, nos aburre. Porque la miseria de este pueblo, como el de otros muchos en el planeta, viene de hace muchísimos años, y, algunos, casi no nos hemos enterado.

jueves, 21 de enero de 2010

La normativa de la Hipalense



La nueva normativa que ha decretado la Universidad de Sevilla vuelve a poner una vez más en el top de noticias pintorescas a esta ciudad. El hecho no pasaría de ser anecdótico si no encerrara ciertos rasgos de la dinámica que, por desgracia, viene desarrollándose en la enseñanza andaluza, y por el atentado que supone contra la inteligencia de los alumnos que se esfuerzan.

Hace bastante tiempo me sorprendía ver en las películas estadounidenses -que como sabemos, son todo un reflejo fiel de la sociedad americana-, alumnos que se graduaban en sus universidades y resultaban ser auténticos analfabetos; su gran aporte estudiantil al currículum universitario era haber jugado en el equipo de fútbol o de baloncesto. Semejante situación me parecía completamente absurda, pero con el paso de los años, la realidad me ha demostrado que lo que reflejaban estas películas era del todo cierto. Ahora, cumpliéndose la ecuación de que lo que suceda en USA, treinta años más tarde lo copiamos aquí, la Universidad Hispalense, para sonrojo de la ciudad, hace válido aquello de que la realidad supera la ficción.

¿Quienes son los que tienen sospechosos intereses en deteriorar la enseñanza pública? ¿Quienes, los que quieren convertir a nuestros hijos en analfabetos funcionales? ¿No será que temen que los hijos de los trabajadores salgan igual de preparados que los suyos y puedan hacerles la competencia en el mercado laboral? Porque esta es otra; los hijos de los responsables del deterioro de la enseñanza pública en España, van a los mejores centros privados del país, cuando no, a colegios y universidades del extranjero.

Con medidas como la que acaban de aprobar, harán que nuestros hijos, además de analfabetos crónicos, tengan encefalograma plano, por falta de riego cerebral, ya que, al menos, antes tenían que trabajar de lo lindo para buscar maneras factibles de copiar -y conste que había verdaderos genios-, pero si ahora les dejan hacerlo por la cara, ¡qué será de nuestros hijos!, la poca inteligencia que desarrollaban, con las facilidades que les ofrecen , desaparecerá. La medida, si no fuese por la gravedad que tiene, sería para hartarse de reír. ¿Qué valores quieren transmitirles a los estudiantes que sus padres no puedan pagar una enseñanza privada? ¿ Tal vez la del poco, o ningún esfuerzo; la del quédate quieto que ya te diré yo lo que debes hacer; o la de no te canses de pensar que para eso estamos nosotros? ¿Es eso lo que pretenden estos "deseducadores" privilegiados?

La enseñanza pública en España lleva más de treinta años deteriorándose. Cada gobierno lo ha ido haciendo peor -a pesar de que han pasado tres formaciones políticas distintas-, pero por los resultados que, a fecha de hoy tenemos, en lo único que todos ellos han coincidido ha sido en empeorar la enseñanza pública, no sé si en un intento mágico para volvernos culturalmente al siglo pasado, o en un acto reflejo de defensa laboral.

España debe, de una vez por toda, tomarse en serio la enseñanza pública. Basta ya de facilidades-trampa. Ayudas sí, pero económicas, para que ningún niño deje de estudiar por falta de recursos. Menos portátiles y más personal docente que cubra las bajas de sus compañeros (no se puede consentir que haya asignaturas que estén dos meses sin cubrirse). Convirtamos la escuela pública en un centro donde adquirir conocimientos y no en aparcamientos para niños. Usemos la inteligencia. Invirtamos en educación para nuestros hijos, el futuro del país nos lo agradecerá.

miércoles, 20 de enero de 2010

Janis Joplin: La blanca con alma negra


Un día como ayer, 19 de Enero de 1943, nacía en la ciudad industrial de Port Arthur (Texas), la voz negra que jamás ningún blanco ha podido tener, Janis Lyn Joplin, nuestra Janis Joplin.
Desde el instituto comenzó a destacar por sus relaciones con los grupos contraculturales de los beatniks, por su desenfrenado antirracismo, lo que la hizo ser acusada -hablamos de los años 60 en EE.UU- "de amiga de los negros" y sufrir la marginación de sus compañeros de Instituto.
A los dieciséis años comenzó a descubrir la música, frecuentando bares y garitos en Louisiana, donde oía música negra: soul, blues, jazz, etc. Fue en sus años de universidad cuando Janis empezó a cantar habitualmente en los bares de Texa y en el 1962 se traslada a San Francisco, donde empieza a ser conocida.

En el año 1966 se une a la Big Brother and the Holding Company, con la que logra una combinacón perfecta. Con esta banda grabaría su primer disco en el año1968, Cheap Thrills, considerado por muchos, su mejor disco. Los críticos la ensalsan y pronto la prensa se centra más en ella que en el grupo, creando el malestar entre ellos, además de las discrepancias que existían porque Janis quería hacer un estilo más blues y soul.

En 1969, en compañía de Albert Grossman, miembro de la anterior grupo, buscan entre los mejores músicos del momento y forma una nueva banda, la Kozmin Blues Band, con la que graba su segundo disco, ¡God Dem Ol´Kozmin Again Mama! , mezcla de rock, soul y blues, que la crítica no acogió favorablemente. A estas alturas, la vida de Janis Joplin se había convertido en un constante coqueteo con el alcohol y las drogas. A principios de los 70, decide desintoxicarse, al menos de la maldita heroína que tanto consumía, y se traslada a Río de Janeiro.

A su vuelta, una vez más, Albert Grossman, le propone la creación de un nuevo grupo, la Full Tilt Boogie Band", -para mí, la mejor y la que más se adaptaba a las calidades de la cantante-, con la que grabaría su maravilloso tercer disco, Pearl; como su nombre indica, toda una perla, y entre todas las canciones, Cry Baby, disco que no llegaría a ver publicado, ya que el 4 de Octubre de 1970 perdería su vida, a causa de una sobre dosis de heroína.

Hoy tendría 67 años esta reina blanca de la canción, con alma y voz negra, dejándonos huérfanos de su genialidad musical. Nos quedan sus discos y la memoria. Descansa en paz Janis.

El derecho a la abstención


Desde que se han hecho públicas las encuentas referente a la intención del voto de los andaluces para las próximas elecciones autonómicas, los medios de comunicación adeptos al PP no dejan de felicitarse y de bombardearnos con "el fantástico acontecimiento histórico que, por primera vez, en democracia, se produce en Andalucía". (sic)

Inmediatamente, el otro grupo informativo que apoya al PSOE -desgraciadamente, esta es la realidad española: el bipartidismo político y comunicativo- se pone en marcha y llena sus periódicos, emisoras de radios y televisiones, con entrevistas a dirigentes y políticos regionales del citado partido, en las cuales nos hacen un amplio relato de los logros y mejoras conseguidas, claro está, gracias a ellos. En esta glosa de conquistas, siempre se olvidaban mencionar lo que han podido hacer y que, o bien por olvido o ignorancia, no han hecho.

A uno, que no comulga con ninguno de las dos opciones, y que cada día que pasa, es más escéptico políticamente, se le pone cara de bobo y reflexiona: ¿Es este el cambio que deseamos los andaluces, después de treinta años de inoperancia socialista? ¿Tan desesperados nos tienen estos travestidos del PSOE, para que, de golpe, retrocedamos a 1975? ¿O es que en el fondo -y en la forma, que es peor- aún no hemos abandonado el afecto hacia el antigua régimen?

Mal tienen que estar las cosas cuando un 43,2% de andaluces piensa votar a los herederos de Franco; muy mal lo deben de estar pasando las familias andaluzas como para obligarles a buscar el remedio de sus males, en aquellos que nada solucionaron. Mal deben de andar las ilusiones cuando, para avanzar, escogen retroceder treinta y cinco años. Algo no están haciendo bien nuestros dirigentes regionales, cuando el personal acaba votando a la derecha. La mayoría de las capitales de provincia ya están en sus manos; Sevilla, probablemente será la siguiente. ¿Qué ocurrirá cuando les abandone las zonas rurales?

Pero la cosa se complica aún más. Según esta muestra, ninguno de los dos partidos sacaría la mayoría necesaria para ocupar el sillón de la Junta, con lo cual, el panorama que se nos avecina no puede ser más desalentador: se necesitaría una tercera fuerza política, y en Andalucía, esa fuerza es IU -que dios nos coja confesados, después de la experiencia nefasta que estamos padeciendo con la coalición del Ayuntamiento de Sevilla-. (En una conversación que, el pasado mes de Julio, mantuve con el entonces Delegado municipal de Economía y Empleo, Jon Ander, le transmitía el descontento que existía en un gran número de personas de izquierda que, alguna vez, les votábamos, por el mal uso que se hacía de nuestro voto; también le informaba de las malas prácticas que ejercían determinados miembros de la formación, y concretamente, Antonio Torrijos. Le dí datos y quedó en estudiarlos -Jon siempre ha sido de los más coherente que el PCE tiene en Sevilla, de ahí su bloqueo-. Dos meses después -nada nuevo le descubrí, él ya mantenía su guerra personal con Torrijos- dimitía por discrepancias con este último).

Como queda claro, en las próximas elecciones autonómicas la única opción que me queda será la de la honrosa abstención. El PSOE no volverá a gobernar -gracias a IU- con mi voto. Me da igual que se esgrima las manidas frases -acuñada por los propios in teresados- de "que viene el coco", o esta otra más ruin "del voto útil para detener a la derecha".

Dejando a un lado lo políticamente correcto, no me retrae decir que para mí, tan "coco" es el PP como el PSOE; porque ¿Quien, si no, es el culpable -además de los empresarios- del millón de parados que hay en Andalucía? ¿Quién el responsable de la deficiente sanidad y la precaria situación de la enseñanza? ¿Y quién, en fin, son los que mantienen al pueblo andaluz en esta parálisis mental, en esta continuación de tópicos e incongruencias, propios de la etapa anterior, potenciando nada más que actos folclóricos (ferias, romerías, velás, etc.) y religiosos (semana santa, Corpus, Virgen de los Reyes, etc.), además de no acabar con celebraciones medievales y fascistas como la celebración local del día -30 de Mayo- del mayor enemigo de Andalucía , Fernando III, y la toma de Granada -el 2 de Enero- por los castellanos.

Debido a estas razones, ante las reacciones que, a raíz de las encuestas, mantienen uno y otro, yo me encojo, sutilmente, de hombros y acudo al dicho popular (del pueblo, no del PP) de "me da igual que una burra para una vaca"- Si es con mi voto, el PSOE no gobernará y, como no me fio de IU, reivindico el derecho a la abstención.

martes, 19 de enero de 2010

Eduardo Galeano: "Los pecados de Haití"


"Los pecados de Haití". Excelente texto de Eduardo Galeano, en elmercuriodigital.es sobre las verdades que muchos ocultan y otros ignoran. Gracias Eduardo por tu bocanada de aire fresco. De vez en cuando se necesita para ir tirando.

"La democracia haitiana nació hace un ratito. En su breve tiempo de vida, esta criatura hambrienta y enferma no ha recibido más que bofetadas. Estaba recién nacida, en los días de fiesta de 1991, cuando fue asesinada por el cuartelazo del general Raoul Cedras. Tres años más tarde, resucitó. Después de haber puesto y sacado a tantos dictadores militares, Estados Unidos sacó y puso al presidente Jean-Bertrand Aristide, que había sido el primer gobernante electo por voto popular en toda la historia de Haití y que había tenido la loca ocurrencia de querer un país menos injusto.

El voto y el veto

Para borrar las huellas de la participación estadounidense en la dictadura carnicera del general Cedras, los infantes de marina se llevaron 160 mil páginas de los archivos secretos. Aristide regresó encadenado. Le dieron permiso para recuperar el gobierno, pero le prohibieron el poder. Su sucesor, René Préval, obtuvo casi el 90 por ciento de los votos, pero más poder que Préval tiene cualquier mandón de cuarta categoría del Fondo Monetario o del Banco Mundial, aunque el pueblo haitiano no lo haya elegido ni con un voto siquiera.

Más que el voto, puede el veto. Veto a las reformas: cada vez que Préval, o alguno de sus ministros, pide créditos internacionales para dar pan a los hambrientos, letras a los analfabetos o tierra a los campesinos, no recibe respuesta, o le contestan ordenándole:

-Recite la lección. Y como el gobierno haitiano no termina de aprender que hay que desmantelar los pocos servicios públicos que quedan, últimos pobres amparos para uno de los pueblos más desamparados del mundo, los profesores dan por perdido el examen.

La coartada demográfica

A fines del año pasado cuatro diputados alemanes visitaron Haití. No bien llegaron, la miseria del pueblo les golpeó los ojos. Entonces el embajador de Alemania les explicó, en Port-au-Prince, cuál es el problema:

-Este es un país superpoblado -dijo-. La mujer haitiana siempre quiere, y el hombre haitiano siempre puede.

Y se rió. Los diputados callaron. Esa noche, uno de ellos, Winfried Wolf, consultó las cifras. Y comprobó que Haití es, con El Salvador, el país más superpoblado de las Américas, pero está tan superpoblado como Alemania: tiene casi la misma cantidad de habitantes por quilómetro cuadrado.

En sus días en Haití, el diputado Wolf no sólo fue golpeado por la miseria: también fue deslumbrado por la capacidad de belleza de los pintores populares. Y llegó a la conclusión de que Haití está superpoblado… de artistas.

En realidad, la coartada demográfica es más o menos reciente. Hasta hace algunos años, las potencias occidentales hablaban más claro.

La tradición racista

Estados Unidos invadió Haití en 1915 y gobernó el país hasta 1934. Se retiró cuando logró sus dos objetivos: cobrar las deudas del City Bank y derogar el artículo constitucional que prohibía vender plantaciones a los extranjeros. Entonces Robert Lansing, secretario de Estado, justificó la larga y feroz ocupación militar explicando que la raza negra es incapaz de gobernarse a sí misma, que tiene “una tendencia inherente a la vida salvaje y una incapacidad física de civilización”. Uno de los responsables de la invasión, William Philips, había incubado tiempo antes la sagaz idea: “Este es un pueblo inferior, incapaz de conservar la civilización que habían dejado los franceses”.

Haití había sido la perla de la corona, la colonia más rica de Francia: una gran plantación de azúcar, con mano de obra esclava. En El espíritu de las leyes, Montesquieu lo había explicado sin pelos en la lengua: “El azúcar sería demasiado caro si no trabajaran los esclavos en su producción. Dichos esclavos son negros desde los pies hasta la cabeza y tienen la nariz tan aplastada que es casi imposible tenerles lástima. Resulta impensable que Dios, que es un ser muy sabio, haya puesto un alma, y sobre todo un alma buena, en un cuerpo enteramente negro”.

En cambio, Dios había puesto un látigo en la mano del mayoral. Los esclavos no se distinguían por su voluntad de trabajo. Los negros eran esclavos por naturaleza y vagos también por naturaleza, y la naturaleza, cómplice del orden social, era obra de Dios: el esclavo debía servir al amo y el amo debía castigar al esclavo, que no mostraba el menor entusiasmo a la hora de cumplir con el designio divino. Karl von Linneo, contemporáneo de Montesquieu, había retratado al negro con precisión científica: “Vagabundo, perezoso, negligente, indolente y de costumbres disolutas”. Más generosamente, otro contemporáneo, David Hume, había comprobado que el negro “puede desarrollar ciertas habilidades humanas, como el loro que habla algunas palabras”.

La humillación imperdonable

En 1803 los negros de Haití propinaron tremenda paliza a las tropas de Napoleón Bonaparte, y Europa no perdonó jamás esta humillación infligida a la raza blanca. Haití fue el primer país libre de las Américas. Estados Unidos había conquistado antes su independencia, pero tenía medio millón de esclavos trabajando en las plantaciones de algodón y de tabaco. Jefferson, que era dueño de esclavos, decía que todos los hombres son iguales, pero también decía que los negros han sido, son y serán inferiores.

La bandera de los libres se alzó sobre las ruinas. La tierra haitiana había sido devastada por el monocultivo del azúcar y arrasada por las calamidades de la guerra contra Francia, y una tercera parte de la población había caído en el combate. Entonces empezó el bloqueo. La nación recién nacida fue condenada a la soledad. Nadie le compraba, nadie le vendía, nadie la reconocía.

El delito de la dignidad

Ni siquiera Simón Bolívar, que tan valiente supo ser, tuvo el coraje de firmar el reconocimiento diplomático del país negro. Bolívar había podido reiniciar su lucha por la independencia americana, cuando ya España lo había derrotado, gracias al apoyo de Haití. El gobierno haitiano le había entregado siete naves y muchas armas y soldados, con la única condición de que Bolívar liberara a los esclavos, una idea que al Libertador no se le había ocurrido. Bolívar cumplió con este compromiso, pero después de su victoria, cuando ya gobernaba la Gran Colombia, dio la espalda al país que lo había salvado. Y cuando convocó a las naciones americanas a la reunión de Panamá, no invitó a Haití pero invitó a Inglaterra.

Estados Unidos reconoció a Haití recién sesenta años después del fin de la guerra de independencia, mientras Etienne Serres, un genio francés de la anatomía, descubría en París que los negros son primitivos porque tienen poca distancia entre el ombligo y el pene. Para entonces, Haití ya estaba en manos de carniceras dictaduras militares, que destinaban los famélicos recursos del país al pago de la deuda francesa: Europa había impuesto a Haití la obligación de pagar a Francia una indemnización gigantesca, a modo de perdón por haber cometido el delito de la dignidad.

La historia del acoso contra Haití, que en nuestros días tiene dimensiones de tragedia, es también una historia del racismo en la civilización occidental".







Buscando la nueva Ítaca


El viernes por la tarde acudí a la concentración que determinadas organizaciones sociales hacían frente al Palacio de Congresos de Sevilla, (lugar de reunión informal, de los responsables de Energía y Medio Ambiente de la Unión Europea) para protestar por las pocas medidas que se adoptaron en Copenhague. Al final, contando periodistas, policías y manifestantes reunimos un número no superior a los doscientos. Teniendo en cuenta que los reporteros sumarían los veintitantos, y los policías pasaban de la centena, la cantidad que resta, setenta y tantos, éramos nosotros. De los que fuimos, muchos lo hicimos a nivel personal, y no del todo conforme con el motivo de la convocatoria. Allí, las consignas pequeñoburguesas de los revolucionarios de hoy, que ponen sus miras en lo que pueda suceder dentro de cientos de años, y no a lo que está sucediendo ahora, hacen que uno se vaya distanciando cada día más de estos niños buenos que dedican su tiempo en salvar un mundo venidero, que nadie sabe si llegará algún día. De ahí, la poca respuesta que siempre tienen, no les acompaña ni siquiera su sombra, que ya es difícil. Como anteriormente he dicho, no se representan ni ellos, porque, siempre que leo las convocatorias no me salen los números, porque si los que convocan son quince, como es que sólo acuden cinco.

Sevilla es una ciudad genial para las movilizaciones, -conste que soy sevillano-, pero sólo para las movidas de la feria, la semana santa, el fútbol y el cachondeo. Aunque nos duela oirlo. Cada día me cuesta más trabajo sufrir a Sevilla y a sus ciudadanos. Esta es una ciudad negada para la evolución y la modernidad. Aquí todo rezuma barroquismo y decadencia, y aquello que signifique innovación y progreso, está condenado al fracaso. Es una ciudad que no admite transformaciones, que vive feliz anclada en el inmovilismo. Y lo peor de todo es que este detalle nos lo encontramos hasta en los dirigentes del cotarro. Siempre te dirán, temiendo desmoralizarte, que "la convocatoria ha sido un éxito" -igual que las elecciones, que nadie ha perdido-, "que no está mal por el frío que hace", etc; y, si por un descuido, -ya se sabe lo inoportuno que somos algunos mortales- se te ocurre llevarles la contraria, te recriminan enérgicamente, llamándote, menos bonito, de todo, y a exigirte, con todas las fuerzas que no han empleado contra los que tenían enfrente, a que cojas la nueva biblia politicosocial, y salgas a la calles, cual profeta moderno, a la captura de nuevos adeptos.
En este acto nadie cuestionaba el número de policias que habían desplegado, ni la necesidad de un ERE en el cuerpo de la inseguridad del estado, -cuando tan de moda está hoy día y tan fácil los conceden los jueces-; ni el deterioro del empleo desde que somos miembros del selecto grupo; ni el numero de desempleados que padecemos; nadie parecía afectado por lo que costaría el evento, etc. y, recordando momentos de los setenta, cuando querías gritar alguna consigna que no tuviera que ver con el ¿cambio climático?, respondían como posesos, acallando los gritos indeseables de los anticuados rebeldes, no fuera que se molestaran los guardianes del estado.

Hacía falta allí una fuerza que, por desgracia, no existe ni en España ni en el mundo. Estaba Izquierda Unida -o sea, Diego Valderas y tres más con su bandera Republicana-; los del PSOE, como casi siempre, desaparecidos, esperando a estar en la oposición y, entonces sí, aprovechar cualquier movida para desgastar al contrario. A cada acto que acudo, echo de menos una fuerza política que aglutine al colectivo que, un día, nos descolgamos de las directrices de un partido, pero no perdimos el norte, y que hoy estamos hasta las narices de tanta palabrería y tontismo. El colectivo que cada nueva consulta electoral, no sabe qué avioncito hacer con la papeleta; el grupo de hombres y mujeres que desde hace bastantes años no están cómodos en este barco, y por lo tanto, buscan un viaje hacia la nueva Ítaca.

lunes, 18 de enero de 2010

Haití en la retina


No tenía previsto escribir sobre el trágico acontecimiento de Haití, primero: por el impacto que produce sobre mi ánimo estos terribles acontecimientos y, segundo: el desbordamiento informativo que en tales circunstancias, se produce; el resultado final sobre mi estado emocional, es una completa parálisis mental que me incapacita para poder expresar mis sentimientos, al menos, decentemente.

Nada nuevo hay que añadir al cúmulo de imágenes que los medios de comunicación escritos y televisivos nos aportan diariamente. Una imagen, en algunos casos, tiene más fuerza que toda la presión que pueda ejercer un pueblo, y, a fotografías históricas me remito. El poder de una instantánea pudo hasta con la fuerza criminal del nuevo imperio. De ese fracaso informativo aprendieron para el futuro.Añadir imagen

No me apetecía comentar este trágico suceso, por el temoAñadir imagenr y el respeto que me producen los muertos. Las personas de sangre caliente necesitamos tiempo para digerir tragedias como estas; somos como coches de gasoil, que rendimos más y mejor en la distancia. A mí, Haití, -como les ocurre también a muchas más naciones- me duele en el pensamiento; porque la miseria de esta colonia exfrancesa -no olvidemos donde comienza su bajada a los infiernos-, viene de muchos años atrás, como les pasa a otros pueblos, y cuando no es el hambre quien le acosa, es el asesinato que viene del vecino de enfrente, ya que las luchas civiles, tribales, o como quiera que se les denomine, siempre están sobre sus miserables vidas, como espada de Damocles. Para colmo de males, hasta Dios parece abandonarlos: está tan ocupado en cenar con los grandes señores, que se olvida de controlar a la naturaleza en esos desgraciados lugares.

Temo que nos estemos insensibilizando de esnifar tanta desgracia; lo que se hace cotidiano, se transforma, con la costumbre, en rutinario. No hay nada que haga más daño a la vida que el transcurso de los años. Y eso nos está sucediendo. Nos dura la solidaridad con los menos favorecidos, lo que dura la noticia; cuando esta acaba, el problema se sumerge, y, por arte de magia, desaparece. Ahora toca quedarnos tranquilos, que tanto sufrimiento continuado por el prójimo, no debe ser sano. Paciencia, y a esperar la siguiente desgracia que nos haga sentirnos personas buenas y seres solidarios; el tema de fondo, lo que de verdad importa, la causa de que una zona del mundo sea más pobre que otra, ni tocarlo. Así nos va y así estamos.

domingo, 17 de enero de 2010

Rafael Lozano: "¡Bendita familia!" (Microrrelato)


Cada día que pasa está más claro: tengo que acabar pronto mis estudios y abandonar la casa. Me bastará solo con la F.P. y mandaré a paseo mis intenciones de ir a la Facultad. He de salir cuanto antes de esta enfermiza grillera.

En casa casi nunca comemos juntos -a pesar del régimen cuartelario que quiere imponer mi padre- pero mira tú por donde, hoy hemos coincido toda la familia a la mesa. No se para qué; esto agrava más, si aún es posible, la atmósfera irrespirable que sufrimos.

¿Y este, a qué vendrá? Ahí está mi hermano, con veinte años reciencumpliditos: semianalfabeto, drogata y currando en los albañiles desde que se "liberó" de los estudios. Digo "ahí está" por decir algo, porque no es más que la representación alielígena de su sombra. Es un ser sin ente, falto de aliento en su alma, vacío como una nuez vana. Es raro encontrarlo alguna vez por los pasillos; seguro que viene buscando guita para sus vicios.

¿Y la alegría de mi hermana? Nunca abandona esa sonrisa boba. A esta aún la entiendo menos: dieciocho años, no estudia, no trabaja, miembro de la tribu de los canis, solo aspira a coger el mayor número de cogorzas a la semana y a que no la importune más mi padre, exigiendo saber, quién es el responsable de la preñez de su cándida hija. Es asombroso su engallamiento al comunicarnos la buena nueva. Porque ella, además, se siente extremadamente importante con el nuevo papel que representa.

Lo más asombroso es el caso de mi madre. Mírala, ahí está sentada frente a mí; seguro que ni me ve: no sabe, no existe. Es un zombi. Temerosa como es de la actual pandemia de depresiones que últimamente nos asola, se obstina, valerosamente, en no arriesgarse a que cualquier problema la contagie. No es una lucha la que tiene declarada a las contrariedades de la vida, es una auténtica guerra. Curiosa la respuesta que dio a mi padre al conocer lo de mi hermana: "hijo, la niña ya tiene edad y derecho a realizarse". Y se ha quedado tan pancha con la profundidad de su razonamiento. Se ve que progresa adecuadamente en sus clases de autoestima.

Menos mal que todo esto lo arreglará mi padre. Como ha solucionado hasta ahora todas las adversidades de la familia: dando un fuerte golpe sobre la mesa, como hace un rato, y atiborrándonos de frases hechas y de improperios contra la democracia y el materialismo que nos invade, y la necesidad urgente de un líder con un par de cojones que nos haga entrar a todos por el aro. Así es mi padre: contundente y claro. Luego, como todas las tardes, se pasará por la peña a jugar un par de partidas de dominó y a practicar su deporte preferido: despotricar, con el primer incauto que pille, contra el gobierno de turno.

Estoy cansado de esta monotonía. Un día sí y otro no, sopa, y el de en medio también. Mi problema es que sólo tengo doce años y que ya comienzo a creer que el raro soy yo, como ellos dicen. ¡Bendita familia!


sábado, 16 de enero de 2010

El combate interminable


La batalla inacabable, al fín, después de tanta lucha, quedó en tablas. Las dos partes combatientes aprovechó la muerte del caudillo de una de ellas - en la apacible paz que proporciona la cama de un hospital- para llegar a un aceptable reparto del botín: los faciosos mantendrían los privilegios que les concedía haberse rebelado contra el orden instituido, así que no sufrirían represalias ni pérdida de conquistas adquiridas. Los otros, los hambrientos de poder, accederían cada cierto tiempo -en justa combinación bipartidista- a dirigir el monipodio, con derecho indiscutible para expoliar el territorio.

Mientras lo jerifaltes acordaban detalladamente las condiciones del acuerdo, la canalla de cada bando se quedaba temerosa y dubitativa, sin saber qué papel jugarían en la nueva situación surgida. Las dos sabían -a diario lo comprobaban en la calle- que lo que había finalizado era una batalla, no la guerra; que, por lo tanto, los cuchillos afilados y las bocas, tendrían que dejarse a mano, por si hicieran falta. En tanto que los que regirán nuestros destinos discuten sus intereses alrededor de una sabrosa comida, la canalla, la de un lado y la de otro, aprovechan para enterrar a sus muertos. Los golpistas, los bendecidos por la iglesia y toda su ristra de santos, dan sepultura al tirano en un gris mausoleo levantado con el dolor de los otros. Los del bando contrario, los fieles a un gobierno, los satanizados por los curas, buscan a los suyos por zanjas rurales y barrancales.

A día de hoy, poco, o nada, ha cambiado. El número de hienas rabiosas ha aumentado considerablemente. La desbandada, buscando el buen acomodo, ha resultado sorprendente. La quema de guerreras, asombrosa. Las chatarrerías, sorprendentemente, llenas de símbolos y corazones. Los siquiatricos, rebozando de enfermos incurrables. Al país lo recorre un fantasma generador de vanidades, de trepadores, de travestismo, de halagadores. Como filosofía que los mantiene, han acuñado el "tánto tienes, tánto vales"; el "hay que reciclarse, abandonar lo antiguo y olvidarse de los ideales", con excelentes ejemplos demostrativos de stalinistas destacados que tiraron el hábito, se descafeinaron, se dieron una buena capa de pintura, y se transformaron en fanáticos socialdemócratas.

Antes se nos presentaban como profetas salvadores, ahora, que ya conquistaron el poder, se muestran como dioses vengativos, incluso emplean términos neomodernos como, patria, honor, nación, tan alejadas de la belleza en que sumergían sus palabras en otros tiempos, que hoy les produce sonrojo recordarlas. Estos traficantes de ideales, estos magos del birla birloque, del donde dije digo, quise decir Diego, en nada se diferencian de los que nos machacaron: ¡su camuflaje evolutivo es de una perfección admirable!

A día de hoy, poco, o nada, ha cambiado. Los insurgentes continúan disfrutando de sus privilegios adquiridos, mientras, nosotros, nos cambiamos las tiritas y buscamos a nuestros muerto en fosas y cunetas. Y lo que es peor: soportando la tiranía de los nuevos caudillos. ¡Qué le vamos a hacer! La canalla española es complacientemente caudillista. Y que me perdonen por decir en voz alta lo que todos sienten.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...